X
El socialista y el peronista no K gobiernan las dos provincias más grandes del interior. Se reunieron en Córdoba y volverán a encontrarse en febrero. Roberto Lavagna, la sintesís.
Por 28/12/2018 11:11

Los gobernadores de las dos provincias más importantes del interior “avanzaron” en el objetivo de construir una alternativa política a Cambiemos y el kirchnerismo. El santafesino Miguel Lifschitz y el cordobés Juan Schiaretti coincidieron en plasmar una “propuesta superadora” que le ofrezca “gobernabilidad” al país.

El encuentro se realizó en la provincia mediterránea. El peronista, acompañado de su ministro de Gobierno, Juan Carlos Massei, y el senador nacional Carlos Caserio, recibió con los brazos abiertos al socialista, que fue secundado por el diputado provincial del PS Joaquín Blanco.

Temas de interés común, como tres comités de cuenca conjuntos y esquemas de financiamiento para un acueducto interprovincial, fueron las excusas de gestión para que ambos trabajasen en el armado de la “tercera vía”, como suele definir el ex intendente de Rosario.

 

 

Schiaretti, que lidera las encuestas para ser reelegido el 12 de mayo, adoptó un rol “interesante”, contaron desde la delegación santafesina.  “Nos llamó la atención; nos mostró muchas ganas de armar una alternativa. Hay muy pocos que estén en ese rol, todos están en pose precandidato”.

El peronista, actor clave de Alternativa Federal, entiende que se queda corto con Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto y Juan Manuel Urtubey. Le habló a Lifschitz de “amplitud”, de la necesidad de sumar al “progresismo”. Y, en ese sentido, se tiraron sobre la mesa los nombres de Margarita Stolbizer y Martín Lousteau, entre otros.

 

 

Párrafo aparte tuvo la cita de Roberto Lavagna. El cordobés tiene “muy alta estima” para con el ex ministro de Economía y lo ve como “uno de los jugadores clave”. Lifschitz ya se reunió con hermetismo y sin mucha pompa con el ex candidato a presidente y lo dijo públicamente en los últimos días: cree que puede ser una “síntesis de distintas expresiones políticas”

“Gobernabilidad” fue la palabra que más se nombró en el encuentro. Ambos mandatarios creen que una victoria presidencial de Mauricio Macri o Cristina Fernández de Kirchner determinará un país “fracturado”, en el cual el vencedor “no va a tener mayoría en las cámaras”. “Hay que salir de esa trampa”, coincidieron.

Schiaretti y Lifschitz volverán a encontrarse con el mismo objetivo en febrero. El cordobés deberá estar más abocado a la campaña provincial. El socialista, que sería candidato a diputado en su provincia, tiene un poco más de aire, aunque se cargará al hombro la contienda en su pago.

El titular de la Casa Gris participará en los primeros días de 2019, en San Nicolás, del campamento nacional de la Juventud Socialista. No se tomará vacaciones y seguirá jugando en el plano nacional con reuniones en la Ciudad de Buenos Aires y la costa atlántica.