X

Cumbre postkirchnerista: Massa y Randazzo retomaron un vínculo frizado seis años

Estaban distanciados desde 2012. Almorzaron entre críticas al modelo económico macrista y enmarcados en el proceso de reunificación peronista. El trío de celestinos que gestó el mano a mano.
Por 14/03/2018 21:26

No se veían cara a cara, a solas, desde 2012. Fue en el Ministerio del Interior, cuando el entonces jefe de esa cartera recibió al entonces intendente de Tigre para ajustar un plan de obras ferroviarias. Después, quien había sido jefe de Gabinete de Cristina Fernández de Kirchner abandonó el kirchnerismo, armó el Frente Renovador y nunca volvieron a compartir ya no un mismo espacio político: ni un café. Hasta este miércoles, al mediodía, cuando, tras una ronda de mensajes personales que empezó a fines del año pasado y el aguijoneo de algunos intermediarios, Florencio Randazzo y Sergio Massa volvieron a verse las caras. Otra vez, cara a cara.

Tenían mucho para hablar. Lo hicieron por tres horas. Fue en uno de los restaurantes del Palacio Raggio, donde Randazzo tiene oficinas y donde armó su bunker electoral para su lanzamiento del año pasado. De uno y otro lado aseguran que almorzaron solos. Una fuente muy cercana a uno de los comensales, sin embargo, afirma que en la mesa también estaba el diputado nacional por el Bloque Justicialista Eduardo “Bali” Bucca. Y que los tres comieron lo mismo: salmón blanco con ensalada.

“Hubiese sido sano que Florencio en el 2009 se fuera del Gobierno y no se quedara hasta 2015", dijo Massa antes de las legislativas de octubre pasado. Y vaticinó: "Creo que tenemos un trabajo común para adelante".

 

 

Reconstruir esa charla significó buscar puntos de acuerdo entre la información que soltaban de uno y otro lado. 

Según el randazzismo, se cruzaron miradas sobre la actualidad del gobierno de Mauricio Macri, con fuerte foco en los problemas de la economía, la inflación, el crecimiento desmesurado de la deuda pública, la emisión de bonos y Lebacs y el impacto del tarifazo.

En parte coinciden desde el massismo, sobre todo en el capítulo de la conversación enfocada en el impacto del aumento tarifaria en los sectores medios. Agregan que el cruce incluyó la preocupación de Massa por la pérdida de empleos industriales y la situación de las pymes. Esto atiende, con lógica, a la centralidad que el jefe de los renovadores le asigna a la “clase media”.

Hubo autocrítica, se pusieron en debate “errores” de ellos y de otros dirigentes de peso, pero otra coincidencia –tal vez coordinada- fue la aclaración de que el proceso –o el intento- de unidad del peronismo apenas si fue un ítem mínimo en la agenda que compartieron. “Al tipo común le importa un carajo lo que hace el peronismo”, resumieron y aseguraron que ninguno se levantó de la mesa con un pacto de ir en busca de coincidencias políticas ni parlamentarias. Tampoco se gestionó una pronta segunda reunión.

 

Randazzo y Massa, cuando militaban en el kirchnerismo.

 

La reunión se pautó entre ellos, aunque para el descongelamiento de la relación actuaron varios intermediarios. Bucca y Alberto Fernández le endulzaron la oreja a Massa; Felipe Solá, diputado massista, también aprovechó su relación con Randazzo –quien fue su jefe de Gabinete en la Gobernación bonaerense- para descontracturar la cosa del otro lado. No es casual que el ex gobernador y el histórico operador peronista sean parte de ese embrión de reunificación que promueve y organiza reuniones y actos con representantes de todos los espacios que circundan al sello del PJ. La iniciativa de estos celestinos y la sintonía que encontraron entre ellos vía WhatsApp acabó en el almuerzo de este miércoles.

En el massismo afirman que, entre los temas hablados, estuvo la posibilidad de gestar equipos conjuntos y pensar “herramientas novedosas para promover dirigentes nuevos”. Que también hubo fumata blanca en dos límites: “Ni procesados ni condenados”; “Futuro, no pasado”. "Florencio coincide en que Margarita (Stolbizer)los socialistas de Santa Fe y (el diputado nacional Martín) Lousteau son importantes para el futuro", sumaron.

Del lado de Randazzo admitieron ese punto de acuerdo, pero “con matices”. "La pertenencia de Florencio es en el peronismo y Massa en su momento se fue del peronismo y armó su propio partido. Más allá de la necesidad de ampliar la frontera, en el fondo hay coincidencias en que la oposición tiene que ser amplia, lo más amplia posible. Pero eso es el final del camino y se verá mucho más adelante", aclararon.

Casi seis años después de su última charla, los primeros calores del electoral 2019 y las varias vías de encuentro que se están gestando entre todos los sectores del peronismo volvieron a hacerlos compartir una mesa. Quedaron en “seguir hablando”. Y nada más.