ENTREVISTA JEFE BLOQUE PRO

Quintana, sobre Cambiemos en Ciudad: “Queremos caminar hacia un entendimiento electoral”

El jefe del bloque PRO apuesta al “diálogo” con la UCR y la Coalición Cívica, aliados nacionales pero opositores porteños. Qué le pidió Larreta. Convivencia con el FpV, reforma política y Time Warp.

En el año 2003 Francisco Quintana cursaba la carrera de abogacía en la Universidad Católica Argentina (UCA) y presidía el Centro de Estudiantes de esa alta casa de estudios. Cumplía con el legado familiar y ejercía en el sector privado hasta que una visita de Mauricio Macri, en plena campaña electoral, al edificio de Puerto Madero lo terminó de convencer: se sumó al PRO y se encolumnó en el equipo de Marcos Peña, ya por entonces joven de confianza del ex presidente de Boca Juniors y figura vital del armado del primer equipo de funcionarios que gobernaría la Ciudad de Buenos Aires cuatro años después.

 

Fue jefe de asesores de la Procuración General y, con el aval del ahora jefe de Gabinete nacional, se inmiscuyó en la Juventud PRO porteña, que presidió entre 2010 y 2011. Para este último año asumió en la Dirección General de Juventud y fue electo legislador porteño. Para entender su veloz crecimiento dentro de la orgánica del macrismo, como la mayoría de los colaboradores de Peña, puede exhibirse una explicación numérica: en 2009 era el candidato a diputado número 30 de la boleta amarilla (el último), en 2011 subió 17 casilleros (puesto 13) y para 2015 encabezó la lista de Macri en la Ciudad y fue ungido como jefe de bloque.

 

De buen vínculo con Horacio Rodríguez Larreta, Quintana trabaja en tándem con la vicepresidenta primera, Carmen Polledo, para encaminar los acuerdos políticos que posibilitan el avance de las leyes que les exige el jefe de Gobierno, quien sigue “con sumo detalle” la agenda legislativa.

 

En diálogo con Letra P, el presidente de la bancada PRO explica y detalla una de las gestiones más urgentes del alcalde: la negociación para replicar el modelo de Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires. Además, adelanta las “leyes del segundo semestre” y el futuro de la trunca y polémica ley que creó el Consejo de la Propiedad Horizontal.

 

El lunes, en una reunión de asesores de la Comisión de Presupuesto, el PRO bloqueó la posibilidad de unificar los proyectos de la oposición para implementar subsidios a clubes de barrio ante el aumento de tarifas ¿Por qué?

 

No bloqueamos la iniciativa y el mejor ejemplo es que, precisamente, para reunir la comisión se necesita de nuestro consentimiento porque nosotros, en la Comisión de Presupuesto, como en la mayoría de las comisiones, tenemos mayoría propia. En este y en todos los temas nosotros estamos a favor del debate, de la discusión interna. En este momento nos encontramos internamente analizando la propuesta de buena parte de la oposición. Lo cierto es que creemos que es un tema con la suficiente sensibilidad y relevancia como para darle el tratamiento que se merece, en consecuencia, vamos a convocar nuevamente a reunión de Comisión para seguir trabajando el tema, pero no adelantaría una postura definitiva porque lo estamos analizando.

 

¿Qué puede hacer la Legislatura ante este tema puntual? Hay muchos clubes de barrio en situaciones extremas

 

La Legislatura ya hizo algo cuando adhirió a la ley nacional de clubes de barrio, después en términos más simbólicos la Legislatura puede manifestar, puede declarar interés o preocupación en este tema. Hacia adelante lo que puede seguir haciendo la Legislatura es materia de discusión de la Comisión de Presupuesto.

 

Lo que está en pleno debate es qué otras herramientas la Legislatura puede darle a los clubes de barrio para tratar de sobrellevar esta situación.

 

¿Qué les responde a los legisladores que cuestionan que el oficialismo tenga mayoría en todas las comisiones?

 

Esa situación es el resultado objetivo de una buena negociación de nuestra parte. En su momento, como cada dos años, negociamos con todos los jefes de bloque de la oposición la composición de las comisiones y lo que hoy tenemos es el resultado de esa negociación. Estamos muy satisfechos con el status quo y la negociación que nos permitió, efectivamente, tener mayoría en prácticamente todas las comisiones y más de la mitad de las presidencias de las comisiones.

 

¿Cómo es la relación del PRO con la Coalición Cívica y SUMA + en la Legislatura, teniendo en cuenta que son opositores en la Ciudad pero aliados nacionales?  

 

Estamos transitando una etapa de generación de confianza, de diálogo, de acercar posiciones. Este año será ideal para avanzar y generar un clima de entendimiento porque el año pasado fue electoral y fuimos adversarios.

 

Ahora, queremos caminar hacia un entendimiento electoral de cara al año que viene, hacia la generación, no diría consolidación, de Cambiemos en el distrito. Para eso tenemos que tratar de reconocer los consensos y de asumir pero trata de dejar de lado los disensos y, por sobre, todo generar confianza desde ambas partes. Estamos en ese proceso.

 

El radicalismo porteño no entiende por Cambiemos un acuerdo parlamentario, quiere una coalición de gobierno donde haya igualdad de condiciones. ¿Eso es un obstáculo?

 

No. No vemos obstáculos en este camino, inclusive vemos muchos más acuerdos que desacuerdos. Creemos que es prematuro hablar de cargos, de candidaturas. Queremos que, aprovechando que las elecciones están lejos, la prioridad sea generar ese diálogo y esa confianza que permita que cuando haya que discutir los términos de una alianza de gobierno ya desde ambas partes haya un nivel de entendimiento, que es cierto que hoy no lo hay.

 

Lo que nosotros planteamos no es porque no queremos dar la discusión, sino que hay que darla en el momento oportuno. Ya llegará el momento de hablar de nombres propios, de la ingeniería fina de ese acuerdo.

 

¿Cambió la relación del PRO con el Frente para la Victoria a partir del diez de diciembre?

 

Cambió nuestra relación con todo el resto de la oposición, sobre todo con el FpV. Eso cambió por ellos y por nosotros. Por nosotros porque también tuvimos una etapa de acostumbrarnos a un nuevo rol en el plano nacional, que es ser oficialismo. Veníamos de ocho años de ser oficialismo en el distrito y oposición nacional. Del otro lado, un bloque del Frente para la Victoria que en esos mismos ocho años se acostumbró a ser oposición local pero oficialismo nacional y ahora le toca la tarea de ser oposición en ambos distritos.

 

Hay una dinámica de poder distinta y eso hace que la relación sea distinta con todos los bloques, pero sobre todo se nota más en nuestra relación con el Frente para la Victoria.

 

¿Cómo es su relación con Horacio Rodríguez Larreta? ¿Habla seguido?

 

Es estrecha. Es una relación de trabajo cotidiana. Horacio está permanente sobre nuestra agenda legislativa, sigue con sumo detalle los proyectos del Poder Ejecutivo, pero también los temas o las leyes prioritarias de nuestra agenda. Tanto la vicepresidenta primera (Carmen Polledo) como yo tenemos una instancia formal semanal que son las reuniones gabinetes, a las cuales asistimos en representación de nuestro bloque. Además tenemos contacto de manera informal en función de los distintos temas y las distintas áreas.

 

¿Cuáles son los temas que planteó Rodríguez Larreta como prioritarias? ¿Hay leyes del “segundo semestre”?

 

Tenemos varias que nos interesa impulsar en el segundo semestre. La puesta en valor del Autódromo es una cuenta pendiente para nosotros, en una zona de la Ciudad que marcamos como prioritaria pero sigue estando postergada con respecto al norte. Creemos que el segundo deporte de la Argentina, como es el automovilismo, y la Ciudad capital se merecen tener un Autódromo para recibir distintas categorías del automovilismo, pero sobre todo para integrar urbanamente el predio con el barrio.

 

También, la ley de la rezonificación de la Villa Olímpica para poder aprovechar el entorno y reactivar el barrio. No sólo la Villa Olímpica en sí, que después se convertirá en viviendas sociales, sino también todo el predio que está alrededor de la propia villa.

 

Trabajaremos en algunos temas de corte más institucional, como lo es la reforma política. Pretendemos estar en consonancia con la Nación aunque sin dejar de reconocer que nuestra Ciudad en este tema es de avanzada porque algunos de los temas que ha presentado nuestro presidente toman como punto de partida la reforma política que comenzó en esta ciudad con la implementación de la boleta única electrónica.

 

¿Qué resta aplicar en la Ciudad en torno a la reforma política entonces?

 

Es cierto que la Ciudad ha avanzado mucho porque tiene ley de primarias, conformación separada de fórmulas, implementación de boleta única electrónica. Pero hay discusiones en torno a la reforma política como si la Ciudad tiene o no tiene una autoridad electoral independiente, tiene un colegio electoral, tiene una instancia electoral dentro del Poder Judicial o Ejecutivo. Hoy la Ciudad tiene como autoridad electoral y única instancia al Tribunal Superior de Justicia. Eso no sucede en otras jurisdicciones ni en otros países de la región.

 

Por otro lado, el financiamiento de los partidos políticos en el distrito es otro tema que puede ser abierto a discusión. La publicidad es también un tema pendiente para discutir y poner reglas de juego claras, que pueden copiar o no el modelo vigente a nivel nacional.

 

¿Qué tan importante es que la Ciudad tenga Código Electoral propio y deje de atenerse al nacional?

 

No es imprescindible, pero para nosotros sí es importante. El Código Electoral y el Código Ambiental son hoy los dos códigos que, según nuestra Constitución, están pendientes pos proceso autonómico. Hay para aportar en materia de transparencia e institucionalidad sin dejar de reconocer que nuestra Ciudad, comparativamente con el resto del país, probablemente está varios pasos por delante.

 

El jueves pasado la Legislatura porteña derogó el Consejo de la Propiedad Horizontal ¿Cuál es el paso siguiente? ¿Se trabajará en una nueva ley?

 

La situación actual es la situación anterior al tres de diciembre del año pasado, es decir, anterior a la sanción de la Ley Nº5464. Hoy está en vigencia el Registro Público de Administradores de Consorcio.

 

Con el Ejecutivo evaluaremos cuál es la mejor forma de avanzar: si mantener y mejorar este registro o avanzar en una colegiatura en la profesión de administradores. Esto generaría que la propia profesión se autoregule y no el Estado, a través del registro. Es parte de un debate que seguramente daremos hacia adelante.

 

¿Cómo cayó en el PRO el proyecto de la Coalición Cívica que obliga a funcionarios a constituir fideicomiso ciego sobre sus bienes?

 

No lo hablamos internamente. A título personal pienso que todo mecanismo que genere mayor transparencia va a ser visto con buenos ojos. Estamos a favor de todo mecanismo que genere mayor transparencia y mayor rendición de cuentas, ahora tampoco por eso necesariamente tenemos que imponerles a todos los funcionarios públicos determinadas conductas con bienes que son privados, que son de su patrimonio. Lo que sí deberán hacer es justificar cómo los obtuvieron, presentar declaraciones juradas públicas para que toda la ciudadanía sepa cómo es la evolución del patrimonio de esos funcionarios.

 

Ahora, cómo administrar esos bienes creo, en principio, que queda dentro de la órbita de decisión personal de cada uno de nosotros, sobretodo porque quienes entendemos que la política es una actividad de servicio público pero que no necesariamente nos va a encontrar realizándola toda la vida, me parece que no necesariamente es virtuoso tercerizar quién va a manejar nuestros bienes. Vamos a analizarlo. Vamos a dar el debate.

 

¿Cuáles son los argumentos del PRO para bloquear la creación de una Comisión Investigadora por la Time Warp?

 

Somos muy respetuosos de la división de poderes y vemos en la independencia del Poder Judicial un valor que no estamos dispuestos a negociar. En consecuencia, creemos que el Poder Judicial viene avanzando en tiempo razonable, con celeridad, tanto el juez como el fiscal.

 

Seguimos sosteniendo que hay que dejar que el Poder Judicial actúe con total libertad. Parece una obviedad en la Argentina actual, pero durante 12 años el Poder Judicial vio permanente limitada su capacidad de investigación cuando era el Ejecutivo el que estaba investigado o podía tener una presunta responsabilidad. Vamos a dejar que pueda avanzar con total libertad y, en todo caso, el día que la Justicia determine que hay una responsabilidad política reevaluaremos si es necesario avanzar en una Comisión Investigadora.

 

Hoy creemos que dar esa discusión es prematuro y que quienes planteaban esa discusión en lugar de verdad lo que buscaban era sacar un rédito político. Por eso nos opusimos y nos seguimos oponiendo, independientemente de que, a la luz del avance de la investigación, siempre estamos dispuestos reconsiderar nuestra postura.

 

El presidente Javier Milei y el gobernador Maximiliano Pullaro, en el acto oficial del Día de la Bandera.
Maximiliano Pullaro se reunirá con Miguel Ángel Pichetto y Rodrigo De Loredo.

También te puede interesar