Entrevista

Gestiones eficientes y reforma política, ejes del nuevo INCAP

Así lo indica a Letra P el Director del Instituto Nacional de Capacitación Política, Fernando Bogado. El marketing político es la asignatura más requerida por las nuevas generaciones de dirigentes.

“El INCAP nace en 1995 cuando se reforma la Constitución y a los partidos políticos se les da jerarquía constitucional” cuenta Fernando Bogado, titular del Instituto Nacional de Capacitación Política, un organismo que depende de la Secretaría de Asuntos Políticos, del ministerio del Interior.

 

Bogado, un dirigente de Baradero que responde a la línea interna del Secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, asumió el cargo a comienzos de diciembre, con la gestión de Cambiemos.

 

“El INCAP daba seminarios solamente en capital federal, y para poder participar debías ser afiliado a algún Partido, o tener bancas en el Congreso ya que se establecían cupos para los Partidos. No dejaba de ser algo de elite, para aquellos que tenían posibilidad de estar en Buenos Aires” indica en diálogo con Letra P.

 

“En 2003 hubo un cambio, se comenzaron a realizar publicaciones de trabajo, pero luego se cerró la capacitación hacia las propias políticas públicas del gobierno. Era más una bajada de línea sobre los actos de gobierno que lo que el Instituto tenía que venir a cumplir en la vida pública que era articular con todos los partidos políticos, tener un programa de capacitación” indica el funcionario.

 

-¿Qué se modificó a partir del cambio de gobierno?

 

-Bueno, cuando asumí en diciembre hicimos un consejo de asesores, donde convocamos a varios académicos de distintas universidades nacionales y planteamos el esquema de capacitación para dirigentes políticos. Generamos primero la escuela de gobierno, que consta de nueve seminarios y trabaja en el interior, porque nosotros decidimos federalizar la gestión.

 

-Que el Instituto haga base en las provincias.

 

-Sí, prácticamente no hemos hecho cursos en la Ciudad. Solo algunos ciclos de conferencias. Porque entendemos que Buenos Aires tiene sobre oferta de capacitación y no hay tanta demanda. Por eso hoy tenemos armadas escuelas de capacitación en muchas provincias.

 

-¿Y cómo se manejan con los Partidos políticos?

 

-Bueno, existe una fuerte crisis de representación que se observa en los Partidos políticos. Por eso no solo articulamos con ellos, sino que interactuamos con las fundaciones que tienen los Partidos, con la sociedad civil, con gremios, también con los intendentes. Porque dentro de estos programas de capacitación creemos que los intendentes cumplen un rol fundamental, que no dejan de ser como partidos municipales.

 

-¿Capacitan a los intendentes también?

 

-Sí, tenemos capacitación institucional, que son materias como Estado, gobierno, partidos, las típicas materias de una escuela de gobierno, y después tenemos un eje que es fortalecimiento de gestión. Donde está lo que es la planificación estratégica, el desarrollo regional, la técnica legislativa, el rol del concejal, del legislador. Hoy la planificación estratégica para el Ministerio del interior es fundamental.

 

-¿Cómo una obligación o una responsabilidad ineludible?

 

-Sí, porque los recursos a los municipios se deben otorgar en función del desarrollo estratégico, por eso asesoramos en función de esa idea. A su vez, también tenemos la tarea de capacitar a los funcionarios que integran la propia Secretaría de Asuntos Políticos del ministerio del Interior, que es una usina de iniciativas legislativas. Este año tuvimos una gran tarea con la reforma política, e íbamos a desarrollar capacitación en el tema. Si hubiera prosperado la reforma hubiéramos hecho capacitación en territorio, igual hicimos foros en varias provincias sobre los alcances de la nueva ley, y seguimos trabajando en eso, porque el gobierno no baja los brazos y sigue para adelante.

 

También fuimos la secretaria que llevo adelante la ley de acceso a la información pública, y también capacitamos en lo que significa un gobierno abierto.

 

- ¿Quiénes dan los cursos o exposiciones que desarrolla el Instituto?

 

-Los docentes. El Instituto no tiene empleados sino docentes que trabajan por horas cátedra, y muchos proceden de la gestión anterior. Nosotros nos hacemos cargo del viático del profesional que pude ir a cualquier lugar de la Argentina, de la hora cátedra, y el que desarrolla la actividad territorial es el encargado de hacerla abierta, o cerrada para un Partido o una comunidad, nosotros no nos metemos con la organización del evento.

 

-El staff de docentes debe ser variado…

 

 

-Sí, están Carlos Fara (Consultor político), Ricardo Rouvier (Sociólogo), Roberto García Moritán (ex Vicecanciller), Graciela Fernández Meijide con quien armamos seminarios sobre Derechos Humanos.

 

-¿Los funcionarios también participan?

 

-Sí, pero en ciclo conferencias, donde invitamos a diputados, ministros, etc.

 

-¿Que es lo que más piden los dirigentes, los funcionarios, en cuanto a capacitación?

 

-Lo más requerido es el marketing político, y las campañas electorales. Creo que la dirigente joven tiene este bichito de lo que son las redes, como se utilizan, la exposición de un candidato como oferta electoral, es uno de los seminarios que más se pide.

 

PLANES 2017.- ¿Cómo sigue la tarea del Instituto el próximo año, que es electoral?

 

-Primero vamos a tratar de que esto no modifique el sentido del INCAP. Porque el primer objetivo fue persuadir a todos los espacios políticos de que este Instituto no es una bajada de línea de un gobierno, sino un ámbito de formación política. Después, el objetivo fundamental es fortalecer a los Partidos, para que vuelvan a ser un espacio de representación de la comunidad.

 

Por eso vamos a seguir trabajando fuerte en el proyecto de reforma electoral, que este año no se concretó. La reforma que se aprobó en 2009 tuvo cosas buenas, como las PASO, pero ahora hay que seguir trabajando para que el día de mañana no sean necesarias las primarias, sino que cada Partido tenga su vida interna y puedan resolver sus candidaturas dentro de sus estructuras.

 

-¿Se va a profundizar la tarea de formación en gestión?

 

-Sí, hay que trabajar fuerte con eso. Nosotros con estas recorridas que hacemos tenemos una radiografía general de los municipios. Y vemos realidades que no se pueden creer, comunas que están muy bien y otras desfinanciadas, y con realidades similares. Algo está mal.

 

- ¿Y a que cree que se deben esas diferencias?

 

-A veces es falta de profesionalismo de la dirigencia municipal. Yo hago una crítica a la vieja política que imagina que si administra mal no importa porque después la Provincia asiste para que no explote la comuna. En cambio, veo que muchos dirigentes jóvenes tiene equipos de gobierno muy agiles y ejecutores. Hoy desde el ministerio del interior no se envían recursos para obras si no están contemplados dentro de un plan de desarrollo estratégico.

 

-¿Cómo ve a los Partidos políticos hoy?

 

-En general son cáscaras vacías de contenido, con situaciones muy personalistas, armados políticos en cabeza de un candidato particular. Y en perspectiva, veo a una UCR que está creciendo, al menos se está ordenando, y el Pro esta armándose, está pidiendo mucha capacitación, y eso es bueno.

 

-¿Y el peronismo?

 

-Tiene distritos muy fuertes. Pero creo que el fracaso de la reforma electoral es un poco producto de la interna del PJ. Ante el hecho de llevar a debate un tema que les podía generar fracturas internas prefirieron patear el tema para más adelante.

 

-En la Provincia, la gobernadora Vidal está sumando intendentes peronistas, el último caso fue el de Francisco Echarren de Castelli. ¿Es saludable esa situación para los Partidos?

 

- Creo que es un tema que hay que resolver en el futuro, no nos olvidemos que hoy los frentes electorales no tienen personería jurídica en argentina. Muchos hemos sido víctima de la falta de democracia interna de los partidos y hemos terminado migrando hacia otras fuerzas. En la ley de partidos políticos que se viene hay que contemplar a los frentes. Porque un poco lo que está sucediendo, es porque finalmente los dirigentes son víctimas de este sistema. Por ejemplo, en el caso de Echarren, yo no puedo juzgarlo mal desde el punto de vista político hasta tanto no tengamos una ley clara de los Partidos. Es decir, hasta tanto estén las reglas claras, y recuperemos ciertas conductas, ciertos compromisos que deberíamos mostrar los que integramos un Partido.Por eso considero que hoy los intendentes no dejan de ser pequeños partidos municipales, donde su compromiso con su propio Partido en el orden nacional es relativo. Eso pasa también en Estados Unidos, donde los representantes de cualquier Estado ven como prioridad el beneficio de su condado, y no tanto la política de su Partido. En el caso de Castelli, la gente podría suponer que su intendente peronista decidió incorporarse al gobierno de Cambiemos en pos de mejorar la calidad de vida de la gente de ese distrito.

 

 

Santiago Santurio, diputado de La Liberad Avanza. 
Juliana Santillán criticó al kirchnerismo por los incidentes en el Congreso

También te puede interesar