19|11|2021

A una semana del G20, Bullrich no pudo proteger al equipo de Macri

24 de noviembre de 2018

24 de noviembre de 2018

A metros del Monumental, un grupo de hinchas de River apedrearon el colectivo que a trasladaba al plantel de Boca Juniors. Hubo incidentes con la Policía. El Presidente quería público visitante.

Falló el operativo de seguridad conjunto comandado por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich y de la Ciudad, Martín Ocampo, para el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores de América. Sucedió cuando un grupo de hinchas de River Plate interceptaron el colectivo que trasladaba al plantel de Boca Juniors y lo apedrearon. Los incidentes se dieron a tres cuadras del Monumental cuando una columna de barra bravas arrojaron piedras y rompieron los parabrisas del colectivo en la intersección de las calles Quintero y Avenida del Libertador, lo que obligó a los efectivos que estaban en la zona a disuadir con gases lacrimógenos. El episodio se da en la antesala de la cumbre del G20 que reunirá a los principales líderes mundiales. El presidente Mauricio Macri había pedido que el partido sea con público visitante. El partido se juega, en principio, el domingo  
 

 


Un fuerte operativo de seguridad no sirvió para garantizar la llegada del colectivo que trasladaba al plantel de Boca Juniors hacia el estadio de River Plate para disputar la segunda final por la Copa Libertadores de América. La atención de buena parte del mundo posa sobre Buenos Aires y no solo por el partido: en menos de una semana la ciudad será sede de la Cumbre del G20 que reúne a los presidentes de los países más poderosos del mundo. Ahora, la seguridad por parte del ministerio que conduce Bullrich quedó en el ojo de la tormenta. 
 

 


Hubo incidentes en las inmediaciones del estadio (Foto: AP) 

 


El pasado 5 de noviembre, según consigna el Diario Popular, la propia Bullrich desafió: "Si tenemos un G-20, ¿No vamos a dominar un River - Boca?". Tras los incidentes y la incertidumbre si el partido se juega o no, el Gobierno intentó, y presionó, que el encuentro se dispute.
 

 


La ministra había garantizado, hace dos días, que se su área estaba preparada para contener el ingreso y egreso del publico. Incluso, sostuvo que la zona de festejos también iba a estar controlada. Pero todo se desvirtuó cuando el colectivo que llevaba al plantel del equipo xeneize se topó con los hinchas de River. Alrededor de cientos de hinchas de River esperaban al colectivo en la esquina de Quintero y Avenida del Libertador. 
 

 



Cabe recordar que el propio Macri, ex presidente de Boca Juniors, había dicho que quería jugar el partido con público visitante.
 

 


Días después de ese deseo de expresión, dio marcha atrás y soltó que la decisión era de los clubes. El partido, finalmente, sería sin visitantes. Igual, falló.

 

Por su parte, el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D'Alessandro explicó que "se desplegaron las fuerzas federales con la Policía de la Ciudad. Venimos de una semana de trabajo intensa contra las mafias del fútbol, la barra de River no ingresó al estadio". 

 

En cuanto a la seguridad por el G20, este viernes el Jefe de Gabinete de Seguridad, Gerardo Milman, había iniciado “un sano diálogo” con el Premio Nobel por la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, ATE y organizaciones sociales para conocer las protestas planeadas.