GIGANTE DEL E-COMMERCE

Jack Ma, dueño de Alibaba: cómo piensa el chino que cerró negocios con Macri

Histórico reprobado en universidades del mundo, creó un imperio de ventas on line. Asegura que “las computadoras se van a quedar con muchos empleos” y que el secreto del éxito es contratar mujeres.

Luego de haber tomado contacto el año pasado, el Gobierno argentino cerró finalmente un acuerdo con el gigante chino de e-commerce Alibaba para vender a través de esa firma productos frescos, vinos y carnes. Jack Ma, una oveja negra de los negocios, se reunió con el presidente de la Nación, Mauricio Macri, para ponerle rúbrica a un convenio que iniciará como prueba piloto. A pesar de sus limitaciones educativas y de aprendizaje, Ma es un persistente, lo que lo llevó a transformarse en la fortuna más grande de China, con U$S 30 mil millones en sus cuentas. “No soy bueno con los números, nunca estudié administración y hasta la fecha no puedo leer un reporte de contabilidad”, se sinceró en sendas entrevistas y contó que llegó a sacar un 1 de calificación en la sección matemáticas de su examen de admisión en universidades como Harvard (donde lo rechazaron 10 veces).

 

Los que intercambiaron conceptos con él en Buenos Aires contaron a Letra P que es un entusiasta, con escasa preparación pero mucha iniciativa. Luego de verse con Macri en La Rosada, el empresario expuso en el auditorio del Ministerio de Ciencia y Técnica, en un evento organizado por el Gobierno y respaldado por el ministro Lino Barañao. En este escenario dejó ver algunos de los lineamientos de su filosofía que van más allá de la perseverancia. “Durante 18 años, jamás dejamos de intentarlo”, aseguró en relación a los repetidos traspiés que tuvo su compañía, que estuvo al borde de la quiebra y estalló luego de una recuperación relámpago que la llevó a cotizar en las Bolsas internacionales. El mensaje de “intentar” entusiasmó incluso a Mariano Mayer, secretario de Emprendedores y Pymes de Nación, que posteó el mensaje en su cuente a de Twitter acompañado de una selfie con Jack Ma.

 

"En 20 años la gente trabajará sólo 4 horas por día y le seguirá pareciendo q es mucho tiempo", fue otra de las frases que dejó el chino, quien reconoció que uno de sus mejores negocios fue vender 170 millones de camisetas de Lionel Messi sólo en un año y a través de su plataforma. Ante el auditorio del ministerio agregó que “las computadoras no se enojan, se acuerdan de todo, no descansan. Se van a quedar con muchos empleos”, afirmación que no cayó demasiado simpática en el marco de un ámbito que busca aplicarlas no precisamente en ese sentido.

 

Hubo momentos también para cuestionar las deficiencias de la Internet en Argentina. Para Ma es “cara y lenta”, lo que “deja generaciones enteras desconectadas del mundo”. En esta especie de decálogo de un rara avis de los negocios, precisó también que “uno de los secretos del éxito de Alibaba es que más del 49% son mujeres y más del 33% son gerentes superiores". Asimismo, consideró que hay que poner atención “en el cliente porque se quedará contigo si lo tratas bien. No puedo asegurar lo mismo del accionista."

 

Su visión es curiosa respecto a qué tipo de empresas pueden empujar negocios grandes. Ma es un cultor de las pymes, un sector de los más golpeados en Argentina. De hecho, este acuerdo que además recibió la firma del titular de Producción, Francisco Cabrera, le servirá al país para fomentar mayor comercio en economías regionales, sobre todo en materia vitvinícola.

 

Alibaba es uno de los 20 sitios más visitados del mundo y Ma es un emprendedor de nueva generación que cree que Internet es el mayor canalizador de negocios del mundo. Para él, en 10 años el 90% de los negocios van a correr sobre Internet.

 

Ma no vino solo. Lo acompañó Michael Evans, presidente del Grupo Alibaba, quien señaló que “Argentina es uno de los mejores productores de vino y alimentos del mundo y los consumidores chinos tienen un creciente interés por adquirir alimentos frescos y productos de calidad internacional. Los beneficiarios finales serán los comerciantes, especialmente, las pequeñas y medianas empresas, que tendrán acceso a oportunidades comerciales internacionales sin precedentes a través de las plataformas de Alibaba".

 

El dueño de Alibaba se crió en el comunismo, en la ciudad china de Hangzhou. Recién en 1999, con 35 años, creó la firma con un capital inicial de sólo U$S50.000. Su inicio fue con empresas chinas, para darles un canal seguro de ventas. En los tres primeros años la compañía no tuvo ingresos. Pero se sostuvo de todos modos. Hoy Alibaba representa el 80% del e commerce en China, y tiene ventas mayores que los gigantes estadounidenses Amazon e E Bay.

 

“Hay que contratar a menores de 30 años, que son nativos de Internet”, apuntó casi en el cierre del evento en Ciencia y Técnica.  Y dejó otra máxima que muestra su perfil: "No conseguí convencer a ningún 'exitoso'. Los 'exitosos' suelen creer q se las saben todas.". Su empresa se creó sin financiamiento y a espaldas de Silicon Valley.

 

 

Toto Caputo y la misión de mantener el modelo
Toto Caputo hace malabares para afrontar el pliego de condiciones del FMI

También te puede interesar