11|5|2022

El joven militante alfonsinista que se transformó en delfín de la ola Cambiemos

09 de octubre de 2017

09 de octubre de 2017

El flamante gobernador, candidato de Macri, se inició en la política con apenas 15 años. Fue ministro de Gobierno de Colombi, que lo designó su sucesor. La Casa Rosada le dio un fuerte empujón. 

CORRIENTES (Enviada) Todavía no había cumplido los 15 años cuando empezó a militar en el radicalismo, embelesado por la figura de Raúl Alfonsín. Gustavo Valdés se lanzó a la política antes del retorno de la democracia y alcanzó, 34 años más tarde y después de pasar por diferentes cargos públicos, el máximo cargo de poder en su provincia, Corrientes. Cruzada en la que contó con el apoyo de su mentor, el gobernador Ricardo Colombi, y el del presidente Mauricio Macri.

 

"Me preparé mucho tiempo, trabajé mucho y estudié mucho para llegar acá", decía Valdés el jueves 5 en su cierre de campaña, en la ciudad de Ituzaingó, donde vivió hasta los 18 años. Desde que nació, en la ciudad de Corrientes, el 15 de octubre de 1968, Valdés respiró política. Su madre, Juana Mosqueda, fue concejal por el peronismo de Ituzaingó. Su padre, Manuel Valdés, dos veces intendente por el radicalismo en la misma ciudad. Sus dos abuelas también se interesaron por la política: una de la mano del Partido Autonomista y otra con el justicialismo que lideraba, a nivel local, el ex gobernador correntino Julio Romero. En 1997, su tío, Octavio Valdés, le ganó a su madre la disputa por la intendencia.

 

 

Criado en ese contexto, Valdés fue presidente del Centro de Estudiantes de su colegio y militó en la Juventud Radical y la Franja Morada. Se recibió de abogado en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste y, entre 1997 y 2001, fue Jefe de la delegación Corrientes de la Dirección Nacional de Migraciones. En 2005 fue electo concejal de la capital correntina.

 

Cuatro años más tarde, cuando Ricardo Colombi asumió como gobernador de la provincia, aún como socio político del kirchnerismo y con Cristina Fernández de Kirchner como presidenta, Valdés juró como ministro de Gobierno de Corrientes, lugar en el que fue blanco de varias denuncias, entre ellas, una de la hermana Marta Pelloni, que lo vinculó con el negocio de la prostitución.    

 

Ya en 2013, con la bendición de Colombi y la alianza con el kirchnerismo rota, Valdes encabezó la lista de diputados nacionales de la alianza Encuentro por Corrientes (ECO), que se impuso en las elecciones legislativas con el 47,15 por ciento de los votos, frente al 42,70 del Frente para la Victoria (FPV), que encabezaba Carlos Rubin. Un mes antes, la Casa Rosada había apostado a llegar a la gobernación con su propio delfín, Carlos "Camau" Espínola, que perdió frente a Colombi por un estrecho margen de cinco puntos. La historia tiene una segunda vuelta, cuatro años después.

 

 

 

En Diputados, Valdés fue designado miembro del Consejo de la Magistratura, donde asumió en lugar del cordobés Oscar Aguad, interventor de Corrientes entre 1999 y 2001. Aguad fue procesado por una defraudación de 60 millones, pero la causa fue archivada por la Corte Suprema en 2014.

 

En julio de 2017, tras una larga indefinición y expectativa sobre quién sería el candidato a gobernador, Colombi lo ungió como sucesor. Bajo el ala del gobernador y con un fuerte impulso del Gabinete nacional, que viajó en pleno a la provincia para apuntalar su campaña y señalarlo como el hombre con quien el presidente Macri, Valdés cumplió este domingo el sueño que acunó hace más de 30 años.