Fútbol y política

La mano de Macri en la AFA terminó de quebrar la relación entre Tinelli y Lammens

La historia detrás de las traiciones del presidente de San Lorenzo al conductor de ShowMatch, que pueden dejar el club a la deriva. La guerra de egos y el objetivo 2019.

Tinelli y Macri estuvieron en boca de todos. El snapchat, los trolls, las imitaciones y los cruces tuiteros se llevaron en los últimos días horas de televisión y de radio, kilos de papeles de diario y portadas enteras en medios nacionales. El conductor de ShowMatch es hábil, entiende el juego a la perfección y se mueve como pez en el agua en este contexto de histeria y locura generalizada, liderando el prime time y bajando línea explícitamente o de la forma más sutil: se peleó con el Presidente de la Nación, pero enseguida terminó a los besos. Paralelamente protagoniza otra novela con su socio deportivo, Matías Lammens, que se profundizó hasta el límite en las últimas semanas y que puede desembocar en un final poco feliz. El hartazgo por el caos institucional en AFA y la disputa política en 2019 -en el marco de la estrategia ganadora del Gobierno nacional en calle Viamonte- fue el jaque mate para la relación entre el uno y el dos de San Lorenzo.

 

Esa es otra pelea más interna y que puede ser causante de una debacle total en el club de sus amores. La relación de Tinelli con el presidente de la institución, Lammens, está rota, y paradójicamente mucho tiene que ver Mauricio Macri. Indirectamente, la violenta intromisión del Gobierno nacional en el desconcierto de la Asociación del Fútbol Argentino echó más leña al fuego al vínculo entre las dos cabezas más importantes del club del Papa Francisco y amenaza seriamente la armonía del día a día en Boedo.

 

Si bien es cierto que los chispazos entre ambos pesos pesados en la institución del Bajo Flores data de antes, toda la novela en AFA que dejó truncas las intenciones que tenían allí dentro, profundizó el cortocircuito. Desde que Lammens comenzó a jugar fuerte con los presidentes de Boca -Daniel Angelici-, River -Rodolfo D'Onofrio- y Racing -Víctor Blanco-, maduró el fin de lo que quedaba de buena relación con Tinelli. Allí se le termina de dar vuelta, porque sorpresivamente empezó a hablar mal de él una y otra vez en las reuniones privadas, ninguneándolo. Para los presentes fue una sorpresa, porque Lammens en realidad se metió en AFA como enviado de Tinelli, como su interlocutor.

 

Es que el tiempo fue pasando y le fue tomando el gustito a esa rosca. Lammens se creyó que contaba con todo el apoyo del Gobierno para quedar como presidente de la Superliga que nunca fue. Y en ese juego, se nubló. "Macri lo dejó en offside", coinciden varios allegados a la interna de la casa madre del fútbol argentino. El creador de VideoMatch se había hartado del laberinto que significó meterse en la pelea por ocupar el sillón del fallecido Julio Grondona, se fue de vacaciones y ahí Lammens comenzó a ver otra película.

 

El papelón del 38 a 38 en el predio de Ezeiza fue el inicio de una serie de capítulos insólitos que terminaron de expulsar a Tinelli de la contienda. Meses después nació la idea de la Superliga y el presidente de San Lorenzo se posicionó como el futuro CEO. Allí el macrismo aprovechó ese escenario, pero siempre teniendo en claro puertas adentro que guardaba bajo siete llaves la carta ganadora: el desembarco de la FIFA, el fin del sueño de Hugo Moyano de presidir la AFA, la elección del favorito del líder del PRO para comandar la comisión normalizadora -Armando Pérez- y, de esta forma, la exclusión total de la toma de decisiones de los históricos pesos pesados, como Claudio Chiqui Tapia y su Ascenso Unido, entre otros. De rebote, quedó afuera también Matías Lammens. "La jugada de Macri fue magistral", es la conclusión casi generalizada de quienes siguen de cerca el tema.

 

Entonces, hoy Tinelli y Lammens prácticamente ni se miran, porque están desgastados. Aquellas viejas internas políticas del armado de la primera lista para hacerse cargo de San Lorenzo tras el mandato inconcluso de Carlos Abdo, en agosto de 2012, fueron adquiriendo una mayor magnitud, hasta que con la AFA explotó todo. Lammens se metió en el mundo del fútbol con 31 años, cuando era un desconocido que solo había sido candidato a protesorero en una lista apoyada por Rafael Savino y que salió cuarta de seis opciones, en 2010. Después, una serie de decisiones que tienen que ver exclusivamente con lo futbolístico, también fueron atentando contra la relación entre ambos: las contrataciones de Juan Antonio Pizzi y Edgardo Bauza, ambos campeones, fueron ideas de Tinelli, contra la postura negativa de Lammens, contrariamente a lo que sucedió con el breve paso de Pablo Guede.

 

Hay un dato reciente que ilustra a las claras esta historia y es muy significativo para quienes transitan el día a día de San Lorenzo. La participación del equipo de básquet del club en la Liga Nacional, que fue un proyecto casi exclusivo de Tinelli y se consagró con el trofeo, recibió el vacío del comandante de la institución. En la fase final, cuando todo era fiesta, ni Lammens ni su gente fueron a las definiciones. Eso llamó la atención, porque si algo le reconocen al presidente es que siempre dio la cara y se mostró presente, no solo en las actividades del fútbol profesional. Todo un gesto.

 

Desde hace tiempo ya que los chispazos repercuten en la vida institucional. La Comisión Directiva comenzó a criticarlos por haberse ausentado producto de la puja por la AFA, y entonces en el microclima del club se generó un panorama incierto de cara a futuro, pensando en las elecciones de diciembre. Si finalmente deciden no participar en estos comicios, detrás de ellos hay una orfandad política tanto dentro del oficialismo como en la oposición, que es alarmante, según describen muchos socios. "Si Tinelli decide retirarse de la política del club, lo que queda es nada".

 

¿Y por qué se retirarían? Porque Tinelli se hartó y porque Lammens, como contó Letra P, quiere disputar otras elecciones, las de Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, en 2019. Si ambas situaciones se dan, lo que viene en el club es muy preocupante, anticipan hasta incluso dentro de la Comisión. La jugada de Macri con aroma a jaque mate en AFA también anuló a su "viejo amigo" y al socio de éste, que ya confiesa abiertamente y con resignación que cada vez que pasa por la esquina de Viamonte y Uruguay, dobla para no pasar por la puerta de AFA.

 

un gabinete atado con alambre
macri, en modo guru: asesoramiento al bloque del pro con predica antibullrichista

También te puede interesar