X
El ministro de Energía dijo que el servicio tendrá “un único ajuste” que “será por inflación”. No se definió cuándo se aplicará, aunque admiten que son subas más bajas que las previstas.
Redacción 23/07/2018 17:27

El ministro de Energía, Javier Iguacel, admitió que las tarifas de electricidad y gas en Capital Federal y Gran Buenos Aires aumentarán hasta 30% en lo que resta del año. Según el funcionario, el servicio de gas tendrá un nuevo ajuste, que "no va a ser más del 25%, mientras que el aumento en la electricidad será de "menos del 30%". A su criterio, el "único ajuste" que tendrán las tarifas "será por inflación". En declaraciones televisivas, Iguacel admitió que "aún quedan ajustes por hacer" en ambos servicios, y puntualizó: "ahora están llegando las facturas de gas, que son duras".

"No es que haya un aumento pactado, se había establecido como una escalera, pero depende contra qué se lo compara. Si comparás con todo lo que debería pasarse a factura final con la evolución del dólar, el aumento era del 50%, no solo el componente en dólares, sino que históricamente el precio del gas también era en dólar y los contratos de provisión de gas son en dólares. Y después con el petróleo también incide. Todavía no esta definido en qué momento sed aplicará pero será antes de fin de año", explicaron desde la cartera que conduce Iguacel. 

El ministro explicó que "tanto en el gas como en la electricidad, las facturas tienen tres componentes: el costo de la energía, el transporte y la distribución". "Transporte distribución son contratos que se renegociaron en pesos, y se ajustan en pesos, por inflación", puntualizó, por lo cual rechazó que el Gobierno haya "dolarizado" el costo de la energía.

Según indicó, "este Gobierno no es que haya dolarizado a la energía. En realidad, la hiper-dolarizó el kirchnerismo, que nos hizo ser dependientes de la energía externa y llegamos a gastar 6 mil millones de dólares por año para importar". Iguacel expresó además que "en el caso del gas, gracias a la inversión que se está haciendo, tenemos la oportunidad de salir de la necesidad de importar. Solo en invierno vamos a tener que importar, y cada vez menos".

"Esperamos entonces que el precio baje considerablemente. Y al bajar el precio de producción, esperamos una factura previsible que este verano y apuntamos a que en el invierno que viene,sea en pesos similar a la de este año", enfatizó. Por ese motivo, aseguró: "después de dos años y medio de Gobierno, este año nos va a empezar a sobrar gas y vamos a poder exportar a Chile. Estuve en ese país hace pocos días y hablamos de ésto".