Fútbol y política

Larreta y el kirchnerismo festejan la reelección de Blanco en Racing

Venció a Matías Eurenkian y a Leandro Rodríguez Heiva. El jefe de Gobierno porteño lo había respaldado en los últimos días.

Víctor Blanco se impuso este domingo en las elecciones de Racing Club de Avellaneda con el 62% de los votos y seguirá al frente de la conducción dirigencial en la institución que preside desde el 2013, cuando asumió la conducción de manera interina. Esta vez enfrentó la lista encabezada por Matías Gainza Eurnekian, sobrino del reconocido empresario Eduardo Eurnekián y una tercera lista que llevó como candidato a Leandro Rodríguez Leiva. Con una baja participación de socios, Blanco ganó sin mayores problemas y con el respaldo político del PRO y de un sector del kirchnerismo. 

 

Como anticipó Letra P, en la previa Blanco se encaminaba a una reelección. Días antes a los comicios celebrados este domingo el presidente recibió el apoyo del Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta reconocido hincha de la institución blanquiceleste que atraviesa una meseta futbolística: se fue el director técnico, Diego Cocca, quedó fuera de todas las competiciones sudamericanas y perdió el clásico contra Independiente semanas atrás, que además presentó un equipo suplente. Como fuera, dirigencialmente Blanco fue ratificado por sus socios. 

 

Y no solo por los hinchas también recogió algunos respaldos de peso político. "Hace unos pocos años, cuando Víctor Blanco se hizo cargo de la presidencia del club, estábamos en un momento muy crítico, endeudados y peleando el descenso. Pero Racing cambió. Y la tarea que realizó Víctor con todo el equipo ha hecho que hoy seamos un club sólido, estable y con muchas perspectivas positivas para el futuro", decía el mail que los socios de Racing habilitados para votar y con domicilio en la capital federal recibieron el martes de la semana pasada. El remitente era Rodríguez Larreta. 

 

"Con Víctor no solo compartimos el amor por Racing, también compartimos el valor del trabajo en equipo y la convicción de que siempre se puede mejorar cuando se hacen las cosas con seriedad. Por eso, te invito a que este domingo 10 de diciembre vayas a votar y que apoyes a Víctor Blanco para que sigamos construyendo un Racing cada día más grande", cerraba el correo del alcalde macrista. 

 

Pero en medio de la campaña legislativa, la dirigencia de Racing jugó fuerte. Le alquiló el Estadio Juan D. Perón a Unidad Ciudadana para el cierre de campaña de Cristina Fernández de Kirchner. Conocidos son sus vínculos el kirchnerismo cuando CFK era presidenta de la Nación. Ese doble juego del presidente reelecto es una de las virtudes que le destacan. 

 

 

 

La historia marca que en 2014, cuando Blanco ganó formalmente la elección tras asumir de urgencia -en el marco de la explosión en la comisión directiva que le puso fin al gobierno de Gastón Cogorno y Rodolfo Molina-, le abrió las puertas al kirchnerismo incorporando a Santiago Quintana, quien trabajaba como coordinador en la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación; y en esa misma CD ya estaba Gabriel Astarloa, actual procurador general de la Ciudad de Buenos Aires, cercano al PRO. 

 

Este domingo volvió a ganar. Consiguió el 62% de los votos, 4592 contra los 2056 que cosechó Eurnekián y los 706 de la tercera lista. 

 

El Gobierno relaja los controles de seguridad en los trenes
dichiara: el peronismo tiene que discutir un programa para sacar a la argentina de la crisis

También te puede interesar