X
El ex presidente de la UIA no se mostró sorprendido por las recientes denuncias y hasta dijo: solo "vimos la punta del iceberg”.
Redacción 05/08/2018 12:31

La detención de varios empresarios de primer nivel por el caso de los cuadernos del ex chofer Oscar Centeno tiene en vilo a muchos hombres de negocios y genera reacciones de quienes comandaron importantes cámaras durante los años kirchneristas. Héctor Mendez, ex presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), dijo este domingo que “no me sorprendí cuando vi lo de los cuadernos. Uno viene viviendo situaciones similares desde hace algunos años y la pólvora del rey nunca está húmeda”.

"Desde que era estudiante se sabía que había pedidos en la obra pública. No era una matriz preparada para eso, eran negocios esporádicos (…) La corrupción en obra pública siempre existió, pero en el kirchnerismo se hizo matriz”, señaló en el programa Toma y Daca de Radio Cooperativa

(Roberto) Baratta era una persona fuerte, tenía mucho poder y lo ejercía”, dijo en referencia al jefe directo de  Centeno y número dos de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación, nuevamente arrestado por orden del juez federal Claudio Bonadio.
“Baratta era un cuadro y un cuadro cumple las órdenes a rajatabla. Manejaba cosas de alta sensibilidad, como la energía”, señaló.
"Vimos la punta del iceberg. La obra pública es insondable”, indicó con respecto a lo revelado por Centeno. 

“En la UIA no se habla de los negociados porque no es la sede natural. Se negociaron otras cosas, como DJAI (Declaraciones Juradas de Anticipo de Importaciones) y Licencias No Automáticas”, deslindó.

En referencia a Carlos Wagner, ex titular de la Cámara de la Construcción, dijo que “estaba en el ojo de la tormenta” . Su detención “hasta me parece normal”, explicó.

 

 

En relación con el modo en que se sigue haciendo obra pública, Méndez estimó que ahora, en el gobierno de Mauricio Macri,“creo que mejoró. Es muy difícil cortar la corrupción en el Estado”.

Sin embargo, aludió al mal momento de la economía e indicó que "es una época mala para ser empresario en general e industrial en particular" .