Cambiemos

Luces y sombras del comisario Perroni, el nuevo jefe de la Policía bonaerense

El reemplazante de Pablo Bressi tuvo un largo derrotero por diversas departamentales. Cosecha críticas y elogios. El cortocircuito político en Mar del Plata. La salida repentina de Lanús. CV y DDJJ.

Tras la salida de Pablo Bressi de la jefatura de la Policía bonaerense, el comisario general Rubén Fabián Perroni llega a ese cargo con las cucardas vidalistas de haber estado al frente del Operativo Sol “más exitoso de la historia”, según se etiquetó desde el Ministerio de Seguridad al mando de Cristian Ritondo. Sin embargo, el nuevo jefe de la fuerza provincial no sólo cosecha elogios sino también críticas en diversos distritos por donde pasó durante los últimos años.

 

En Mar del Plata, donde se desempeñó durante casi dos años como titular de la DDI local, Perroni fue cuestionado en su breve paso por la Departamental por el Sindicato de Peones de Taxis, que reprochó “la falta de interés demostrada” por el jefe policial ante el reclamo por mayor seguridad para los trabajadores del sector. En ese entonces, se apuntó que el titular de la Departamental “no ha accedido a mantener reuniones con la representación de este Sindicato a pesar de la solicitud realizada por la organización gremial”.

 

Como contrapartida de esto, en el Foro de Seguridad marplatense, destacaron la labor del flamante jefe de la Bonaerense durante su paso por el distrito: “En el tiempo en que estuvimos trabajando con él, siempre tuvimos una muy buena recepción, siempre nos ha recibido, nos atendió y se ocupó de nuestros planteos”, señaló a Letra P la presidenta de dicho foro, Mónica Rizzo, quien sintetizó que, en esos tiempos, existió una “excelente relación” entre las partes.

 

Desde ese ámbito, se deslizó que la pronta salida de Perroni de la Departamental (sólo estuvo de febrero a junio de 2012 en ese cargo) se debió a un “cortocircuito político” con el intendente de ese entonces, Gustavo Pulti. El manejo operativo de la fuerza en el orden local, habría sido uno de los desencadenantes de la acelerada renuncia.

 

Rubén Fabián Perroni – Foja de Servicio
Formado en el Liceo Policial, en los ‘90 se desempeñó en la comisaría Novena de La Plata y más tarde en la División Delitos Económicos de la Policía bonaerense. A partir de 2006, se asentó en Lomas de Zamora, primero al frente de la comisaría Cuarta y, a partir de octubre de 2009, como jefe de Policía de Seguridad de Lomas de Zamora Norte.
En abril de 2010, fue designado director de la DDI de Mar del Plata, cargo que mantuvo hasta febrero de 2012, cuando se lo nombró al frente de la Jefatura Departamental de esa ciudad balnearia. Aquí, tuvo una breve gestión que sólo se extendió por cuatro meses. En junio de ese año, recaló en la Jefatura Departamental de Almirante Brown. En 2013, se desempeñó como titular de la Departamental San Isidro.
En noviembre de ese año, fue trasladado a la Departamental Lanús por disposición del entonces flamante ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados. Sin embargo, aquí tampoco llegó a cumplir un año al mando. En junio de 2014, renunció al cargo. Ya en 2015, desembarcó como interventor de la flamante Departamental Luján-Rodríguez, surgida de la última reestructuración de la fuerza.
Hacia fines de ese año, fue nombrado por la actual administración provincial como segundo de Pablo Bressi en la fuerza. Con 52 años, esta semana se convierte en el nuevo jefe de la Policía bonaerense.


En Lanús, voces del distrito consultadas por este medio etiquetaron el también breve paso de Perroni por la comuna como “muy negativo”. “Siguió multiplicándose el delito, con un total descontrol de la Policía. No hubo autoridad”, fustigó una de las fuentes abordadas, que prefirió mantenerse en reserva.

 

El aumento de los índices delictivos fue una de las razones que trascendieron extraoficialmente de su salida de Lanús, donde también se habló de “una desarticulación” del trabajo con el Foro de Seguridad a causa de una gestión “anárquica” del otrora jefe de la Departamental que, afirmaron, engrosó las falencias de un sistema “desbordado”. Consultado por Letra P al respecto, quien era intendente de Lanús en ese periodo, el actual senador bonaerense Darío Díaz Pérez, se limitó a definir a Perroni como “una buena persona”.

 

En Lomas de Zamora, donde se desempeñó durante varios años, Perroni también divide las aguas entre quienes lo cuestionan y los que valoran su paso. Sin embargo, uno de los antecedentes más polémicos del hoy jefe de la Bonaerense no radica en su rol como jefe policial, sino en sus primeros años como oficial. En 1997, fue imputado en una causa por torturas en la que se lo investigó cuando ejercía funciones en la comisaría Novena de La Plata.

 

 

Declaración Jurada Patrimonial
Como número dos de la fuerza, Fabián Perroni declaró bienes por poco más de un millón de pesos, conformados, entre otras cosas, por una propiedad en La Plata valuada en $ 444.620, un auto de casi $200 mil y ahorros por $ 300 mil. Cobraba, en su cargo saliente, un salario de $ 37.230.
Toto Caputo en Vaca Muerta. El ministro de Javier Milei llegó a Neuquén y le hizo un guiño al gobernador Rolando Figueroa ante el BID.
Rodrigo de Loredo y Luis Juez entienden que es un mal momento para separar sus estrategias políticas en Córdoba.

También te puede interesar