07|5|2021

C5N, fase II: operación salvataje por las joyas de Cristóbal

08 de noviembre de 2017

08 de noviembre de 2017

Hadad, Belocopitt-Vila y Fontevecchia mantuvieron reuniones con el financista Rosner para una negociación por el canal y las radios de Indalo. El plan para un acuerdo fiscal y laboral.

Mientras los medios del Grupo Indalo atraviesan un complejo momento por los incumplimientos salariales y laborales del presunto nuevo comprador, empezó a verse una segunda jugada de empresarios detrás de la crema del negocio que abandonó Cristóbal López: el canal de cable C5N y el paquete de radios que integran Pop, Mega, Radio 10 Vale. Desde un primer momento, Ignacio Rosner, una de las cabezas visibles del fondo golondrina OP Investments, les manifestó a los lugartenientes de López y Fabián De Souza el desinterés por los medios de comunicación. El misterioso conglomerado de capitalistas extranjeros llegó con la intención de quedarse sólo con la petrolera Oil y la constructora que otrora manejó López. Así las cosas, iniciaron una especie de road show con empresarios locales para ofrecer el canal y las radios, con la idea de hacer un acuerdo posible. Fuentes dela operación contaron a Letra P que en las últimas dos semanas, Rosner y los abogados de OP mantuvieron encuentros con Daniel Hadad (el dueño de Infobae y el empresario que le vendió a López esos activos, obligado por el kirchnerismo); el tándem Daniel Vila (Grupo América) y Claudio Belocopitt (dueño de la prepaga Swiss Medical y socio de Vila en América); y el propietario de Editorial Perfil, Jorge Fontevecchia.

 

La primera intención de Rosner y compañía fue tratar de convencerlos de hacerse cargo de la totalidad del holding que contiene las sociedades de medios, denominado South Media Investments S.A. Dentro de esto aparecen desde C5N y las radios, pasando por los diarios (El Patagónico y Ámbito Financiero); el canal CN23; y las productoras (PPT e Ideas del Sur). Pero son pocos los que se le animan al paquete. Sí están dispuestos a analizar una compra selectiva, una operación que si bien requerirá una ingeniería compleja, podría contar con aval oficial y de los acreedores (AFIP y los abogados que patrocinan a los ex empleados con juicios laborales, como Marcelo Longobardi).

 

 

 

En el Gobierno y en el fisco entienden que, a diferencia de lo que ocurre hoy con Rosner y OP, la aparición de una cara visible con la cual negociar el cumplimiento de las deudas podría redundar en consideraciones como planes de pago. Sólo en concepto de deudas con AFIP, Indalo tiene más de 8.000 millones de pesos por impuestos al combustible. A eso hay que sumar los casi 40 millones de dólares que suponen los juicios laborales incumplidos. En paralelo, en Cambiemos saben que resuelto este frente, seguirán la guerra judicial con Cristóbal López en el ámbito penal.

 

 

EL RECLAMO DE LOS TRABAJADORES
Luego de que se corriera Cristóbal López y asumiera OP, los trabajadores de los medios empezaron a cobrar el salario en cuotas, situación que denunciaron públicamente. La comisión gremial interna de Ámbito Financiero fue notificada por la empresa de que el pago de los sueldos sería fraccionado en tres cuotas, la última de ellas a cobrar recién el 21 de noviembre. Recién este miércoles depositaron un tercio del salario. En C5N y las radios se dispuso un estado de alerta y movilización por el no pago de los sueldos. Decidido tras una asamblea.

 

La aparición de nuevos jugadores, conocidos en este negocio, permite además tratar y negociar las joyas de Cristóbal con personajes sobre los cuales no pesa una inhibición, como si ocurre con los presuntos nuevos compradores del Grupo Indalo.

 

En esas reuniones con Rosner, el único que elevó una propuesta formal fue Fontevecchia. Propuso mudar las radios y C5N al edificio del diario Perfil en Barracas, unos 19.000 metros cubiertos. Y poner en venta los inmuebles palermitanos donde funcionan hasta hoy. Según los números que se manejan, el edificio de las radios está valuado en 2,5 millones de dólares y el del canal en otros 18 millones. Con ese dinero, cumpliría con el pago de las deudas de AFIP. Fue el propio Fontevecchia quien blanqueó la oferta en una columna publicada hace unas semanas en Perfil.

 

Por el lado de Vila-Belocopitt y Hadad, no hay a priori intención de desembolsos en dinero. “Vinieron a escuchar”, cuentan las fuentes del grupo. Entienden, sí, que Vila tiene el expertisse en medios y Belocopitt una espalda financiera que le permite garantizar ciertos acuerdos. Con Hadad, en tanto, la situación es especial. Cuentan que todavía dentro del grupo hay gente que le responde directamente y que pide a gritos su regreso.