X
El diputado nacional podría ser parte central de la negociación si avanzan los contactos entre Massa, Lifschitz y Bonfatti. A su vez, en su entorno no descartan un acercamiento a Perotti.
Por 18/11/2018 10:31

Al diputado nacional Alejandro Grandinetti lo enceguece una sola idea en este momento: ser candidato a intendente de Rosario. Sin embargo, lo envuelve un dilema irresuelto, ¿hacerlo en alianza con el socialismo o competir bajo el paraguas del peronismo?  

Grandinetti ganó en popularidad a través de los medios de comunicación rosarinos. Debutó en radio LT8 en 1987 y completó una extensa y respetable carrera hasta que decidió dar el salto a la política en el año 2015, cuando cerró con Sergio Massa para competir, en ese momento, dentro del Frente Renovador. Obtuvo más de 50 mil votos en la PASO a intendente y casi 70 mil en la final. Fueron meritorias ambas elecciones y, un par de meses después, no le quedó otra que volver a ser candidato, esta vez a diputado nacional. Metió un pleno sorpresivo y sacó el 22% en toda la provincia, casi 400 mil sufragios.

Pese a estos números, los renovadores en Santa Fe reconocen que el partido carece de “estructura y territorio”. “Nuestro gran patrimonio es Alejandro, queremos que él decida libremente”, cuenta uno de los dirigentes massistas de la provincia. Todo gira alrededor del periodista.

 

 

Consideran, entonces, que tienen una figura para competir por la Intendencia con suma expectativa, pero precisan de forjar una alianza con otros partidos con mayor peso en la provincia. Por ahí anda la estrategia de Alejandro y compañía.

La reunión pública, y privada, que Massa mantuvo con los socialistas Antonio Bonfatti, Miguel Lifschitz y Mónica Fein, entre otros, “condiciona en parte” el armado electoral 2019, creen en la provincia. “Sergio quiere profundizar su vínculo con el progresismo, como hizo con Margarita Stolbizer, pero ahora en todo el país”, confió a Letra P un legislador renovador. Santa Fe pica en punta en esa idea.

 

 

Por ese motivo, luego de ese encuentro Grandinetti se vio las caras en Rosario con el gobernador Lifschitz, con quien lo une, cuentan, “una relación excelente”. El socialismo todavía no definió un candidato propio para suceder a Fein y creen que el periodista puede aportarle al progresismo un piso de votos que el Partido Socialista (PS) no tiene. Así lo ven en el massismo y agregan: “Alejandro suple lo que ellos no tiene en  Rosario”.

LA OTRA VÍA. De corazón “peronista, humanista y cristiano”, Alejandro y los suyos mantienen, por otro lado, charlas con el sector justicialista que lidera el senador Omar Perotti. Ya lanzado en la carrera a la gobernación, el rafaelino necesita hacerse fuerte en Rosario.

Pero el Frente Renovador considera que Grandinetti tiene que ser el único candidato del PJ en Rosario, algo muy poco probable por el momento porque el concejal Roberto Sukerman, ligado al diputado nacional y ex ministro de Defensa Agustín Rossi, salió segundo en las intermedias de 2017 y camina hacia 2019 con ese objetivo bien marcado. “No queremos que haya internas”, repiten.

“Sabemos que hace tres años armamos el partido en la provincia, que nos falta territorio y estructura, pero tenemos un gran candidato”, dicen los laderos de Grandinetti, confiados de que Perotti pueda bautizar al diputado.

De no concretar las opciones A y B, al Frente Renovador no le quedará otra que competir en soledad, sin una estructura que lo sostenga. Es la alternativa C, que arranca por debajo de las anteriores.