PERONISMO INTERVENIDO

Para Barrionuevo, el PJ “no era un partido político, era un aguantadero”

El interventor designado por la jueza Servini estimó que “en 90 días” la situación estará normalizada y descartó cualquier posibilidad de reunirse con Cristina Kirchner.

El interventor del Partido Justicialista, Luis Barrionuevo, aseguró que el PJ "no era un partido político, era un aguantadero" y estimó que "en 90 días" el partido podría estar normalizado.

 

"Fue un aguantadero por donde lo mires. No era un partido político, era un aguantadero. Las irregularidades que han detectado los auditores ya están en tribunales. Lo primero es tratar de normalizar las cuentas, para que arranque el nuevo peronismo que estamos soñando", afirmó el líder gastronómico en declaraciones formuladas a radio La Red.

 

Además, el interventor designado por la jueza María Romilda Servini estimó que "en 90 días ya va a tender a normalizarse", y se podrá comenzar a vislumbrar "quiénes son los candidatos".

 

Señaló que "la tarea es poner las ramas del peronismo en funcionamiento" y adelantó que en diez días reunirá "a los técnicos del partido".

 

Consultado sobre la posibilidad de que Cristina Kirchner regrese al PJ, el sindicalista gastronómico descartó que pueda reunirse con la ex mandataria. "De mi parte, ninguna posibilidad de reunirme con Cristina Kirchner. Si todos aquellos que están alrededor quieren volver al peronismo y no tienen su partido, que lo hagan. Ella se tendrá que reunir con los candidatos que surjan del peronismo, no tiene por qué reunirse conmigo ni yo con ella", subrayó.

 

El pasado 10 de abril, la jueza federal María Romilda Servini decidió la intervención del PJ nacional y designo como interventor judicial al líder de los gastronómicos. Ese día, José Luis Gioja se atrincheró en la sede de Matheu al 100 y luego de varias horas de tensión decidió abandonar el edificio.

 

A la semana, Barrionuevo asumió la intervención del PJ y convocó a los que se fueron del PJ porque “no tenían cabida”.

 

el plan b de milei para avanzar con las sad, una ley con futuro incierto
Victoria Villarruel.

También te puede interesar