X

El gremio de vigiladores renovará autoridades y pondrá fin a la intervención

El interventor de la Unión de Personal de Seguridad confirmó que en enero próximo los trabajadores elegirán las nuevas autoridades del gremio y concluirá la intervención que que se extendió un año.
Redacción 10/11/2018 15:54

"Estamos muy conformes con el trabajo realizado. Cuando llegamos nos encontramos con una institución muy debilitada y con una situación legal totalmente incierta" así evalúa Patricio Lombilla su trabajo al frente de la intervención del sindicato de vigiladores que ya tiene fecha de vencimiento.

El 14 de enero próximo los afiliados deberán elegir nuevas autoridades, según lo acordó la Junta Electoral, que además tiene por delante la tarea de validar la participación de los comicios de las dos listas que se presentaron.

A principios de este año, el Ministerio de Trabajo designó a Lombilla al frente de la intervención de un gremio de un sector que cuenta con más de 150.000 trabajadores activos, y desplazó a Ángel García de la secretaría general que, sin embargo, consiguió mantener el control de la Obra Social del sindicato.

Durante la gestión de Lombilla, el gremio consiguió una recomposición salarial del 25,2% y ahora está negociando una actualización acorde a los números oficiales de inflación.

 

 

En las últimas semanas, la UPSRA quedó envuelta en denuncias cruzadas por supuestas contrataciones de funcionarios allegados al actual secretario de Trabajo, Jorge Triaca, que incluso también habrían estado contratados en el Sindicato de Obreros Marítimos (SOMU).

Al respecto, Lombilla evaluó que su tarea al frente de la intervención tiene que ver con normalizar el sindicato. "Yo no soy político, sino un contador formado en auditoria en una de las 4 consultoras más importantes del mundo. Estoy muy tranquilo con cada peso que hemos invertido porque fue en beneficio de los trabajadores y el próximo secretario General encontrará un gremio con más presupuesto y mejores obras." 

 

 

Meses antes de la intervención de Lombilla que comenzó en junio de 2017, el saldo de Caja y Bancos del gremio ascendía a $2.683.554, mientras que a la fecha el monto es cercano a los $110.000.000. Algo similar ocurrió con las recaudaciones que estaban por debajo de los $15.000.000 y hoy superan los $27.000.000 mensuales.

"Cuando termine la normalización seguramente los números responderán cómo hemos trabajado y, en función de eso, continuaré mi carrera profesional como lo he hecho hasta que fui convocado para este desafío" expresó el interventor sobre cuáles serán sus próximos pasos.

El gremio de vigiladores renovará autoridades y pondrá fin a la intervención

El interventor de la Unión de Personal de Seguridad confirmó que en enero próximo los trabajadores elegirán las nuevas autoridades del gremio y concluirá la intervención que que se extendió un año.

"Estamos muy conformes con el trabajo realizado. Cuando llegamos nos encontramos con una institución muy debilitada y con una situación legal totalmente incierta" así evalúa Patricio Lombilla su trabajo al frente de la intervención del sindicato de vigiladores que ya tiene fecha de vencimiento.

El 14 de enero próximo los afiliados deberán elegir nuevas autoridades, según lo acordó la Junta Electoral, que además tiene por delante la tarea de validar la participación de los comicios de las dos listas que se presentaron.

A principios de este año, el Ministerio de Trabajo designó a Lombilla al frente de la intervención de un gremio de un sector que cuenta con más de 150.000 trabajadores activos, y desplazó a Ángel García de la secretaría general que, sin embargo, consiguió mantener el control de la Obra Social del sindicato.

Durante la gestión de Lombilla, el gremio consiguió una recomposición salarial del 25,2% y ahora está negociando una actualización acorde a los números oficiales de inflación.

 

 

En las últimas semanas, la UPSRA quedó envuelta en denuncias cruzadas por supuestas contrataciones de funcionarios allegados al actual secretario de Trabajo, Jorge Triaca, que incluso también habrían estado contratados en el Sindicato de Obreros Marítimos (SOMU).

Al respecto, Lombilla evaluó que su tarea al frente de la intervención tiene que ver con normalizar el sindicato. "Yo no soy político, sino un contador formado en auditoria en una de las 4 consultoras más importantes del mundo. Estoy muy tranquilo con cada peso que hemos invertido porque fue en beneficio de los trabajadores y el próximo secretario General encontrará un gremio con más presupuesto y mejores obras." 

 

 

Meses antes de la intervención de Lombilla que comenzó en junio de 2017, el saldo de Caja y Bancos del gremio ascendía a $2.683.554, mientras que a la fecha el monto es cercano a los $110.000.000. Algo similar ocurrió con las recaudaciones que estaban por debajo de los $15.000.000 y hoy superan los $27.000.000 mensuales.

"Cuando termine la normalización seguramente los números responderán cómo hemos trabajado y, en función de eso, continuaré mi carrera profesional como lo he hecho hasta que fui convocado para este desafío" expresó el interventor sobre cuáles serán sus próximos pasos.