X
La Cámara Federal de La Plata aceptó la apelación del Gobierno al fallo que frenó el aumento. El máximo tribunal deberá decidir si es o no constitucional. Mientras, sigue frenado el incremento.
Redacción 04/08/2016 14:37

El presidente Mauricio Macri deberá profundizar el operativo seducción que ya había iniciado con la Corte Suprema de Justicia: la Cámara Federal platense aceptó este jueves la apelación del Gobierno contra el fallo que frenó el aumento del gas, una medida estratégicamente central para la Casa Rosada, y será el máximo tribunal el que defina si la iniciativa oficial, nacida de la decisión fundacional de la administración Cambiemos de quitarles los subsidios a los servicios esenciales, es o no constitucional. Mientras tanto, el nuevo cuadro tarifario seguirá suspendido.

En el fallo, la Sala II de la Cámara platense aceptó el recurso extraordinario del Gobierno bajo “efecto devolutivo”, por lo que la sentencia que suspendió el aumento en el gas regirá hasta que se defina el fondo de la cuestión.

Ahora, el máximo tribunal de justicia del país deberá resolver el caso que se inició el 7 de julio, cuando la Cámara platense declaró “nulas” las resoluciones 28 y 31 del Ministerio de Energía y Minería, que dispusieron la suba, y ordenó “retrotraer” la situación tarifaria “a la existente previamente al dictado” de esas normas.

Cuatro días después de esa medida judicial, el Gobierno decidió aplicar un tope de 400% (para usuarios residenciales) y 500% (para comercios y empresas) a los aumentos, en una maniobra que se entendió como un gesto orientado a convencer a la Corte de que se trata de una medida razonable. En el anuncio de esa restricción, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, volvió a instar a los argentinos a cambiar sus hábitos de consumo de energía con un razonamiento destacado: "Cuanto menos consumas, más baja va a ser tu factura".

Esa misma semana, el presidente Macri se reuniría en la Casa Rosada con el titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, un encuentro que fue severamente cuestionado.

También en esa semana, el jefe de Estado, en su cruzada por el ahorro de energía, pidió a la población que no ande "en patas y en remera" dentro de los hogares y contó la anécdota de cuando, en plena campaña, un vecino porteño lo atendió "en musculosa, short y ojotas" a pesar de que él estaba "con sobretodo, muerto de frío".

El tarifazo se ha convertido en el principal dolor de cabeza para el Gobierno y en una obsesión para el Presidente. A pesar de las sucesivas marchas y contramarchas, de la admisión de los errores de cálculo, de la catarata de medidas judiciales que frenaron primero parcialmente y luego en todo el país los aumentos, la Casa Rosada se mantiene firme en su postura de presentar esta medida como "dolorosa" pero "inevitable". 

El domingo pasado, salió al cruce de este argumento la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Y aportó datos: dijo que la quita de retenciones a las exportaciones del campo implicaron una pérdida de 128 mil millones de pesos para el Estado, que antes destinaba la mitad de ese monto (65 mil millones) a subsidiar las tarifas de los servicios básicos. Es decir que los aumentos eran evitables, a juicio de la ex mandataria, 

 

El tarifazo del gas, medida clave para Macri, quedó en manos de la Corte

La Cámara Federal de La Plata aceptó la apelación del Gobierno al fallo que frenó el aumento. El máximo tribunal deberá decidir si es o no constitucional. Mientras, sigue frenado el incremento.

El presidente Mauricio Macri deberá profundizar el operativo seducción que ya había iniciado con la Corte Suprema de Justicia: la Cámara Federal platense aceptó este jueves la apelación del Gobierno contra el fallo que frenó el aumento del gas, una medida estratégicamente central para la Casa Rosada, y será el máximo tribunal el que defina si la iniciativa oficial, nacida de la decisión fundacional de la administración Cambiemos de quitarles los subsidios a los servicios esenciales, es o no constitucional. Mientras tanto, el nuevo cuadro tarifario seguirá suspendido.

En el fallo, la Sala II de la Cámara platense aceptó el recurso extraordinario del Gobierno bajo “efecto devolutivo”, por lo que la sentencia que suspendió el aumento en el gas regirá hasta que se defina el fondo de la cuestión.

Ahora, el máximo tribunal de justicia del país deberá resolver el caso que se inició el 7 de julio, cuando la Cámara platense declaró “nulas” las resoluciones 28 y 31 del Ministerio de Energía y Minería, que dispusieron la suba, y ordenó “retrotraer” la situación tarifaria “a la existente previamente al dictado” de esas normas.

Cuatro días después de esa medida judicial, el Gobierno decidió aplicar un tope de 400% (para usuarios residenciales) y 500% (para comercios y empresas) a los aumentos, en una maniobra que se entendió como un gesto orientado a convencer a la Corte de que se trata de una medida razonable. En el anuncio de esa restricción, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, volvió a instar a los argentinos a cambiar sus hábitos de consumo de energía con un razonamiento destacado: "Cuanto menos consumas, más baja va a ser tu factura".

Esa misma semana, el presidente Macri se reuniría en la Casa Rosada con el titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, un encuentro que fue severamente cuestionado.

También en esa semana, el jefe de Estado, en su cruzada por el ahorro de energía, pidió a la población que no ande "en patas y en remera" dentro de los hogares y contó la anécdota de cuando, en plena campaña, un vecino porteño lo atendió "en musculosa, short y ojotas" a pesar de que él estaba "con sobretodo, muerto de frío".

El tarifazo se ha convertido en el principal dolor de cabeza para el Gobierno y en una obsesión para el Presidente. A pesar de las sucesivas marchas y contramarchas, de la admisión de los errores de cálculo, de la catarata de medidas judiciales que frenaron primero parcialmente y luego en todo el país los aumentos, la Casa Rosada se mantiene firme en su postura de presentar esta medida como "dolorosa" pero "inevitable". 

El domingo pasado, salió al cruce de este argumento la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Y aportó datos: dijo que la quita de retenciones a las exportaciones del campo implicaron una pérdida de 128 mil millones de pesos para el Estado, que antes destinaba la mitad de ese monto (65 mil millones) a subsidiar las tarifas de los servicios básicos. Es decir que los aumentos eran evitables, a juicio de la ex mandataria,