X
El intendente de Villa Regina, el segundo municipio en importancia que gobierna el peronismo de Río Negro, habló del PJ, la campaña y cómo impacta la crisis frutícola en su ciudad.
Por 14/01/2019 17:03

La victoria de Carlos Vazzana en la elección para terminar el mandato de Daniel Fioretti en Villa Regina significó la consolidación de un pacto con su colega de General Roca, Martín Soria, y el último triunfo del peronismo de Río Negro previo a la elección provincial del 7 de abril, la segunda a gobernador del año. Hasta la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner utilizó el resultado para resaltar la caída de Cambiemos.

Por estos días, mientras retoma la actividad luego de un breve descanso, Vazzana recibe a Letra P en su despacho del municipio. Lindante a la sala de conferencias, en una estrecha habitación, habla de cómo encontró la ciudad, la forma en que piensa dejarla y qué busca aportar para que el Frente para la Victoria (FpV), formato reeditado y consolidado, se quede con la provincia que el radicalismo manejó por décadas. También se toma un minuto para opinar sobre fruticultura, la principal actividad económica de la localidad y el Alto Valle.

“Soria es el único capaz de alinear a todo el peronismo, no es candidato por casualidad”, insiste el intendente que completará en diciembre esta breve gestión. “Queremos tener una provincia con personal capacitado, con el axioma que utiliza General Roca: debemos ponerla en acción”, repite ya en tono de campaña.

 

BIO. Carlos Vazzana. 58 años. Se recibió como profesor de Educación Física en el Instituto de formación continúa en Viedma. Fue director del área de deportes de la ciudad y estuvo a cargo de Acción Social. Como concejal presidió el Deliberante local. También fue legislador provincial. Luego de la renuncia de Daniel Fioretti, en abril de 2018, ganó la elección para completar su mandato hasta diciembre de este año.

 

Vazzana en su despacho de Villa Regina, donde recibió a Letra P.

 

-¿Cómo recibió el municipio de Villa Regina después de la renuncia de Fioretti?

-En una situación sumamente complicada. Creo que fue la primera vez que en Río Negro un intendente se tiene que ir por su mala gestión, los diez concejales estaban de acuerdo en que dejara el mandato. Llegamos e hicimos un interinato de seis meses. Luego fueron las elecciones generales y compulsamos con Juntos Somos Río Negro y Cambiemos, en un adelanto de lo que va a pasar en abril.

-¿Costó el inicio del trabajo para completar el mandato?

-El intendente anterior asumió sin experiencia, sin un buen equipo de trabajo y sin conocimiento. Ejecutó sin contemplar gastos, dejó en manos de funcionarios, y de cualquiera, la dirección de Villa Regina. Cuando asumimos tomamos una ciudad devastada. Empezamos a recuperar deuda y, en abril, cuando ganamos, comenzaron todas las malas noticias desde la Nación. Los recortes de recursos, sacar el plan sojero, la parálisis de obras en la región, más una realidad económica de la ciudad complicada, nos puso varias piedras en el camino. Debimos acomodarnos pero cerramos un año de trabajo duro sin respaldo de la provincia y la Nación para lo que buscamos emprender.

 

Soria y Vazzana durante la campaña, en 2018. 

 

-¿Y cómo hace un intendente para gestionar sin ayuda presidencial y del gobernador?

-El espejo es cómo se gestiona en (General) Roca, una ciudad ordenada, que hace un montón de obras más porque tuvo administraciones anteriores buenas. Los dos años y medio del anterior intendente devastaron las finanzas de Regina y debimos empezar a poner en funcionamiento todo. Tenemos los salarios fijados en paritarias, sin conflictos, y un avance de obras en loteos sociales para muchas familias. Los compromisos que tomamos en campaña, por suerte, los cumplimos.

-¿Cuánto alteró sus planes de trabajo el ajuste nacional?

-El ajuste implica todo. Como altera la vida de una familia, en un municipio hay que multiplicarlo por un millón porque tiene 500 sueldos, centros comunitarios, el gasto de maquinaria, de obras, el combustible. Por eso afinamos el ojo entre gastos e ingresos, y reacomodamos algunas áreas. La secretaría de Hacienda está emparentada con la de Obras Públicas, a cargo del secretario Máximo Daga. Si un intendente asume con una ciudad de tal forma, y la entrega mejor, es un buen síntoma. Si todos siguen de esa forma, estamos en desarrollo. Yo me comprometí a entregar un municipio mucho mejor.

-La elección que ganó, en 2018, tuvo relevancia nacional. Hasta la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner lo felicitó ¿Cómo tomó eso?

-Bien, muy bien. Fue un trabajo en conjunto. Lo mismo ocurrirá a nivel provincial, porque acá fuimos con un peronismo unido, detrás de un candidato y se dio lo que se va a dar en abril. Juntos Somos Río Negro, por un lado, Cambiemos, por el otro, y el Frente para la Victoria (FpV). En la ciudad hubo fuerte participación nacional y provincial, pero el reginense nos eligió a nosotros para salir del pozo en el que estaba sumergida la municipalidad.

 

 

-¿Cómo es su relación con Martín Soria?

-Muy buena. Le tengo que agradecer, profundamente, que en medio de la campaña cuando tuve mi problema (N de R: Carlos Vazzana fue noticia por tener un ACV a poco de la elección) estuvo cerca siempre, confió en mí. Cuando estaba y salí de la clínica, cuando caminé los barrios y cuando estuve en la campaña. Esa lealtad debe ser recíproca, por eso vamos a entregar todo de nosotros desde Villa Regina a su campaña como gobernador.

-¿El peronismo de la ciudad se unirá, una vez más, para ganar la provincia?

-Absolutamente. Nosotros creemos que Villa Regina debe ocupar un lugar preponderante en la Legislatura provincial. Es la segunda ciudad preponderante que el peronismo de Río Negro gobierna, y en una lealtad recíproca vamos a acompañar al PJ a ganar la provincia.

-¿Cómo analiza el posible desembarco del peronismo federal en Río Negro? Se habla de que podría presentarse en la provincia cuando se discutan candidatos nacionales.

-No lo veo saludable. Estratégicamente, nos hace un daño importante. Por supuesto que nosotros tenemos un proyecto político para Río Negro que explicitaremos mientras avance la campaña. Lo que se hizo en General Roca será la carta principal.

-¿Qué pretensiones tiene para la campaña más allá del triunfo de Soria?

-Como reginenses, vamos a trabajar por una participación en el parlamento rionegrino porque somos la segunda ciudad más importante gobernada por el Frente para la Victoria (FpV). A pesar de eso, lo más sustancial es que trabajaremos por el triunfo de Soria y que eso no sea escollo para discutir candidaturas. Las ambiciones personales estarán supeditadas a eso.

 

 

-El sector frutícola atraviesa una crisis de décadas, y es la principal actividad económica de la ciudad ¿cómo impacta en la gestión?

-Villa Regina es una ciudad, de 42 mil habitantes, que depende absolutamente de la fruticultura. Esta es una localidad que le falta crecimiento para lograr herramientas económicas. Acá, en el Alto Valle este, la crisis se nota e impacta en la recaudación, en las actividades, en el nivel de construcción. En el gobierno de Mauricio Macri es difícil sobrevivir.

-¿Qué le dicen los empresarios y productores de la región?

-Las grandes empresas estaban preocupadas por el salario de los trabajadores ahora se preocupan por las boletas de luz. Lo mismo pasa en los frigoríficos y los galpones. Hoy, la primera preocupación es pagar la boleta de energía. Si le cortan el servicio, se termina la actividad

-Los chacareros se manifestaron en el último tiempo y reclamaron ayuda para la cosecha ¿a usted le pidieron algo en especial?

-Acá hay una muy buena cámara de productores, una muy buena cámara de comercio, que trabajan muy bien. Pero, la verdad, los pequeños productores están complicados.