Política

El PRO deja en soledad a Jorge Macri

Mientras María Eugenia Vidal y el senador entrerriano Alfredo De Angeli, se muestran junto a productores rurales en el proceso de instalación de la funcionaria con la mira puesta en la provincia de Buenos Aires, el intendente de Vicente López intentó mostrarse junto a otros referentes pero sólo reunió 30 personas. La interna se vive a pleno en el partido del ex presidente de Boca Juniors.

En el PRO, hay mucho por recorrer y realizar con el objetivo de resolver las disidencias internas, que comienzan a salirles muy caras a unos dirigentes con cierto peso dentro del espacio fundado por el actual jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

 

Con María Eugenia Vidal de recorrida por el interior bonaerense, quien estuvo acompañada del senador/ruralista Alfredo De Angeli, el primo del mandatario capitalino, Jorge Macri,  también busca hacer pie y demostrar “apoyo”, aunque el mismo es más que esquivo. Algo de eso se vio cuando intentó en un evento reunir personalidades, y apenas pudo convocar a unas 30 personas.

 

Sin dudas, las fichas del “PRO oficial” están jugadas a favor de instalar a Vidal, mientras que el intendente de Vicente López sólo pudo reunir a un puñado de allegados, donde no estuvo ningún dirigente ni legislador. Según trasciende, desde el espacio, no le “creen nada” más allá que reconoce públicamente a “Mauricio como referente”.

 

La bronca del resto de los integrantes con el mandatario de la coqueta zona norte se instala en el personalismo que intenta aplicar. “Sólo le importa él, y no el partido”, cuentan los que recuerdan las tensiones del 2009, que remarcan las actitudes del jefe comunal.

 

“Jorge estaba afuera de la lista y amenazó con ir solo por fuera de la estructura del PRO”, sostienen los cercanos al armado con núcleo en Capital Federal. Pero lo que siempre molestó es que a pesar de que su estructura no es poderosa, el apellido Macri hubiera debilitado el armado que en esa oportunidad habían hecho su primo, Francisco de Narváez y Felipe Solá.

 

“Lo único que hace es usar el apellido mientras que nosotros peleamos día a día para construir una fuerza política. Sólo falta mirar y ver quienes responden al sector de él en la provincia. Tuvo todo, y no tiene nada”, insisten los integrantes de ese espacio, que con notoriedad aíslan al mandatario, cada día más afuera de los planes a futuro en una de las referencias de la oposición a ultranza del kirchnerismo.

 

malo pero bendecido
Maximiliano Pullaro y el pacto, entre la confianza y la desconfianza.

También te puede interesar