X

La guerra federal implosiona el bloque de Pichetto

La disputa por recursos entre los gobernadores y la Casa Rosada tensionó los vínculos en el Senado. El jefe de bancada se cruzó con varios de los suyos y quedó abierta la pelea por el Fondo Sojero.
Por 06/11/2018 21:05

El reclamo contra la Casa Rosada por el manejo de los recursos que los gobernadores díscolos le llevaron la semana pasada a su despacho a Miguel Ángel Pichetto le agregó incertidumbre al debate por la aprobación del Presupuesto 2019 y generó tensión hacia el interior del interbloque Argentina Federal, donde el rionegrino intenta contener una rebelión encabezada por el formoseño José Mayans, que este martes lo cruzó en duros términos frente al ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

La cruda interna de la bancada quedó expuesta durante la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda cuando Pichetto, tras criticar la política económica del Gobierno, señaló la necesidad de aprobar el Presupuesto 2019 para evitar que el Ejecutivo reconduzca de manera discrecional el de 2018 y disparó contra “los discursos duros de los muchachos que quieren hacer la revolución con piedras en la plaza”. El rionegrino no había terminado de hablar cuando Mayans, de quien lo separaba apenas una silla -en la que estaba sentado el chubutense Alfredo Luenzo- empezó a retrucarle sus dichos fuera de micrófono.

“Después me va a contestar el senador Mayans seguro. Yo hablo por mí, vos hacete cargo de lo tuyo. Yo hablo por mí y por lo que hago. Además lo digo públicamente y no tengo doble discurso”, le respondió Pichetto frente a todos los miembros de la comisión. El formoseño no retrocedía, pese al pedido de la catamarqueña Inés Blas, que le hacía señas de que se callara. El cruce motivó la intervención del presidente de la Comisión, Esteban Bullrich, quien reprendió a Mayans.

 

 

Pichetto continuó con el punto que motivó la diferencia más importante dentro del bloque. “En mi bloque hay visiones distintas de sectores que están pidiendo la restitución del fondo fojero. Se supone que había habido una conversación con los gobernadores sobre esto. Me gustaría que usted lo clarifique, ministro”, dijo el rionegrino dirigiéndose a Frigerio. El jefe del interbloque Argentina Federal cuestionó, además, que el tema no hubiera sido puesto en discusión antes de que el Presupuesto llegara al Senado. “Si era tan vital, debería haberse tratado en la Cámara de Diputados”, dijo.

La restitución del Fondo Federal Solidario (FoFeSo), conocido como fondo sojero, fue lo que motivó la visita de un grupo de gobernadores la semana pasada al despacho de Pichetto, que los invitó a discutir su propuesta de modificación a la ley de Bienes Personales. Los mandatarios provinciales escucharon primero y rápidamente cambiaron el eje de la reunión. “Esta gente no cumple con lo que promete”, expusieron antes de anunciar que volverían a la carga por la caja que se nutre de una porción de lo recaudado por la exportación de soja. Pichetto respondió que pensaba que la discusión había quedado saldada en septiembre, tras el anuncio de creación por parte del Gobierno de un Programa de Asistencia Financiera a provincias y municipios que implicaba una transferencia de 4.125 millones de pesos. 

El envío de una parte de los fondos –1.000 millones de pesos- se hizo efectivo el 31 de octubre, después de la visita de los gobernadores al Congreso. Para entonces, los senadores que responden a los mandatarios provinciales que visitaron la semana pasada el despacho de Pichetto ya habían anunciado que intentarían votar el dictamen de rechazo al DNU que eliminó el fondo sojero en la misma sesión en la que se debatirá el Presupuesto, el miércoles 14. “Nosotros mantenemos nuestro reclamo”, ratificó Mayans este martes en la reunión de Comisión. En el mismo sentido se expresó la catamarqueña Blas, quien aún no resolvió si votará el Presupuesto de manera afirmativa. “Algunos quieren prender fuego a la pradera. Algunos gobernadores se compraron el traje cubano de la revolución”, disparó Pichetto directamente contra los mandatarios provinciales. 

La posibilidad de votar el dictamen de rechazo al decreto presidencial en la sesión del 14 generó otra disputa dentro del bloque y una nueva acusación de Mayans. “Usted vino acá, ministro, y les dio instrucciones a los jefes de bancadas de que hagan sesión especial, no ordinaria, para que no podamos tratar el tema del fondo sojero. Es una vergüenza que los jefes de bancada hayan accedido a cambiar las sesiones ordinarias por sesiones especiales solamente para tratar los temas que le interesan al Poder Ejecutivo”, disparó el formoseño.

 

 

En efecto, si la sesión del 14 fuera ordinaria, la oposición tendría posibilidades de tratar el dictamen de rechazo, que ya tiene moción de preferencia, ese mismo día. En cambio, si la sesión en la que se tratará el Presupuesto fuera especial, solo entrarían en el debate los temas acordados previamente en el temario, lo que le permitiría al oficialismo dejar afuera la discusión por el fondo sojero.

“De ninguna manera sucedió esto, a mí nadie me dio instrucciones”, respondió enojado Pichetto ante las acusaciones de Mayans.

 

 

“Si es especial u ordinaria se resolverá en la reunión de Labor Parlamentaria. Habrá que negociar”, dijo ante Letra P un senador del peronismo que votará el Presupuesto 2019 pero que considera que el interbloque no debería ceder ante la presión de Cambiemos para que la sesión sea especial. “Es riesgoso, después no te abren más el recinto en una sesión ordinaria, como pasa en Diputados”, dijo.

Pese a que la sanción de la ley está casi garantizada, la disputa por el fondo sojero entre los gobernadores y la Nación sembró dudas en el interbloque Argentina Federal sobre los votos que aportará ese espacio al Presupuesto 2019. “Algunos gobernadores siguen presionando y ahora ponen en duda el apoyo de sus senadores”, dijo un senador de la mesa chica de Pichetto a este portal.

La catamarqueña Blas, por ejemplo, es una de las legisladoras que condicionó su voto a “las negociaciones” de Lucía Corpacci con el Ejecutivo, pese a que Pichetto la contaba hasta la semana pasada como un apoyo seguro. “Depende de las gestiones de la gobernadora y de que tratemos el tema del fondo sojero en la sesión”, confirmó a Letra P.

 

 

Hasta el momento, de los 24 senadores del interbloque Argentina Federal solo estaba asegurado el voto positivo de ocho: el salteño Rodolfo Urtubey -el primero en firmar este martes el dictamen-, el cordobés Carlos Caserio, los entrerrianos Pedro Guastavino y Sigrid Kunath, los sanjuaninos Rubén Uñac y Cristina López Valverde y el catamarqueño Dalmacio Mera. En duda estaban el correntino Carlos “Camau” Espínola, los fueguinos José Ojeda y Julio Catalán Magni y Blas. En abierta rebeldía y con el voto en contra confirmado están los formoseños Mayans y María Teresa González, los tucumanos Beatriz Mirkin y José Alperovich, el chaqueño Eduardo Aguilar y los pampeanos Norma Durango y Daniel Lovera.

 

Las firmas en el dictamen.

 

“Hay mucha tensión pero es normal, ya se empiezan a ver las distintas estrategias para 2019”, analizó un miembro del interbloque Argentina Federal. Pese a las visibles diferencias, según pudo saber Letra P, ninguno de los senadores rebeldes tiene previsto, por el momento, dejar el espacio que conduce Pichetto, quien ya está lanzado a la carrera presidencial.

En tanto, este martes, tras un debate caliente, Cambiemos consiguió dictamen para el Presupuesto 2019 y las demás leyes que integran el paquete económico, con la firma de los miembros del oficialismo y el apoyo de Urtubey y de otro salteño, el ex gobernador Juan Carlos Romero.

La guerra federal implosiona el bloque de Pichetto

La disputa por recursos entre los gobernadores y la Casa Rosada tensionó los vínculos en el Senado. El jefe de bancada se cruzó con varios de los suyos y quedó abierta la pelea por el Fondo Sojero.

El reclamo contra la Casa Rosada por el manejo de los recursos que los gobernadores díscolos le llevaron la semana pasada a su despacho a Miguel Ángel Pichetto le agregó incertidumbre al debate por la aprobación del Presupuesto 2019 y generó tensión hacia el interior del interbloque Argentina Federal, donde el rionegrino intenta contener una rebelión encabezada por el formoseño José Mayans, que este martes lo cruzó en duros términos frente al ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

La cruda interna de la bancada quedó expuesta durante la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda cuando Pichetto, tras criticar la política económica del Gobierno, señaló la necesidad de aprobar el Presupuesto 2019 para evitar que el Ejecutivo reconduzca de manera discrecional el de 2018 y disparó contra “los discursos duros de los muchachos que quieren hacer la revolución con piedras en la plaza”. El rionegrino no había terminado de hablar cuando Mayans, de quien lo separaba apenas una silla -en la que estaba sentado el chubutense Alfredo Luenzo- empezó a retrucarle sus dichos fuera de micrófono.

“Después me va a contestar el senador Mayans seguro. Yo hablo por mí, vos hacete cargo de lo tuyo. Yo hablo por mí y por lo que hago. Además lo digo públicamente y no tengo doble discurso”, le respondió Pichetto frente a todos los miembros de la comisión. El formoseño no retrocedía, pese al pedido de la catamarqueña Inés Blas, que le hacía señas de que se callara. El cruce motivó la intervención del presidente de la Comisión, Esteban Bullrich, quien reprendió a Mayans.

 

 

Pichetto continuó con el punto que motivó la diferencia más importante dentro del bloque. “En mi bloque hay visiones distintas de sectores que están pidiendo la restitución del fondo fojero. Se supone que había habido una conversación con los gobernadores sobre esto. Me gustaría que usted lo clarifique, ministro”, dijo el rionegrino dirigiéndose a Frigerio. El jefe del interbloque Argentina Federal cuestionó, además, que el tema no hubiera sido puesto en discusión antes de que el Presupuesto llegara al Senado. “Si era tan vital, debería haberse tratado en la Cámara de Diputados”, dijo.

La restitución del Fondo Federal Solidario (FoFeSo), conocido como fondo sojero, fue lo que motivó la visita de un grupo de gobernadores la semana pasada al despacho de Pichetto, que los invitó a discutir su propuesta de modificación a la ley de Bienes Personales. Los mandatarios provinciales escucharon primero y rápidamente cambiaron el eje de la reunión. “Esta gente no cumple con lo que promete”, expusieron antes de anunciar que volverían a la carga por la caja que se nutre de una porción de lo recaudado por la exportación de soja. Pichetto respondió que pensaba que la discusión había quedado saldada en septiembre, tras el anuncio de creación por parte del Gobierno de un Programa de Asistencia Financiera a provincias y municipios que implicaba una transferencia de 4.125 millones de pesos. 

El envío de una parte de los fondos –1.000 millones de pesos- se hizo efectivo el 31 de octubre, después de la visita de los gobernadores al Congreso. Para entonces, los senadores que responden a los mandatarios provinciales que visitaron la semana pasada el despacho de Pichetto ya habían anunciado que intentarían votar el dictamen de rechazo al DNU que eliminó el fondo sojero en la misma sesión en la que se debatirá el Presupuesto, el miércoles 14. “Nosotros mantenemos nuestro reclamo”, ratificó Mayans este martes en la reunión de Comisión. En el mismo sentido se expresó la catamarqueña Blas, quien aún no resolvió si votará el Presupuesto de manera afirmativa. “Algunos quieren prender fuego a la pradera. Algunos gobernadores se compraron el traje cubano de la revolución”, disparó Pichetto directamente contra los mandatarios provinciales. 

La posibilidad de votar el dictamen de rechazo al decreto presidencial en la sesión del 14 generó otra disputa dentro del bloque y una nueva acusación de Mayans. “Usted vino acá, ministro, y les dio instrucciones a los jefes de bancadas de que hagan sesión especial, no ordinaria, para que no podamos tratar el tema del fondo sojero. Es una vergüenza que los jefes de bancada hayan accedido a cambiar las sesiones ordinarias por sesiones especiales solamente para tratar los temas que le interesan al Poder Ejecutivo”, disparó el formoseño.

 

 

En efecto, si la sesión del 14 fuera ordinaria, la oposición tendría posibilidades de tratar el dictamen de rechazo, que ya tiene moción de preferencia, ese mismo día. En cambio, si la sesión en la que se tratará el Presupuesto fuera especial, solo entrarían en el debate los temas acordados previamente en el temario, lo que le permitiría al oficialismo dejar afuera la discusión por el fondo sojero.

“De ninguna manera sucedió esto, a mí nadie me dio instrucciones”, respondió enojado Pichetto ante las acusaciones de Mayans.

 

 

“Si es especial u ordinaria se resolverá en la reunión de Labor Parlamentaria. Habrá que negociar”, dijo ante Letra P un senador del peronismo que votará el Presupuesto 2019 pero que considera que el interbloque no debería ceder ante la presión de Cambiemos para que la sesión sea especial. “Es riesgoso, después no te abren más el recinto en una sesión ordinaria, como pasa en Diputados”, dijo.

Pese a que la sanción de la ley está casi garantizada, la disputa por el fondo sojero entre los gobernadores y la Nación sembró dudas en el interbloque Argentina Federal sobre los votos que aportará ese espacio al Presupuesto 2019. “Algunos gobernadores siguen presionando y ahora ponen en duda el apoyo de sus senadores”, dijo un senador de la mesa chica de Pichetto a este portal.

La catamarqueña Blas, por ejemplo, es una de las legisladoras que condicionó su voto a “las negociaciones” de Lucía Corpacci con el Ejecutivo, pese a que Pichetto la contaba hasta la semana pasada como un apoyo seguro. “Depende de las gestiones de la gobernadora y de que tratemos el tema del fondo sojero en la sesión”, confirmó a Letra P.

 

 

Hasta el momento, de los 24 senadores del interbloque Argentina Federal solo estaba asegurado el voto positivo de ocho: el salteño Rodolfo Urtubey -el primero en firmar este martes el dictamen-, el cordobés Carlos Caserio, los entrerrianos Pedro Guastavino y Sigrid Kunath, los sanjuaninos Rubén Uñac y Cristina López Valverde y el catamarqueño Dalmacio Mera. En duda estaban el correntino Carlos “Camau” Espínola, los fueguinos José Ojeda y Julio Catalán Magni y Blas. En abierta rebeldía y con el voto en contra confirmado están los formoseños Mayans y María Teresa González, los tucumanos Beatriz Mirkin y José Alperovich, el chaqueño Eduardo Aguilar y los pampeanos Norma Durango y Daniel Lovera.

 

Las firmas en el dictamen.

 

“Hay mucha tensión pero es normal, ya se empiezan a ver las distintas estrategias para 2019”, analizó un miembro del interbloque Argentina Federal. Pese a las visibles diferencias, según pudo saber Letra P, ninguno de los senadores rebeldes tiene previsto, por el momento, dejar el espacio que conduce Pichetto, quien ya está lanzado a la carrera presidencial.

En tanto, este martes, tras un debate caliente, Cambiemos consiguió dictamen para el Presupuesto 2019 y las demás leyes que integran el paquete económico, con la firma de los miembros del oficialismo y el apoyo de Urtubey y de otro salteño, el ex gobernador Juan Carlos Romero.