CIUDAD BA

El massismo porteño cobija a Marangoni pero evita a Pepe: “Ni se lo nombró”

El presidente del BAPRO se muestra con dirigentes del Frente Renovador, pero el hermano del ex gobernador no encuentra por dónde ingresar.

El Frente Renovador porteño le abrió las puertas al ex titular del Banco Provincia y hombre de confianza de Daniel Scioli, Gustavo Marangoni, que se anota como candidato a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires. No obstante, los seguidores de Sergio Massa no exhibieron la misma apertura con el hermano del ex gobernador José “Pepe” Scioli.

 

Marangoni se acercó al massismo porteño de la mano de Pascual Albanese, un histórico dirigente peronista que simpatizó con el menemismo en la década del noventa. El ex funcionario bonaerense fue el invitado especial en una de las cenas que organizó la Peña Eva Perón en el restaurant Casa de Galicia a mediados de mayo. Albanese es quien coordina esa peña desde 2002, siempre con un perfil anti kirchnerista, y quien lo llevó a esa actividad en el barrio de Monserrat.

 

Además, apareció sorpresivamente en un acto por el aniversario del fallecimiento del ex presidente Juan Domingo Perón que organizó la agrupación Más Unidos Triunfaremos el último fin de semana.

 

Hace unos días se lo vio en una de las cenas de los martes en el Círculo Italiano, que organiza el ex diputado nacional y alfil de Eduardo Duhalde, Daniel “Chico” Basile, que desde hace meses asesora al ex intendente de Tigre.  Por esa mesa pasan todas las semanas dirigentes políticos, periodistas, funcionarios y ex funcionarios.

 

Lo curioso es que en el Frente Renovador porteño no existe una mesa política que aglutine a todos los sectores: hay distintas agrupaciones que conviven bajo el paraguas de Massa pero tienen poca vinculación entre sí. El sector de Albanese y Basile le abrió las puertas a Marangoni, como también lo hicieron el diputado nacional Horacio Alonso y el legislador porteño Javier Gentilini, que empujan por el ingreso formal y su blanqueo como figura representativa del espacio en la Ciudad. También hay quienes piden por Alberto Fernández, posible cabeza de lista para la Cámara baja.

 

Sin embargo, los otros bandos dudan de incorporar a ex figuras del gobierno kirchnerista. Esa tensión abrió dos líneas claras dentro de la catarata de agrupaciones massistas: aceptar y cobijar a ex funcionarios del FpV o rechazar su presencia. Quienes integran el segundo grupo entienden que el ex presidente del BAPRO es “neutro”. “Marangoni es neutro: ni resta, ni suma”.

 

Distinta es la situación con Pepe Scioli, quien pide pista pero no le devuelven la gentileza. “Ni se lo nombró”, aseguran fuentes del Frente Renovador capitalino.

 

El mismo argumento de “venta” que usa el hermano del ex vicepresidente de Néstor Kirchner para sumarse al armado del FR es el que citan los massistas para dejarlo afuera: portación de apellido. Si bien Scioli podría ser un apellido que arrastre votos, el propio Massa se ha cansado de repetir que el ex motonauta “fue el peor gobernador desde 1983”.

 

Además, Pepe carga con un historial de derrotas que nadie quiere experimentar: en 2011 fracasó como candidato a senador nacional y dos años más tarde repitió como aspirante a la Cámara alta provincial.

 

Eduardo Vischi, jefe del bloque UCR del Senado, complica la aprobación de la ley ómnibus. 
Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de Javier Milei.

También te puede interesar