X

En junio de 2018, Letra P reveló las relaciones opacas del Grupo L con el gobierno de Vidal. En esta nota, perfil del holding que ahora le vendió alimentos con sobreprecios a Alberto Fernández.

Por 15/06/2018 14:41

En un contexto de crisis donde las pymes bonaerenses reclaman la declaración de emergencia del sector, el gobierno de María Eugenia Vidal acentúa el perfil monopólico del servicio alimentario de las dependencias del Estado provincial. En un año, la administración vidalista ya adjudicó cerca de $1700 millones al Grupo L, la corporación liderada por la familia Lusardi que se hizo de múltiples licitaciones en los últimos tiempos en la Ciudad, la Provincia y distritos del GBA administrados por el PRO.

A los otorgamientos por servicios de provisión de comida en hospitales, cárceles, hogares y casas de abrigo realizados en distintas oportunidades, esta semana se sumó el “alojamiento con media pensión y pensión completa, alquiler de salones equipados, traslados y catering para las jornadas de capacitación y encuentros destinados a alumnos y docentes bonaerenses”. La cifra de la felicidad aquí es $289.453.600.

Ese monto proveniente de partidas nacionales, se reparte entre dos de las diez propuestas que se hicieron para la prestación del mencionado servicio aprobado por la cartera educativa y la Jefatura de Gabinete provincial. Una parte ($186.922.100) se otorgó a Equis Quince S.A, y el resto ($102.531.500) a la UTE conformada por Blue Catering y Plusmar. Tanto Blue Catering como Equis Quince no sólo comparten el mismo domicilio fiscal (San Martin 66 Piso 4 - Capital Federal), sino también el mismo presidente: Eduardo Enrique Martínez, quien es rodeado en el directorio de ésta última firma por Víctor Sebastián y Víctor Luis Lusardi, con los cuales también figura en otras composiciones societarias.

 

Adjudicaciones de la Provincia al Grupo L en un año

30/06/17- Cook Master se hizo de la provisión de comida hasta 2019 en cuatro hospitales bonaerenses por $140.713.924
05/10/17- Servicio asistido de racionamiento para la cocción de alimentos para distintas cárceles: $1030.621.592
4/05/18- Servicio de Provisión y Distribución de Víveres en Cocido y en Crudo, para Hogares y Casas de Abrigo; y Centros Cerrados, de Contención y de Recepción, por 24 meses ininterrumpidos: $235.911.450
14/06/18- Equis Quince S.A. y Blue Catering se hacen de los servicios de alojamiento con media pensión y pensión completa, alquiler de salones equipados, traslados y catering para las jornadas de capacitación y encuentros a desarrollarse durante 2018, destinados a alumnos y docentes: $289.453.600

 

Martínez, además de ser un hombre de confianza de los Lusardi, también ha sido aportante para el “desenvolvimiento institucional” del PRO en el decisivo año electoral 2015.

En las pasadas licitaciones, el Grupo L se había impuesto bajo uno de sus sellos fuertes en el ámbito de la provisión de alimentos: Cook Master. En esta oportunidad, lo hace bajo Equis Quince y Blue Catering, las cuales integran las variadas unidades de negocios de la corporación fundada por Víctor José Bautista Lusardi Cima.

En mayo pasado, había ganado la última licitación de la mano de Cook Master en un proceso que no estuvo exento de polémica: Aunque había incumplido un punto del pliego, algo que fue objetado por una de las empresas competidoras, el gobierno de Vidal habilitó igual la oferta de los Lusardi para “evitar incurrir en un exceso de rigorismo formal”. No sólo la habilitó, sino que la eligió ganadora de la compulsa.

 

 

Antes, en noviembre de 2017, la corporación que provee de alimento al Estado vidalista se había hecho de $1030 millones al ser elegida para prestar el servicio en cárceles bonaerenses, en otro proceso que tuvo sus objeciones. Al ser consultada en TV por esa licitación polémica, Vidal había negado que el proceso siquiera hubiese llegado a la apertura de sobres. Eso, cuando la adjudicación ya estaba consumada.

El monto de $1696.700.566 que cosecha la corporación predilecta de Vidal en un año, sólo refiere a servicios de magnitud, sin contar la contratación directa por cajas navideñas o el abastecimiento de algunas dependencias menores, en las que también se ha visto beneficiado el Grupo L a lo largo de la actual gestión, además de ser elegido también en varias comunas orbitadas por el PRO.

Lo curioso de la mayoría de estas adjudicaciones radica también en los períodos, ya que en muchos de los servicios a prestar, el plazo se extiende hasta el final del mandato de la gobernadora, algo que disparó pedidos de informes de diputados de la oposición en la Legislatura provincial.

Pero, más allá de los procesos licitatorios polémicos, las firmas ligadas al pulpo de la familia Lusardi siguen expandiendo sus tentáculos en lo referente a la provisión de alimentos en la administración pública bonaerense.