X

Massa-Stolbizer, un lanzamiento showtime sin fuertes definiciones 

El líder del Frente Renovador remarcó que hay que salir de la grieta. Dijo que si CFK vuelve la van a frenar. No estuvo De la Sota. Stolbizer, sorprendida por la cantidad de gente.
El líder del Frente Renovador remarcó que hay que salir de la grieta. Dijo que si CFK vuelve la van a frenar. No estuvo De la Sota. Stolbizer, sorprendida por la cantidad de gente.
Por 25/05/2017 22:33

“Somos parte de la solución y no de los problemas del país”, dijo el diputado nacional por el Frente Renovador, Sergio Massa, en el día de la patria y frente a un colmado estadio de corte norteamericano; el Direct TV Arena, en Tortuguitas. Este 25 de mayo de 2017, el Frente Renovador y el GEN dejaron atrás su acuerdo de agenda legislativa en común para avanzar en un espacio político que llegará unido a las próximas elecciones de medio término. En esa formalización, Massa parece haber perdido un aliado no menor, el cordobés José Manuel De la Sota, ausente en el puntapié de “Nació 1 País”, el slogan que rotuló el acto. Fue una celebración prolijamente cuidada, sin fisuras, con color, ordenada y breve. Una fusión de sectores populares con intelectualidad progresista; pero sin nada que no hayan dicho antes ni Massa ni Margarita Stolbizer.

El ex candidato presidencial por el Frente Renovador, cerró el acto. Antes habló su confirmada socia Stolbizer. La diputada nacional se asombró al ver un estadio cubierto repleto, lleno de banderas de argentinas y camisetas de la selección de fútbol que agitaban su nombre. “Olé, olé, olé, olé, Marga, Marga!”, fue el recibimiento que la gente -en su mayoría militantes del Frente Renovador- le brindó. Una de las primeras reflexiones de la diputada fue: “Hace un rato le dije a Sergio, ‘ya está’”. Stolbizer estaba feliz. Difícilmente, como conductora del GEN, tuvo un marco similar en alguno de sus anteriores actos. 

Es que nada falló en la logística del evento. Cuando ella entró, las luces rojas y blancas -los colores del GEN- brillaron. Se paró frente a las miles de personas y volvió a reiterar lo que viene diciendo desde un tiempo hasta parte cuando se la consulta sobre por qué decidió juntarse con el espacio de Sergio Massa. “Primero preguntemos si hay otro lugar para estar”, soltó la diputada a modo de respuesta. 

Massa agradeció a los progresistas, a los radicales que no quieren ser parte de un gobierno que gobierna para ricos y a los peronistas. El ex intendente de Tigre, que viene del PJ, saludó “a los peronistas que levantan las banderas”, en contraposición a “los que levantan casusas judiciales en Comodoro Py”.

Y ahí fue cuando habló de Cristina Fernández de Kirchner, la única dirigente que mencionó. No nombró ni al presidente Mauricio Macri, ni a la gobernadora María Eugenia Vidal durante los 15 minutos que duró su discurso. Massa eligió confrontar con CFK. “Terminamos con el sueño de Cristina eterna”, recordó. Hablaba de cuando rompió con el Frente para la Victoria para crear el Frente Renovador, ir a las elecciones y ganarle al por entonces oficialismo. “En 2013 nos querían imponer la idea de Cristina eterna y tuvimos el valor de frenarla, si vuelve a aparecer vamos a volver a frenarla”, gritó Massa frente a un estadio de levantaba temperatura. 

También dijo que no quiere un gobierno que gobierne para ricos. Algo que también sostuvo Stolbizer. La líder del GEN le agregó un pulso analítico a la cosa cuando explicó que “los populistas proponen medidas de corto plazo”, y que el progresismo “cree que es necesario trabajar en conjunto”; sumando además que “hay cuestiones que no se negocian, como el la honestidad”.

Sobre este punto Massa desplegó parte de su esencia. Bajó el discurso de la calle moldeada para referirse a "gobierno de chorros”. 

Ambos pidieron saltar la polarización, mencionaron la palabra grieta en más de una oportunidad, pidiéndoles a los presentes “salir de la trampa”. 

“Vení, anímate”, le dijo el líder del Frente Renovador a su par del GEN. 15 minutos duró el discurso del diputado que este año vence mandato. No hubo señales de candidaturas claras, salvo la de Felipe Solá que antes de subir al escenario habló con la prensa y confirmó que busca renovar su banca cuatro años más. 

“Vení, anímate, anímense todos”, volvió a pedir Massa y enfiló para el pasillo principal que había entre las sillas. Empezó a caminar entre la gente, con su esposa, Malena Galmarini,  Margarita y el resto de los intendentes, legisladores y referentes del espacio que lo seguían detrás. Llegó a un cuadrilátero casi en el centro del estadio, se subió y una cantidad de luces de led se encendieron. Massa y el Frente Renovador, Stolbizer y el GEN ya estaban preparados para dar la pelea. Sonó la canción de Axel, “Somos Uno” y una tormenta de papeles celestes y blancos inundó el ambiente. Era el aviso que el acto había terminado. “A mí me gustaba más la otra canción”, dijo una señora leal al tigrense, sin explicitar de qué tema hablaba, antes de levantarse de su asiento para emprender el regreso a casa. 

 

Massa-Stolbizer, un lanzamiento showtime sin fuertes definiciones 

El líder del Frente Renovador remarcó que hay que salir de la grieta. Dijo que si CFK vuelve la van a frenar. No estuvo De la Sota. Stolbizer, sorprendida por la cantidad de gente.  

“Somos parte de la solución y no de los problemas del país”, dijo el diputado nacional por el Frente Renovador, Sergio Massa, en el día de la patria y frente a un colmado estadio de corte norteamericano; el Direct TV Arena, en Tortuguitas. Este 25 de mayo de 2017, el Frente Renovador y el GEN dejaron atrás su acuerdo de agenda legislativa en común para avanzar en un espacio político que llegará unido a las próximas elecciones de medio término. En esa formalización, Massa parece haber perdido un aliado no menor, el cordobés José Manuel De la Sota, ausente en el puntapié de “Nació 1 País”, el slogan que rotuló el acto. Fue una celebración prolijamente cuidada, sin fisuras, con color, ordenada y breve. Una fusión de sectores populares con intelectualidad progresista; pero sin nada que no hayan dicho antes ni Massa ni Margarita Stolbizer.

El ex candidato presidencial por el Frente Renovador, cerró el acto. Antes habló su confirmada socia Stolbizer. La diputada nacional se asombró al ver un estadio cubierto repleto, lleno de banderas de argentinas y camisetas de la selección de fútbol que agitaban su nombre. “Olé, olé, olé, olé, Marga, Marga!”, fue el recibimiento que la gente -en su mayoría militantes del Frente Renovador- le brindó. Una de las primeras reflexiones de la diputada fue: “Hace un rato le dije a Sergio, ‘ya está’”. Stolbizer estaba feliz. Difícilmente, como conductora del GEN, tuvo un marco similar en alguno de sus anteriores actos. 

Es que nada falló en la logística del evento. Cuando ella entró, las luces rojas y blancas -los colores del GEN- brillaron. Se paró frente a las miles de personas y volvió a reiterar lo que viene diciendo desde un tiempo hasta parte cuando se la consulta sobre por qué decidió juntarse con el espacio de Sergio Massa. “Primero preguntemos si hay otro lugar para estar”, soltó la diputada a modo de respuesta. 

Massa agradeció a los progresistas, a los radicales que no quieren ser parte de un gobierno que gobierna para ricos y a los peronistas. El ex intendente de Tigre, que viene del PJ, saludó “a los peronistas que levantan las banderas”, en contraposición a “los que levantan casusas judiciales en Comodoro Py”.

Y ahí fue cuando habló de Cristina Fernández de Kirchner, la única dirigente que mencionó. No nombró ni al presidente Mauricio Macri, ni a la gobernadora María Eugenia Vidal durante los 15 minutos que duró su discurso. Massa eligió confrontar con CFK. “Terminamos con el sueño de Cristina eterna”, recordó. Hablaba de cuando rompió con el Frente para la Victoria para crear el Frente Renovador, ir a las elecciones y ganarle al por entonces oficialismo. “En 2013 nos querían imponer la idea de Cristina eterna y tuvimos el valor de frenarla, si vuelve a aparecer vamos a volver a frenarla”, gritó Massa frente a un estadio de levantaba temperatura. 

También dijo que no quiere un gobierno que gobierne para ricos. Algo que también sostuvo Stolbizer. La líder del GEN le agregó un pulso analítico a la cosa cuando explicó que “los populistas proponen medidas de corto plazo”, y que el progresismo “cree que es necesario trabajar en conjunto”; sumando además que “hay cuestiones que no se negocian, como el la honestidad”.

Sobre este punto Massa desplegó parte de su esencia. Bajó el discurso de la calle moldeada para referirse a "gobierno de chorros”. 

Ambos pidieron saltar la polarización, mencionaron la palabra grieta en más de una oportunidad, pidiéndoles a los presentes “salir de la trampa”. 

“Vení, anímate”, le dijo el líder del Frente Renovador a su par del GEN. 15 minutos duró el discurso del diputado que este año vence mandato. No hubo señales de candidaturas claras, salvo la de Felipe Solá que antes de subir al escenario habló con la prensa y confirmó que busca renovar su banca cuatro años más. 

“Vení, anímate, anímense todos”, volvió a pedir Massa y enfiló para el pasillo principal que había entre las sillas. Empezó a caminar entre la gente, con su esposa, Malena Galmarini,  Margarita y el resto de los intendentes, legisladores y referentes del espacio que lo seguían detrás. Llegó a un cuadrilátero casi en el centro del estadio, se subió y una cantidad de luces de led se encendieron. Massa y el Frente Renovador, Stolbizer y el GEN ya estaban preparados para dar la pelea. Sonó la canción de Axel, “Somos Uno” y una tormenta de papeles celestes y blancos inundó el ambiente. Era el aviso que el acto había terminado. “A mí me gustaba más la otra canción”, dijo una señora leal al tigrense, sin explicitar de qué tema hablaba, antes de levantarse de su asiento para emprender el regreso a casa.