X
El objetivo de la Casa Rosada y del jefe de Gobierno porteño apuntaba a unificar los comicios nacionales con Jujuy y Mendoza. Lo definirán recién en marzo. Agenda de obras y panorama económico.
Por 11/01/2019 18:19

El presidente Mauricio Macri y tres de los cinco gobernadores de Cambiemos no pudieron llegar a una decisión de consenso para unificar los comicios ejecutivos de sus distritos con las nacionales de octubre y acordaron “continuar con las negociaciones hasta marzo”. Sin embargo, la condición para postergar la decisión final hasta entonces es que esté “supeditada a lo que resulte más conveniente en el orden nacional”, es decir, que no obstaculicen la búsqueda de la reelección presidencial de Macri.

De la cita participaron el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, el gobernador mendocino, y titular del Comité Nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, y su par jujeño, Gerardo Morales. Fueron recibidos por Macri en la residencia vacacional que posee dentro del selecto Country Club Cumelén, en Villa La Angostura. La escudería de gobernadores del oficialismo se habría completado con la mandataria bonaerense, María Eugenia Vidal (PRO) y su par correntino, Gustavo Valdés (UCR), pero la jefa del ejecutivo más grande del país recién definirá entre marzo y abril el desdoblamiento de los comicios de su provincia, en una reunión final con Macri, mientras que el distrito litoraleña, que administra el sucesor de Ricardo Colombi, no tiene elecciones locales este año, sino en 2021. Por esa razón, ni Vidal ni Valdés participaron del almuerzo patagónico.

 

 

Aunque el objetivo de máxima apuntaba sellar un acuerdo político para que el alcalde porteño y los dos gobernadores radicales unifiquen sus comicios en octubre, los dos mandatarios radicales fueron los principales interesados en ganar tiempo para tomar esa determinación, mientras que el jefe capitalino no tiene ningún reparo en acordar la coincidencia de fechas

En el caso de Morales, según confió una alta fuente de la gobernación jujeña, “su principal era interés estaba concentrado en bajar las ansiedades sobre el desdoblamiento en la provincia, porque además del Frente Cambiemos, también está el Frente Cambia Jujuy”, algo que finalmente habría torcido el interés presidencial por cerrar la cita con el acuerdo de todos los presentes.

 

 

En el caso de Mendoza, la oferta presidencial buscó unificar las elecciones para gobernador con el tercer domingo de octubre de las nacionales, a cambio de resignar la candidatura del dirigente del Partido Demócrata Omar de Marchi, intendente de Luján de Cuyo. Sin embargo, no hubo coincidencias inmediatas y la resolución de la negociación tendrá su desenlace en marzo. Mientras tanto existirá la posibilidad de un desdoblamiento electoral en Mendoza, con un radicalismo local que se debatirá entre la reaparición del ex mandatario Julio Cobos, el ministro de Hacienda de Cornejo, Martin Kerchner Tomba y el intendente de Godoy Cruz, Tadeo García Salazar. A ese pelotón se suma el intendente de la capital mendocina, el radical Rodolfo Suárez, que cuenta con el discreto apoyo del PRO local y el auspicio de la Casa Rosada.

 

 

Si bien en la previa el tema que generaba principal interés era la cuestión electoral, fuentes de la Casa Rosada detallaron que “la reunión giró principalmente en torno de temas vinculados con la gestión”, con un repaso de “las obras que se están realizando en cada provincia y cuya ejecución está a cargo de la Nación”, uno de los temas que más preocupa a los gobernadores del oficialismo para este año electoral.

 

 

El derrotero del calendario electoral para Cambiemos depende, en gran parte, de la evolución de la situación económica. Macri ofreció informes a los socios radicales y a Rodríguez Larreta. “Puso especialmente de relieve que la economía está arrancando”, y les dijo que “en este momento el dólar está cerca de la banda inferior y los números de la economía están siendo positivos”, detalló una fuente de la Casa Rosada en línea con los pronósticos optimistas que difunde la jefatura de Gabinete, respecto a un presunto repunte de la actividad económica en el segundo trimestre del año.  “También se conversó sobre la repercusión del turismo en el arranque de la temporada de verano que está registrando muy buenos niveles de actividad en las dos provincias y también en la ciudad de Buenos Aires”, completó uno de los funcionarios nacionales consultados.