Economía

La política económica de Kicillof golpea a camiones de cargas y la construcción

Por Antonio Rossi.- El clima recesivo que se ha instalado en el país por la política económica que viene implementando el ministro y miembro estelar de La Cámpora, Axel Kicillof acumuló dos nuevas marcas negativas que no se daban desde las crisis económicas de los 80 y 90.

Se trata de las caídas simultáneas de dos actividades clave como el transporte por camión –que moviliza el 93% de todas las cargas del país–y el sector de la construcción.

 

A tono con la declinación generalizada del consumo, el autotransporte de cargas en todas sus ramas registró en el primer semestre del año una baja promedio de casi el 25% con respecto a igual período de 2013.

 

De acuerdo con los datos que manejan las principales entidades de transportistas de cargas, de cada 4 camiones que estaban en servicio el año pasado hoy hay solo tres en actividad.

 

La reducción de los servicios afecta a todos los rubros desde alimentos y electrodomésticos hasta combustibles líquidos, con uno de los picos más fuertes de caída de casi el 30% en los fletes de automóviles cero kilómetro. En este caso, la parálisis de los camiones que abastecen a las concesionarias está directamente relacionada con el derrumbe de las ventas de autos.

 

En junio, los patentamientos experimentaron un baja interanual del 31% y en lo que va del año ya acumulan un descenso  del 24% comparado con los primeros seis meses de 2013.

 

“El movimiento de los camiones es un termómetro infalible para conocer el estado de salud de la economía. Si la gente reduce el consumo y deja de comprar bienes, el sector lo sufre en forma directa”, advirtió un histórico referente del autotransporte de cargas.

 

Junto con el impacto de la recesión, las empresas de camiones enfrentan otro problema saliente. Es el aumento de los costos operativos que en los primeros cinco meses de 2014 se ubicó en el 21%.

 

Esa variación en los gastos que demanda la puesta en marcha de los vehículos refleja los ajustes registrados entre enero y mayo en el combustible y en los precios de los insumos y repuestos que se dispararon luego de la devaluación de enero.

 

Lejos de frenarse, los costos de operación van a seguir subiendo. Cuando abonen los sueldos de julio, las empresas deberán afrontar el primer aumento salarial del 18% que acordó la federación nacional con el gremio de Hugo Moyano.  En noviembre, tendrán que desembolsar otra actualización salarial del 8%. Y terminarán de completar la suba de la paritaria anual en marzo de 2015 con otro ajuste del 7%.

 

La construcción en caída

 

En el caso de la construcción, los últimos datos oficiales – que el Indec difundió en pocas horas antes de que Argentina saliera a jugar su continuidad en el Mundial de Brasil en los octavos de final contra Suiza- mostraron que en mayo se registró una nueva caída interanual –la cuarta consecutiva—del 4,6%.

 

Con esa marca, en los primeros cinco meses del año, la construcción acumula un descenso del 3% con respecto a igual período de 2013.

 

El relevamiento del Indec detectó en mayo una caída interanual del 5,6% en la construcción de “edificios para viviendas” y del 3,6% en las obras de “edificios para otros destinos”.

 

En lo que respecta a los proyectos que dependen del Gobierno nacional, el informe oficial apuntó que hubo un retroceso interanual del 4% en las “obras viales” y del 6,5% en “las obras de infraestructura”.  En cambio, el único ítem que arrojó una variación interanual positiva fue el correspondiente a las “construcciones petroleras” con un alza del 4,2%.

 

Por su parte, los datos del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de  la Construcción (Ieric) –el organismo que integran las entidades empresariales del sector y el gremio de la UOCRA)—también exponen la complicada situación de la actividad.  En abril, el total de los trabajadores ocupados en el sector fue un 4,6% inferior al que había en abril de 2013.

 

Y por el lado de la cantidad de empresas en actividad, los números del Ieruic muestran que en mayo había 17.832  firmas activas, un 12,2% menos que el mismo mes del año pasado.

 

Eduardo Rodríguez Chirillo, secretario de Energía
Lula da Silva, el peor enemigo de Javier Milei. 

También te puede interesar