Protesta en Educación

Un gremio dice que la Bonaerense usó pistolas eléctricas contra estatales

SOEME asegura que la fuerza aplicó “una especie de picana” sobre las piernas de manifestantes. El Ministerio de Seguridad niega que la Policía utilice pistolas Táser.

Representantes del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación denunciaron que la Policía Bonaerense utilizó una suerte de “picana” para dispersar una manifestación de porteras, cocineras y auxiliares de escuelas en la puerta de la sede de la cartera educativa provincial, ubicada en 13 entre 56 y 57 de La Plata. Consultados por Letra P, voceros del Ministerio de Seguridad negaron que la fuerza utilice pistolas del tipo “Táser”.

 

“Empezaron con una especie de picana en las piernas de los compañeros”, señaló a Letra P la secretaria adjunta de dicho gremio Susana Mariño, lo cual daría cuenta de que la fuerza comandada por la gobernadora María Eugenia Vidal estaría utilizando dispositivos eléctricos tipo “Táser”, las polémicas armas que el ahora presidente Mauricio Macri intentó utilizar durante su gestión porteña a través de la policía Metropolitana.

 

En su momento, organismos de Derechos Humanos cuestionaron el uso de este tipo de dispositivos pero recientemente la Corte Suprema de Justicia de la Nación habilitó su utilización por parte de fuerzas de seguridad.

 

“No usan Táser”, fue la respuesta de los voceros oficiales de la cartera que conduce Cristian Ritondo consultados por este portal, para recalcar que la Policía Bonaerense "no utiliza ningún dispositivo eléctrico" que pueda llegar a generar el efecto que plantearon los gremialistas.

 

Este mediodía, mientras afiliados al gremio SOEME (en su gran mayoría porteras y cocineras de comedores escolares) se manifestaban pacíficamente frente a la sede de la Dirección General de Cultura y Educación provincial en La Plata, efectivos de la Policía Bonaerense comenzaron un fuerte accionar represivo.

 

Al respecto, la secretaria adjunta de dicho Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación, Susana Mariño, detalló: “Empezaron con una especie de picana en las piernas de los compañeros. Obviamente a partir de ahí hubo una reacción porque se cayeron, un compañero se rompió un dedo y entonces se asustaron, después tiraron gas pimienta, balas de goma y con esa picana. Esto no pasó a mayores porque rápidamente los separamos de la reja, los hicimos salir rápidamente”.

 

Producto de esta represión, dos trabajadores (entre ellos una mujer) sufrieron fracturas y otros se encuentran heridos por las balas de goma. Están siendo atendidos en el Sanatorio Argentino de La Plata. Las trabajadoras y trabajadores más afectados por la represión son: Maite Espinoza, Estela Bonachi, Lilian Caro, Laura Martínez, Carolina Naidenoff, Francisco Alegre y Diego Torres.

 

“A nuestros pacíficos reclamos, las autoridades nos responden con gas pimienta y una violenta represión. Atacaron  a mujeres que son madres, abuelas, que están luchando para que sus familias no pasen hambre. Y lo hicieron justo en el Día Internacional de la Mujer. Son unos cobardes y sinvergüenzas. Exigimos la inmediata renuncia de todos los involucrados”, expresaron desde el gremio.

 

Vale señalar que SOEME reclama un piso de incremento salarial de 10 mil pesos. Sin tener respuestas del Ejecutivo, comenzaron con la retención de tareas y manifestaciones como el abrazo simbólico a la sede de Educación provincial que desarrollaban en momentos de la represión.

 

“Lo ofrecido y rechazado de un 15 por ciento no cubra ni nuestras más mínimas necesidades y nuestro sector, que es el más humilde, que se ha licuado el salario, estamos pidiendo 10 mil pesos o al menos que se sienten a dialogar, le hicimos una oferta y nunca nos llamaron”, detalló Mariño para agregar: “Estamos pidiendo un poco más de plata para poder darle de comer a nuestros hijos, nada más. Exhorto a la gobernadora, ella es mamá, es una mujer, tiene que tener un poco de sensibilidad hacia estas mujeres”.

 

“Nos quieren asustar y a nosotros no nos van a asustar”, aseveró la gremialista para detallar que los manifestantes afectados por el accionar policial sufrieron heridas en la pierna, dedos quebrados, quemaduras y daños a raíz del gas pimienta, razón por la cual algunos fueron hospitalizados. Más allá de este escenario, los manifestantes siguen en el lugar: “No se quieren ir para nada”, subrayó. 

 

Axel Kicillof logró reunir en Rosario a las distintas tribus del peronismo, pero también a aliados extrapartidarios como Juan Monteverde.
Victoria Villarruel junto al gobernador y al obispo de San Luis

También te puede interesar