Política

Eslogan versus propuestas: la estrategia de los candidatos presidenciales

Con la especulación a la orden del día, los aspirantes a la Casa Rosada ajustan su campaña a un meticuloso libreto de laboratorio y no se sacan diferencias. El análisis de los especialistas.

En un contexto en el que ninguno de los principales candidatos presidenciales toma grandes riesgos, las distintas estrategias de comunicación pueden lograr una ventaja de puntos o incluso centésimas determinantes. Letra P entrevistó a los consultores de opinión y analistas políticos Enrique Zuleta Puceiro, titular de Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM), Jorge Giacobbe, titular de Giacobbe y Asociados, y Roberto Bacman, director del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP) para ver de qué manera las estrategias de los candidatos inciden en los resultados de campaña.

 

“Todo mueve el amperímetro. Estamos en una situación en la que una pluma mueve la balanza”, sostiene Enrique Zuleta Puceiro. Según el analista, los tres principales candidatos están en una competencia en la que no logran sacarse grandes diferencias. “La oposición se equivocó porque adoptó un estrategia muy común en las democracias contemporáneas, que es la de despojar a la política de toda idea propositiva”, explica el titular de OPSM.

 

De acuerdo a los guarismos de esa consultora, Scioli tiene una intención de voto del 38,9 por ciento, Mauricio Macri del 28,4, y Sergio Massa se encuentra en torno a los 20 puntos porcentuales. Giacobbe sostiene que el candidato del Frente para la Victoria está en los 40 puntos, mientras que el hombre del PRO lo sigue nueve puntos atrás. Los números son muy similares a los de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y, de mantenerse esas tendencias, el 25 de octubre habría un resultado de ballotage.

 

“El electorado se movió muy poco desde las PASO”, coincide Jorge Giacobbe. “Todos los candidatos están apelando a ambas estrategias –propositiva y la de eslóganes– en alguna medida, aunque a grandes rasgos podemos bosquejar que Scioli apela más a lo emocional, y Macri a lo racional”, completa el sociólogo, quien además explica que “hace varios años que las neurociencias vienen explicando que en los seres humanos prima el sistema de toma de decisiones emocional por sobre el racional”.

 

Por su parte, Roberto Bacman señala que en su consultora trabajan con una categoría de análisis llamada “consigna de referencia dominante”, es decir, el concepto central de la campaña. “Hoy esa consigna gira sobre el eje de continuidad o cambio. Mientras que Massa reposicionó su campaña hacia ‘el cambio justo’, Macri plantea ‘somos el cambio’, aunque no supo o no pudo explicar qué significa eso”, sostiene el sociólogo.

 

Zuleta Puceiro remarca que los tres principales candidatos, Scioli, Macri y Massa, “se parecen muchísimo”. Por el tipo de elector que se disputan –el “independiente”, un votante de sector medio y altamente informado–, los candidatos compiten para parecerse en lugar de para diferenciarse. “Por eso no son inquietantes y dicen más o menos lo mismo. En esa estrategia Scioli les saca ventaja porque él es así, los demás trabajan para parecer eso”, explica el analista.

 

En el debate presidencial del 4 de octubre, hubo un relativo consenso respecto de que el más favorecido fue el candidato de UNA, Sergio Massa. El tigrense corre de atrás, y eso le da la ventaja de asumir estrategias menos conservadoras para diferenciarse de sus competidores y achicar distancias. Viene funcionando: los analistas coinciden en que la polarización que se dio luego de las PASO entre Scioli-Macri, derrumbó su intención de voto hacia el 16 por ciento. Desde entonces el hombre del Frente Renovador ha recuperado el terreno perdido y los analistas coinciden en que seguirá sumando.

 

“Las propuestas de Massa son las más arriesgadas. Scioli muestra su gabinete. Macri, en cambio, muestra las propuestas más débiles”, analiza Bacman, quien además vaticina que Scioli se va a convertir en el objetivo principal de los otros dos candidatos, por lo cual deberá tomar un tono de campaña “más arriesgado” en lo que respecta a lo concreto de su plataforma electoral, si es que quiere hacerse con el preciado y determinante voto de los independientes.

 

Para Jorge Giacobbe “las estrategias de todos los candidatos están frente a la complejidad de un público que se mueve muy poco”. Según este analista, el 68% del electorado ya demostró algún tipo de referencia con los competidores principales, pero “la población restante está evitando votar por alguno de ellos”. El desafío de los cerebros de cada campaña campaña radica en ese punto: en terciar esa fracción del electorado que sólo en caso de un ballotage votaría a alguno de los tres principales candidatos.

 

A casi dos semanas de las elecciones generales, Scioli, Macri y Massa no se sacan ventajas ni chispas. Cada aspirante a la Casa Rosada se ciñe estrictamente a su libreto de laboratorio electoral. El 25 de octubre está cerca y quizás la necesidad de recortar distancias, despegarse de los competidores o traccionar votos de otros espacios sean los factores que cambien la tónica de una campaña algo gris y llana.  

 

La comitiva oficial en el vuelo que los regresó a la Argentina. 
campeona del slalom politico: quien es lucila crexell, la sorpresiva embajadora libertaria

También te puede interesar