Operativo ablande y reconquista

Macri se muestra humano, coloquial y terrenal en la televisión abierta

En entrevistas con canales de aire, usa lenguaje de barrio: dice “joda”, “afano”, “truchadas”. Y habla del amor y de su salud. Asegura que está trabajando mucho pero que duerme “muy bien”.

Tras un semestre de “ajuste duro” -como calificó el diario madrileño El País a las políticas aplicadas por el nuevo gobierno argentino en el arranque de la gestión- que consolidó su imagen de neoliberal carente de sensibilidad social a pesar de su insistencia en referirse al dolor que siente cuando toma medidas que castigan a las clases populares; después de la muestra de descontento social que supuso el cacerolazo contra los aumentos de tarifas de la semana pasada y en línea con el timbrazo nacional que este fin de semana desarrollaron funcionarios PRO de todos los niveles para retomar el contacto cara a cara con la población, el presidente Mauricio Macri salió ahora a remar en aguas abiertas. En las últimas horas, inició una saga de entrevistas en la televisión de aire –la de alcance más masivo- en las que busca mostrarse más llano, menos distante, más humano. Para eso, usa lenguaje coloquial, de barrio: Habla de la “joda”, del “afano”, de las “truchadas” y de “pasarse de rosca”. Y habla también del amor, de su salud y de hábitos y penurias cotidianas que lo acercan al argentino de a pie. A pesar de la complejidad de la coyuntura, dijo que ha prometido “regular” el trabajo y tomarse “las cosas con más calma”.

 

En un reportaje que le hicieron los periodistas Rodolfo Barili y Cristina Pérez para Telefe Noticias, Macri aseguró, por ejemplo, que trabaja “todos los días desde muy temprano hasta muy tarde”. Tanto, que algunos “lo están criticando” porque trabaja “demasiado”. Y que, por eso, ha “prometido regular”. Pero aseguró –tras el episodio cardiaco que lo obligó a una breve internación para revertir una arritmia- que su salud “está muy bien” y aprovechó para salir, con un giro lindante con la cursilería, hacia un terreno en el que intentó mostrarse como un hombre sensible. “El amor es una buena medicina para el corazón, así que estoy muy bien”, dijo, con una media sonrisa que quiso ser pícara. Aseguró que duerme “muy bien” por las noches, aunque “a veces poco”. “Amanezco temprano y trato de hacer un poco de gimnasia. Estoy empezando siete menos cuarto y a veces el día cuesta cortarlo, pero estoy bien, la verdad que estoy muy bien. Entiendo que tengo que tomarme las cosas con un poco más de calma porque no se hacen de un día para el otro”, confió.

 

En estas entrevistas, Macri apela a un lenguaje coloquial, de la calle. “Cuando me paso de un poco de rosca me ponen tarjeta amarilla”, dijo en ese reportaje para Telefe, y fue más allá en una nota con el periodista Jorge Lanata para el programa Periodismo para Todos, de Canal 13. “Acá se acabó la joda” con los impuestos, anunciará el próximo domingo, cuando se emita el reportaje, del que se conoció un avance. Y también dirá “basta de afano” y “basta de truchadas” en el fútbol.

 

macri, en modo guru: asesoramiento al bloque del pro con predica antibullrichista
Juan Manuel Llamosas, Guillermo de Rivas y Martín Llaryora. 

También te puede interesar