X

Otro CEO macrista “presionado” para financiar al kirchnerismo

Es Manuel Santos Uribelarrea, de MSU, que se suma al primo Angelo. Es un joven sojero que, al calor de Cambiemos, probó con la energía y recibió contratos multimillonarios del Estado nacional.
Redacción 06/08/2018 17:42

Otro empresario macrista de estrechos vínculos con Mauricio Macri se sumó al primo presidencial Angelo Calcaterra: Manuel Santos Uribelarrea, de la constructora USCA, confesó este lunes ante el juez federal Claudio Bonadio que hizo pagos indebidos a funcionarios kirchneristas para financiar campañas electorales.

Como informó Letra P en junio de 2017, Santos Uribelarrea inició sus negocios en la soja y el maíz, pero luego aprovechó los estímulos de Cambiemos y cruzó al negocio de la energía. Hoy tiene en obra tres usinas en Buenos Aires y Córdoba. Los que conocen las virtudes de negocios del joven lo describen como el nuevo “Sigman”, en referencia a Hugo Sigman, el multifacético titular del Grupo Insud.

Según informó En Orsai, durante 2016 Uribelarrea visitó al Presidente para anunciarle que destinaría 450 millones de dólares en tres usinas térmicas en Tandil, Ramallo y Villa María, pero el primero de los proyectos fue mudado a tierras de Benito Juárez que pertenecen a la familia de Alicia Blanco Villegas, la madre de Macri, quien, poco después de la adjudicación por parte del Ministerio de Energía -entonces a cargo de Juan José Aranguren- le vendió el campo por 800 mil dólares, precisó el portal.

El sitio agregó que a fines de ese año, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, adjudicó a otra empresa de Uribelarrea, UCSA, obras viales de la Ruta 7 por 1.300 millones de pesos, y que también hizo trabajos para la Villa Olímpica de la la Ciudad de Buenos Ares, una de las obras fetiche de Horacio Rodríguez Larreta.

Frente a Bonadio, Uribelarrea dijo que los aportes se los pidió Roberto Baratta, ex funcionario del Ministerio de Planificación Federal y mano derecha del ex ministro Julio De Vido, detenido en esta causa, indicaron fuentes judiciales citadas por la agencia Noticias Argentinas.

 

 

Según la información, Uribelarrea declaró que en 2015 Baratta lo llamó para tener una reunión y en ella le pidió plata para financiar la campaña electoral ese ese año.

A Uribelarrea le reclamaron 100 mil dólares y él los pagó en tres cuotas, una antes de las primarias y las otros dos previas a las generales, reseñó la agencia.

Además, igual que Calcaterra, dijo haberse sentido "presionado" para realizar ese pago.

Según las fuentes judiciales citadas por NA, dejó ante el juez un relato similar el empresario Alejandro Ivanissevich, de la firma Emgasud.

Otro CEO macrista “presionado” para financiar al kirchnerismo

Es Manuel Santos Uribelarrea, de MSU, que se suma al primo Angelo. Es un joven sojero que, al calor de Cambiemos, probó con la energía y recibió contratos multimillonarios del Estado nacional. 

Otro empresario macrista de estrechos vínculos con Mauricio Macri se sumó al primo presidencial Angelo Calcaterra: Manuel Santos Uribelarrea, de la constructora USCA, confesó este lunes ante el juez federal Claudio Bonadio que hizo pagos indebidos a funcionarios kirchneristas para financiar campañas electorales.

Como informó Letra P en junio de 2017, Santos Uribelarrea inició sus negocios en la soja y el maíz, pero luego aprovechó los estímulos de Cambiemos y cruzó al negocio de la energía. Hoy tiene en obra tres usinas en Buenos Aires y Córdoba. Los que conocen las virtudes de negocios del joven lo describen como el nuevo “Sigman”, en referencia a Hugo Sigman, el multifacético titular del Grupo Insud.

Según informó En Orsai, durante 2016 Uribelarrea visitó al Presidente para anunciarle que destinaría 450 millones de dólares en tres usinas térmicas en Tandil, Ramallo y Villa María, pero el primero de los proyectos fue mudado a tierras de Benito Juárez que pertenecen a la familia de Alicia Blanco Villegas, la madre de Macri, quien, poco después de la adjudicación por parte del Ministerio de Energía -entonces a cargo de Juan José Aranguren- le vendió el campo por 800 mil dólares, precisó el portal.

El sitio agregó que a fines de ese año, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, adjudicó a otra empresa de Uribelarrea, UCSA, obras viales de la Ruta 7 por 1.300 millones de pesos, y que también hizo trabajos para la Villa Olímpica de la la Ciudad de Buenos Ares, una de las obras fetiche de Horacio Rodríguez Larreta.

Frente a Bonadio, Uribelarrea dijo que los aportes se los pidió Roberto Baratta, ex funcionario del Ministerio de Planificación Federal y mano derecha del ex ministro Julio De Vido, detenido en esta causa, indicaron fuentes judiciales citadas por la agencia Noticias Argentinas.

 

 

Según la información, Uribelarrea declaró que en 2015 Baratta lo llamó para tener una reunión y en ella le pidió plata para financiar la campaña electoral ese ese año.

A Uribelarrea le reclamaron 100 mil dólares y él los pagó en tres cuotas, una antes de las primarias y las otros dos previas a las generales, reseñó la agencia.

Además, igual que Calcaterra, dijo haberse sentido "presionado" para realizar ese pago.

Según las fuentes judiciales citadas por NA, dejó ante el juez un relato similar el empresario Alejandro Ivanissevich, de la firma Emgasud.