El Mundial, la inflación y la inseguridad: variables para la gobernabilidad en 2014

Desde las entrañas del primer círculo de poder del Gobierno nacional, es un secreto a voces cual es el diseño de la estrategia política para el nuevo año: mas allá de “la crisis coyuntural de energía”, pasado el verano se “entrará en clima de mundial” y a mitad de año se espera una fuerte entrada de divisas, que permitirá aplacar la “corrida inflacionaria”, lo que permitirá en el último trimestre del año volver a tomar la iniciativa política y disciplinar el tema de las candidaturas en el FPV y/o el PJ.

Como se puede notar, el análisis que se repite como un credo en los pasillos de la Casa Rosada, no parece tener sustentación teórica , al menos explícita, más allá de vagas explicaciones tales como: “y si tenemos suerte en el mundial y llegamos a las instancias finales eso ayudará, ni te digo si lo ganamos”.” Que llegarán dólares para Vaca Muerta, que se ha convertido algo así como un Quini 6 y un Loto juntos acertados por un mortal”, “que se van a liquidar los dólares de las exportaciones de granos aún retenidas”, “que Berni con la Gendarmería  podrá controlar tolerablemente el delito en el área metropolitana “y finalmente que la oposición política será incapaz de liderar frente a la sociedad un proyecto de poder alternativo creíble para el hombre de a pié. No se puede negar que toda esta construcción política tiene muchos supuestos y una gran dosis de optimismo, pero tampoco podemos dejar de lado en que la elección de las variables para el supuesto análisis, son a mi criterio correctas en cuanto a que serán en distintos momentos parte central de la agenda política del 2014.

 

Es rica en ejemplos, generalmente desafortunados para la gente, la vinculación entre proyectos políticos que se quedan sin “oxigeno” y la obtención o participación muy destacada de la escuadra nacional en los mundiales de futbol, esta variable de ser favorable al gobierno indudablemente le dará un “impensado poder de fuego político”, claro está, dependerá de si “la pelotita entra”.

 

En cuanto a INSEGURIDAD E INFLACION, el gobierno ha tenido un similar comportamiento, ha sido totalmente ineficaz de generar políticas alternativas que ataquen los dos más graves flagelos sociales que hoy azotan a toda la población pero con especial énfasis sobre el más pobre.

 

Para ambos problemas, sigue esperando “milagros” y su discurso político se vuelve cada día más contradictorio, la resultante es que se empieza a tener la sensación que en cualquier momento, uno de ellos o los dos, pueden salirse de “cauce” y esto aumenta la DESCONFIANZA.

 

Este gobierno entro en un fin de ciclo, no porque perdió las elecciones, sino porque perdió la CONFIANZA y sin ella, el poder político se escurre por las manos como arena fina.

 

Javier Milei  Noticias Argentinas
Acto de Ctera en reclamo de paritarias y el pago del incentivo docente. La educación pública, movilizada por la políticas de Javier Milei. 

También te puede interesar