Primero de Mayo, obrero y socialista

Por Jorge Altamira (*)

Una vez más, como ocurre desde hace más de dos décadas, el escenario político de la Plaza de Mayo será ocupado, este 1 de Mayo, por la izquierda y el movimiento obrero combativo. La burocracia sindical, por su lado, estará disputando un contrato de basura con el municipio de Quilmes, cuyo intendente es otro burócrata de los sindicatos, en defensa de sus intereses empresariales. La burocracia sindical, que funge también como patronal, no se limita a José Pedraza.

 

El contexto político, además, ha cambiado en forma considerable, luego de que el Frente de Izquierda obtuviera cerca de un millón y medio de votos en las elecciones pasadas y le ganara en forma holgada al peronismo en la capital de Salta. El Frente de Izquierda tiene hoy un bloque de diputados nacionales y varios otros en legislaturas de provincia y Ciudad, y en varios concejos deliberantes. Es decir que se desarrolla una transición política de alcances históricos en una masa significativa de trabajadores.

 

Esta transición queda en evidencia en los avances en los sindicatos regionales o por empresas y en el movimiento estudiantil. Cuando se conjuga esta tendencia con otras manifestaciones de la realidad política y social de Argentina, es claro que este 1 de Mayo se distingue por el ascenso de una fuerza histórica que ha estado muy relegada en las últimas décadas, en especial porque la destrucción de los militantes y luchadores populares fue el objetivo estratégico de la dictadura militar y de quienes la sustentaron: el gran capital y las principales potencias imperialistas.

 

El ascenso de la izquierda y la unión creciente con el movimiento obrero, se desenvuelve en un contexto de bancarrota económica, la cual ha dado paso a otro plan de ajuste e incluso a un rodrigazo. Argentina no se enfrenta solamente a una agudización de los conflictos sociales y a una intervención enérgica del movimiento obrero, como se pudo comprobar ya con la huelga  docente bonaerense, la huelga del 10 de abril, la actual huelga docente en Salta y la vigorosa acción de diversos sindicatos en las zonas de exportación de Rosario.

 

La izquierda se encuentra empeñada en dar una orientación victoriosa a esta resistencia contra el intento de descargar la crisis capitalista sobre los trabajadores. Sus filas se refuerzan, como consecuencia. Las devaluaciones y los tarifazos, así como las entregas a petroleros y a banqueros nacionales e internacionales, marcan asimismo el final de la experiencia kirchnerista, que se había postulado, oportunamente, como el canal exclusivo del movimiento popular. Esto se terminó. Pero la desintegración afecta al conjunto político tradicional: desde los diversos post kirchneristas del peronismo hasta el progresismo que se alía con la derecha de la UCR e incluso busca el amparo de Macri. La agenda que emerge para la izquierda, a partir de este 1 de Mayo, es conquistar a la base que ha seguido a los K y a la masa progresista que ve con repugnancia el contubernio del centroizquierda con la derecha.

 

La izquierda y el Partido Obrero hemos llegado a esta instancia histórica luego de una lucha principista muy firme contra el relato kirchnerista y también contra una izquierda que pretendía convertirse en ala de un movimiento ‘plural’ acomodaticio con el régimen vigente. O sea que este lugar histórico ha sido conquistado, no recibido, como expresión de un programa adecuado a las condiciones de un capitalismo mundial en decadencia, que produce crisis cada vez más catastróficas.

 

Es en estos términos que saludamos a este primero de mayo, con las viejas palabras: “proletarios de todos los países, uníos”.

 

(*) Miembro fundador y dirigente del Partido Obrero, en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

 

Javier Milei rinde homenaje a Carlos Menem. Castas y castas.
Donald Trump y Javier Milei.

También te puede interesar