X
Una firma legal prepara una acción de clase por el caso Ciccone. Pero se teme que eso constituya un precedente para el escándalo de los cuadernos. Techint y Albanesi, en la mira. ¿Y otros?
Por 09/08/2018 13:09

Un estudio de abogados de Nueva York abrió una suscripción para accionistas de Banco Macro a fin de iniciar una acción de clase contra Banco Macro, algo que explica el fuerte retroceso que viene experimentando la cotización de los papeles de la entidad en las bolsas de Nueva York y de Buenos Aires. Si bien la demanda se refiere a los coletazos del caso Ciccone, podría suponer un leading case aplicable al escándalo de los “cuadernos K”, en perjuicio de grandes empresas como Techint, Grupo Albanesi y otras que puedan verse involucradas en futuras revelaciones.

Rosen Law Firm abrió en su página de Internet un formulario para recoger suscripciones de interesados en sumarse a la acción de clase. La misma refiere a hechos ocurridos entre el 25 de abril y el 1 de septiembre del año pasado y tiene como plazo de cierre de suscripciones el próximo 1 de septiembre.

Con fecha 7 de agosto, Rosen Law Firm, que se presenta como un estudio legal que defiende los derechos de inversores globales, escribió que “está investigando reclamos potenciales en beneficio de accionistas de Banco Macro S.A. (NYSE: BMA), resultantes de denuncias de que Banco Macro puede haber emitido información de negocios materialmente engañosa al público inversor”.

 

 

El estudio basa su iniciativa en un artículo de la agencia Bloomberg del 7 de diciembre último, según el cual “el presidente de Banco Macro, Jorge Horacio Brito, estaba sujeto a un escándalo de corrupción que involucraba al ex vicepresidente argentino Amado Boudou. De acuerdo con el artículo, Boudou había sido acusado de ‘enriquecimiento ilícito por supuestamente haber usado empresas de fachada e intermediarios secretos para hacerse con el control de una compañía con contratos para imprimir moneda”.

“El artículo identifica al presidente de Banco Macro, Brito, como uno de esos intermediarios. La investigación apunta a si las presentaciones de Banco Macro antes la Securities and Exchange Commission (la SEC) contenían aseveraciones falsas sobre hechos materiales o si omitieron información material”, continúa.

“Rosen Law Firm está preparando una demanda de acción de clase para recuperar las pérdidas sufridas por los inversores en Banco Macro”. Completa.

Como queda claro, la iniciativa responde al caso Ciccone y no al caso de los cuadernos. Sin embargo, “lo que el mercado evalúa es que aquello puede ser un leading case que pueda ser replicado contra Techint, Albanesi o cualquier empresa con ADR (ndr: los papeles de empresas argentinas que cotizan en Wall Street) en el caso de los cuadernos o en el de Odebrecht”, le dijo a Letra P el director de Mecronomic, Gustavo Reija.

La situación cobra especial relevancia ahora que uno de los hombres clave de Techint, Luis Betnaza, fue imputado y citado a declaración indagatoria por el juez federal Claudio Bonadio por el caso de los cuadernos.

El nombre de Betnaza se suma al de Héctor Zabaleta, ex ejecutivo de Techint, quien debió acogerse a la figura del imputado colaborador para evitar males legales mayores.

Techint cotiza en Wall Street con su firma Tenaris, lo que la pone en la mira de la autoridad regulatoria de la Bolsa de Nueva York. La SEC.

Por otro lado, “hay que recordar que el Grupo Albanesi iba a emitir obligaciones negociables en Nueva York pero debió suspender la operación a último momento cuando estalló el caso de los cuadernos”, explicó Reija. Eso también la pone en la mira de la SEC.

Los inversores temen que otras empresas aparezcan involucradas y que este sea solo el comienzo de otros problemas jurídicos.

Reija señaló, además, que “más allá de los procesos legales potenciales, el problema es que un eventual leading case de Macro puede contribuir a que se corte el financiamiento en canales alternativos para muchas empresas”.

Preparan demanda contra Banco Macro en Nueva York. ¿Precedente?

Una firma legal prepara una acción de clase por el caso Ciccone. Pero se teme que eso constituya un precedente para el escándalo de los cuadernos. Techint y Albanesi, en la mira. ¿Y otros?

Un estudio de abogados de Nueva York abrió una suscripción para accionistas de Banco Macro a fin de iniciar una acción de clase contra Banco Macro, algo que explica el fuerte retroceso que viene experimentando la cotización de los papeles de la entidad en las bolsas de Nueva York y de Buenos Aires. Si bien la demanda se refiere a los coletazos del caso Ciccone, podría suponer un leading case aplicable al escándalo de los “cuadernos K”, en perjuicio de grandes empresas como Techint, Grupo Albanesi y otras que puedan verse involucradas en futuras revelaciones.

Rosen Law Firm abrió en su página de Internet un formulario para recoger suscripciones de interesados en sumarse a la acción de clase. La misma refiere a hechos ocurridos entre el 25 de abril y el 1 de septiembre del año pasado y tiene como plazo de cierre de suscripciones el próximo 1 de septiembre.

Con fecha 7 de agosto, Rosen Law Firm, que se presenta como un estudio legal que defiende los derechos de inversores globales, escribió que “está investigando reclamos potenciales en beneficio de accionistas de Banco Macro S.A. (NYSE: BMA), resultantes de denuncias de que Banco Macro puede haber emitido información de negocios materialmente engañosa al público inversor”.

 

 

El estudio basa su iniciativa en un artículo de la agencia Bloomberg del 7 de diciembre último, según el cual “el presidente de Banco Macro, Jorge Horacio Brito, estaba sujeto a un escándalo de corrupción que involucraba al ex vicepresidente argentino Amado Boudou. De acuerdo con el artículo, Boudou había sido acusado de ‘enriquecimiento ilícito por supuestamente haber usado empresas de fachada e intermediarios secretos para hacerse con el control de una compañía con contratos para imprimir moneda”.

“El artículo identifica al presidente de Banco Macro, Brito, como uno de esos intermediarios. La investigación apunta a si las presentaciones de Banco Macro antes la Securities and Exchange Commission (la SEC) contenían aseveraciones falsas sobre hechos materiales o si omitieron información material”, continúa.

“Rosen Law Firm está preparando una demanda de acción de clase para recuperar las pérdidas sufridas por los inversores en Banco Macro”. Completa.

Como queda claro, la iniciativa responde al caso Ciccone y no al caso de los cuadernos. Sin embargo, “lo que el mercado evalúa es que aquello puede ser un leading case que pueda ser replicado contra Techint, Albanesi o cualquier empresa con ADR (ndr: los papeles de empresas argentinas que cotizan en Wall Street) en el caso de los cuadernos o en el de Odebrecht”, le dijo a Letra P el director de Mecronomic, Gustavo Reija.

La situación cobra especial relevancia ahora que uno de los hombres clave de Techint, Luis Betnaza, fue imputado y citado a declaración indagatoria por el juez federal Claudio Bonadio por el caso de los cuadernos.

El nombre de Betnaza se suma al de Héctor Zabaleta, ex ejecutivo de Techint, quien debió acogerse a la figura del imputado colaborador para evitar males legales mayores.

Techint cotiza en Wall Street con su firma Tenaris, lo que la pone en la mira de la autoridad regulatoria de la Bolsa de Nueva York. La SEC.

Por otro lado, “hay que recordar que el Grupo Albanesi iba a emitir obligaciones negociables en Nueva York pero debió suspender la operación a último momento cuando estalló el caso de los cuadernos”, explicó Reija. Eso también la pone en la mira de la SEC.

Los inversores temen que otras empresas aparezcan involucradas y que este sea solo el comienzo de otros problemas jurídicos.

Reija señaló, además, que “más allá de los procesos legales potenciales, el problema es que un eventual leading case de Macro puede contribuir a que se corte el financiamiento en canales alternativos para muchas empresas”.