22|11|2021

Freire pide licencia y resiste las internas por la sucesión en Modernización

10 de julio de 2017

10 de julio de 2017

A contramano de la lógica de Cambiemos, el ministro porteño se niega a renunciar y pretende sostener el cargo hasta diciembre. Se meterá de lleno en la campaña y ya prepara un posible reemplazante.

A cuatro días del comienzo oficial de la campaña en la Ciudad de Buenos Aires, el primer candidato a legislador porteño del frente Vamos Juntos (Cambiemos capitalino), Andrés “Andy” Freire, presentó su licencia sin goce de sueldo a su cargo de ministro de Modernización, Innovación y Tecnología para avocarse de lleno a la contienda electoral de cara a las PASO, mientras busca evadir las pujas internas desatadas hacia dentro del PRO por el control de la cartera que comanda desde el 10 de diciembre de 2015 y que administra un presupuesto de 2.644 millones de pesos.

 

El emprendedor definió firmar una licencia de un mes para atravesar la campaña de las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias ante los rumores que indicaban que iba a renunciar al cargo, tal cual hicieron los candidatos nacionales de Cambiemos Esteban Bullrich (Educación), Julio Martínez (Defensa) y José Cano (Plan Belgrano). Según pudo saber Letra P de fuentes cercanas a Freire, la decisión de tomar la licencia de 30 días (14 de julio al 14 de agosto) fue “consultada y acordada” con el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. La idea busca exhibir “transparencia” hacia dentro del armado de Vamos Juntos, tal cual sugirió Elisa Carrió, que se enteró de la decisión por parte del propio Andy. Como a nivel nacional, la líder de la Coalición Cívica y primera candidata a diputada nacional también se comporta como faro moral en la campaña porteña.

 

Freire no quiere renunciar al ministerio y resistirá en su cargo hasta que deba asumir como legislador, mientras en el Gobierno porteño corren las versiones en torno al futuro del Ministerio. Para afrontar la campaña para la elección de octubre tiene previsto volver a pedir licencia un mes ante de los comicios generales, que se celebrarán el 22 de octubre. La decisión de mantener su cargo la cristalizó días atrás en un mensaje enviado a su equipo y que recorrió todos los celulares de los empleados del edificio Lezama, donde también se encuentran los ministerios de Ambiente y Espacio Público, Desarrollo Urbano y Transporte y la Secretaría de Transporte.

 

“Acepte la invitación de Horacio (Rodríguez Larreta) de ser cabeza de lista a legislador por el espacio que representamos. Para mi esto es una muy honrosa oportunidad de poder seguir aportando al espacio y proyecto de Horacio”, aclara Freire en la misiva.

 

En el mismo texto explica que “cuenta con todos” para afrontar la campaña y advierte que borrará “dudas” y acercará “aclaraciones” para llevar tranquilidad a su equipo. Según Freire, todas las estructuras del Ministerio quedarán “intactas hasta y con posterioridad” al 11 de diciembre; es decir, un día después de la fecha en la que debería asumir como diputado porteño.

 

En ese sentido, afirma que “no hay ningún escenario de cambio de estructuras formales antes y post elección”. El mensaje del ministro es una clara reacción a la puja interna que acontece en el PRO en torno al futuro de esa poderosa cartera, que absorbió las funciones de los ministerios de Andrés Ibarra (Modernización) y Francisco Cabrera (Desarrollo Económico) durante la gestión de Mauricio Macri. La cartera tiene cuatro subsecretarías, quince direcciones generales y de ella dependen la organización de los Juegos Olímpicos de la Juventud del 2018, la Corporación Buenos Aires Sur, el Ente de Turismo y la flamante Agencia de Bienes, entre otras áreas.

 

Hacia dentro de la administración larretista hace rato que comenzó la danza de nombres para sucederlo. También, se habla de una posible división o desmembramiento del ministerio, aunque Freire lo niega y trabajará para que eso no suceda. Hay quienes consideran que el sector de modernización del Estado debería ser una Secretaría bajo la órbita de la Jefatura de Gabinete, que conduce Felipe Miguel. Son los mismos que proponen que el área que maneja inversiones y la relación con empresas y emprendedores (distritos – subsecretaría Pyme) vuelva a estar bajo una repartición similar a la que coordinaba Cabrera.

 

Esto implicaría una división en dos de la cartera y los nombres que suenan oscilan entre Paula Villalba (ligada a Cabrera y posible presidenta de la Comisión de Presupuesto a fin de año), Fernando “Bana” Benegas (secretario de Planificación y Coordinación de Gestión) y el ministro de Gobierno, Bruno Screnci Silva, del riñón del vicejefe de Gobierno, Diego César Santilli, de los que más pidió por Freire en la lista PRO.

 

El flamante candidato se limita a marcar que “la continuidad del liderazgo del ministerio la vamos a definir Horacio, Felipe y yo exclusivamente con posterioridad a la elección”, como dejó en claro en el mensaje que echó a rodar por las oficinas del ministerio. Sabe que hacia el interior del larretismo se analiza el futuro de Modernización, como también supo que varios de sus compañeros del gabinete festejaron su inclusión en la lista. Las tensiones con el resto de los ministros existen desde el comienzo de la gestión por más que Larreta lo sostiene sin dudar, aunque le tuvo que decir directamente que lo necesitaba como primer legislador, en un breve encuentro mano a mano a horas del cierre de lista. Hay quienes sugieren que sería recomendable revisar la lista de asistencia a los timbreos porteños  (corazón de la estrategia y gestión de "cercanía" que reclama Larreta a su gobierno) para entender el encono de sus propios pares. Otros hacen hincapié en su “determinación” de discutir cada tema directamente con el jefe de Estado local.

 

La incorporación de Freire a la nómina de Vamos Juntos se definió el jueves 22 de junio, tras el regreso del alcalde de un viaje oficial por Canadá. Hasta el día anterior, la idea era encabezar con una figura del sector joven de PRO, pero la confirmación de la periodista Débora Pérez Volpin en la lista de Martín Lousteau modificó el panorama: el macrismo sintió la necesidad de encabezar con un candidato con mayor conocimiento público y fogueo mediático. La resistencia del emprendedor, que se encargó de explicar que no quería ser candidato, se quebró tras esa reunión con Larreta. El mismo jefe de Gobierno debió dar marcha atrás a una premisa que le marcó a su gabinete a principio de junio: “No habrá ministros en mi lista”, lanzó.

 

Campaña. Por lo pronto, Freire hizo un sugestivo cambio en su equipo: ungió al subsecretario de Innovación y Ciudad Inteligente, Pedro Andrés Larre, como jefe de Gabinete, tras acordar la salida de Sebastián Perdomo, que seguirá en el Gobierno porteño. En el Ministerio niegan que lo prepara como su futuro reemplazante, pero es su mano derecha y continuará con la gestión mientras el candidato se dedique a la campaña, que comienza oficialmente este sábado y Vamos Juntos la iniciará con un timbreo. Puertas adentro, la tropa PRO tendrá su propio inicio de campaña: Larreta y Santilli esperan a los candidatos para una reunión el jueves por la tarde en el Club Cultural y Deportivo 17 de Agosto de Villa Pueyrredón, donde manda el secretario de Descentralización, Sergio “Chiche” Costantino.

 

Lo curioso es que no tiene previsto renunciar como hacen sus pares nacionales, tal cual lo adelantó el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, en una conferencia de prensa. En el Ministerio aclaran que quiere terminar la gestión y seguir con una serie de proyectos inconclusos. Buscará ganar tiempo para, como él mismo le aclaró a su equipo en el mensaje en que anuncia que será candidato, entablar una negociación con Larreta y Miguel para definir qué será de la vida del Ministerio que quiere gestionar hasta el 10 de diciembre. Sucede que Freire no cuenta con mucho margen para volver al Ministerio: para el alcalde porteño los candidatos deberán asumir en sus bancas.

 

En Uspallata 3160 advierten que “por el momento” no habrá cambios ni se nombrará un nuevo ministro, a pesar de los leves movimientos subterráneos por el futuro de esa poderosa cartera. Freire no se moverá de su posición: no renunciará hasta que el propio Larreta se lo pida, como hizo a la hora de aceptar su candidatura.

 

Todo indica que asumirá en la Legislatura, pero sus detractores lo sindican como candidato testimonial. En su entorno lo niegan rotundamente y aclaran que “está fascinado” con la posibilidad de ir al Parlamento. El futuro reemplazante y la posibilidad de una modificación en el organigrama de Modernización, Innovación y Tecnología se definirán durante el año, mientras avance la campaña. Freire hará campaña hasta las PASO, volverá a ejercer como ministro y luego presentará una nueva licencia para disputar las generales. De esta manera, la negociación culminará el mismo día en que deba asumir. Mientras tanto, Freire aclara en su carta que “la prioridad es y seguirá siendo ejecutar los  proyectos desafiantes que tenemos por delante para cambiarle la vida a los vecinos a los que representamos”.

 

Por el momento, se sumó y cumplió todos los pasos que definió la jefatura de campaña, que se reparten Santilli y el lilito Maximiliano Ferraro. En los últimos días visitó la Villa 31 junto a Carrió, Larreta y su esposa, la wedding planner Bárbara Diez. Además, participó de todas las actividades y estuvo sonriente en cada una de las sesiones de fotos de candidatos.