Tano feliz

El kirchnerismo, factor clave en el triunfo de Angelici en Boca

El titular del PJ porteño, Víctor Santa María, pasó de ser candidato a jugar con José Beraldi. La lista salió tercera y a Ameal no le alcanzó para impedir la reelección del hombre de Mauricio Macri.

La reelección de Daniel Angelici en unos comicios históricos en Boca se allanó en gran parte por la oposición dividida que no lo contrarrestó. Muy por el contrario, ayudó a que el hombre de Macri cantara victoria, coronando un año muy turbulento para el club xeneize.

 

Fue una elección con un gran componente político ajeno al club. De ahí se proyectó el nuevo presidente de la Nación y ultimamente se está afianzando como plataforma para hacer política, ahora en la figura del Tano Angelici, hombre de estrecha relación con Macri, con influencia directa en la AFA y de vínculos también muy fuertes con el mundo judicial.

 

El escándalo del gas pimienta en el superclásico por Copa Libertadores y la sequía en títulos deportivos amenazaron a Angelici, quien por momentos estuvo contra las cuerdas. Pero a fin de año todo se acomodó. Ganó Macri, Boca salió campeón y la frutilla del postre se la obsequió la oposición interna del club, que fue dividida y lo favoreció, permitiéndole el triunfo.

 

El Tano logró la reelección con un sprint final muy fuerte, con fotos ganadoras junto al flamante presidente de la Nación -le dio el título de socio honorario del club- y a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. Claro, además del apoyo mediático que la estrella del equipo, Carlos Tévez, vino haciendo a su favor.

 

Angelici obtuvo 11.421 votos (43,78 %), contra 8.063 (30,91 %) de Jorge Ameal y 6.549 (25,11 %) de José Beraldi. Cuatro años antes, Angelici había recibido la bendición de Macri para ganarle también a Ameal y Beraldi, quienes se habían presentado junto a Roberto Digón.

 

Ahora fueron separados y en el mundo Boca hay sospechas de todo tipo, que vinculan a Víctor Santa María -ex candidato a presidente que se bajó para unirse a Beraldi- con el PRO, y por lo tanto, con Angelici. Las versiones indican que Beraldi finalmente terminará ocupando un lugar en el nuevo gobierno de Angelici, y acá la figura del titular del PJ porteño ocupa un lugar primordial. Santa María tiene mucha relación con el PRO, a través de Juan Manuel Olmos, ex legislador del Frente para la Victoria muy amigo del nuevo jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y del ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo.

 

Santa María -también secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (SUTERH)-, se mostró en más de una ocasión junto a Larreta entregando botones antipánico a encargados de edificios de la Ciudad de Buenos Aires. La relación es tan cordial, que por los pasillos de aquel gremio se comenta que la orden de Santa María, en las últimas Primarias porteñas, fue la de votar por Larreta frente a Gabriela Michetti.

 

En su campaña en Boca intentó pegarse a Juan Román Riquelme -con el que se muestra en su foto de portada de Twitter-, pero no más que eso.

 

La foto de este domingo del macrista Daniel Angelici obteniendo la reelección, también se explica por el papel ambiguo que jugó parte de la oposición. Con el tiempo se verá si ese accionar termina materializado con algún puesto dentro de la Comisión Directiva.

 

Nicolás Posse no llegó a los seis meses en el cargo.
Karina Milei, secretaria general de la Presidencia.

También te puede interesar