X
Por Ariel Boffelli (Desde Viedma) Los candidatos por Río Negro y Buenos Aires coincidieron en un acto organizado en la capital de la provincia en el que hablaron de la necesidad de trabajar juntos luego del 2015. Apoyo a la candidatura de Juan Manuel Pichetto. Discrepancias por el presidenciable.
Redacción 17/04/2015 12:25

La campaña de Miguel Ángel Pichetto para el 14 de junio y de Julián Domínguez para las PASO bonaerenses se trasladó a la capital de Río Negro en un acto en el que ambos se tiraron flores, no dudaron en proclamarse futuros gobernadores pero expusieron diferencias cuando hablaron del proyecto nacional que tiene Daniel Scioli.

Con buena parte de la militancia que trabaja para la candidatura de Juan Manuel Pichetto en la ciudad (las elecciones serán el 3 de mayo), quien recibió el apoyo de ambos legisladores nacionales, poco después del mediodía comenzó el acto en el que se reafirmó el justicialismo histórico de los anfitriones, pero mucho más cristinismo de la visita.

“Cristina conducción”, decía un cartel verde del dominguismo detrás de la mesa en que se sentaron. A la derecha, otro con la leyenda de la fórmula que tiene el Frente para la Victoria en la provincia. Detrás, las caras de Eva Duarte y Juan Domingo Perón le daban una clara muestra de peronismo duro a la impronta de los dueños de casa.

El primero en hablar fue el candidato local que se mostró agradecido por los gestos de su padre. “Viene hablando con todos para llevar un mensaje: cambiar el futuro de los rionegrinos”. Los dichos, arengados por los militantes que coreaban su apellido, se imitaron con el conductor del Movimiento San Martín: “Julián Domínguez es un hombre del proyecto nacional, nos va a ayudar para que avancemos”.

Con saludos a Ricardo Curetti (Carmen de Patagones), y a los diputados presentes, Miguel Pichetto vaticinó los tiempos que vienen. “Tenemos que trabajar juntos, como antes, para abrir una oportunidad como provincia ganadera. Hay que apostar a todos los proyectos pero si no aumentamos el producto bruto no mejoraremos la provincia. La apuesta es trabajar siempre con Nación”, aseguró.

En un claro mensaje a las gestiones radicales, que manejaron Río Negro por 28 años, se refirió a los objetivos que tendrá si gana los comicios de junio. “Un Estado eficaz, con orden y sentido del progreso para todos. Este es el mensaje que llevo a cada municipio. El futuro, la formación, la Universidad al eje de la producción son las bases de lo que necesitamos. Julián Domínguez seguro vas a ser un gran Gobernador de la provincia de Buenos Aires; vamos a trabajar juntos, Julián”. Las palabras sorprendieron, y mucho.

Los cruces de Domínguez con el vice de Néstor Kirchner o la apertura de la campaña lejos de La Plata y ser uno de los que competirá con el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, que hace un tiempo anunció el enlistamiento a la Ola Naranja, demuestran las múltiples visiones de Pichetto, que apoya a un candidato lejano al estilo del ejecutivo bonaerense.

Rápido de reflejos, Domínguez se animó a decir que ambos serán parte de las gestiones provinciales. “Juan Manuel va a ser el próximo intendente y Miguel el próximo Gobernador”, afirmó ante la atenta mirada de Pichetto. La inevitable consulta sobre Scioli, el elegido por el PJ rionegrino para las elecciones presidenciales, llegó para incomodar. “Vamos a elegir el candidato que mejor le convenga a la provincia de Buenos Aires”, respondió con una sonrisa antes de partir hacia Carmen de Patagones para seguir de campaña.

Pichetto y Domínguez se proclamaron futuros gobernadores pero expusieron diferencias por Scioli

Por Ariel Boffelli (Desde Viedma) Los candidatos por Río Negro y Buenos Aires coincidieron en un acto organizado en la capital de la provincia en el que hablaron de la necesidad de trabajar juntos luego del 2015. Apoyo a la candidatura de Juan Manuel Pichetto. Discrepancias por el presidenciable.

La campaña de Miguel Ángel Pichetto para el 14 de junio y de Julián Domínguez para las PASO bonaerenses se trasladó a la capital de Río Negro en un acto en el que ambos se tiraron flores, no dudaron en proclamarse futuros gobernadores pero expusieron diferencias cuando hablaron del proyecto nacional que tiene Daniel Scioli.

Con buena parte de la militancia que trabaja para la candidatura de Juan Manuel Pichetto en la ciudad (las elecciones serán el 3 de mayo), quien recibió el apoyo de ambos legisladores nacionales, poco después del mediodía comenzó el acto en el que se reafirmó el justicialismo histórico de los anfitriones, pero mucho más cristinismo de la visita.

“Cristina conducción”, decía un cartel verde del dominguismo detrás de la mesa en que se sentaron. A la derecha, otro con la leyenda de la fórmula que tiene el Frente para la Victoria en la provincia. Detrás, las caras de Eva Duarte y Juan Domingo Perón le daban una clara muestra de peronismo duro a la impronta de los dueños de casa.

El primero en hablar fue el candidato local que se mostró agradecido por los gestos de su padre. “Viene hablando con todos para llevar un mensaje: cambiar el futuro de los rionegrinos”. Los dichos, arengados por los militantes que coreaban su apellido, se imitaron con el conductor del Movimiento San Martín: “Julián Domínguez es un hombre del proyecto nacional, nos va a ayudar para que avancemos”.

Con saludos a Ricardo Curetti (Carmen de Patagones), y a los diputados presentes, Miguel Pichetto vaticinó los tiempos que vienen. “Tenemos que trabajar juntos, como antes, para abrir una oportunidad como provincia ganadera. Hay que apostar a todos los proyectos pero si no aumentamos el producto bruto no mejoraremos la provincia. La apuesta es trabajar siempre con Nación”, aseguró.

En un claro mensaje a las gestiones radicales, que manejaron Río Negro por 28 años, se refirió a los objetivos que tendrá si gana los comicios de junio. “Un Estado eficaz, con orden y sentido del progreso para todos. Este es el mensaje que llevo a cada municipio. El futuro, la formación, la Universidad al eje de la producción son las bases de lo que necesitamos. Julián Domínguez seguro vas a ser un gran Gobernador de la provincia de Buenos Aires; vamos a trabajar juntos, Julián”. Las palabras sorprendieron, y mucho.

Los cruces de Domínguez con el vice de Néstor Kirchner o la apertura de la campaña lejos de La Plata y ser uno de los que competirá con el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, que hace un tiempo anunció el enlistamiento a la Ola Naranja, demuestran las múltiples visiones de Pichetto, que apoya a un candidato lejano al estilo del ejecutivo bonaerense.

Rápido de reflejos, Domínguez se animó a decir que ambos serán parte de las gestiones provinciales. “Juan Manuel va a ser el próximo intendente y Miguel el próximo Gobernador”, afirmó ante la atenta mirada de Pichetto. La inevitable consulta sobre Scioli, el elegido por el PJ rionegrino para las elecciones presidenciales, llegó para incomodar. “Vamos a elegir el candidato que mejor le convenga a la provincia de Buenos Aires”, respondió con una sonrisa antes de partir hacia Carmen de Patagones para seguir de campaña.