Política

Siguen las internas en el denarvaísmo: Ferrari vs Britos

Luego de que Mónica López diera un portazo y se uniera a las filas del massismo, surgió una fuerte pelea entre dos importantes figuras dentro de Unión Celeste y Blanco, que empieza a crujir con los enfrentamientos en su riñón.

Francisco De Narváez, quién busca plantarse como alternativa bonaerense, tiene una nueva y fuerte interna en su partido. Después de la estrepitosa salida de Mónica López del bloque provincial, con la llegada de Gonzalo Atanasof a la presidencia del mismo en la Legislatura, surgió un duro enfrentamiento entre Guillermo Britos y la mano derecha del “colorado”: Gustavo Ferrari.

 

Según trascendió, las tensiones se habrían profundizado con la decisión de otorgarle a Atanasof el manejo del bloque, hecho que lo relegaba dentro del partido y retenía sus aspiraciones políticas.

 

Britos, que por más de 30 años cumplió distintas funciones en la Policía de la Provincia de Buenos Aires, y hoy se desempeña como Diputado por la cuarta sección electoral, puso el grito en el cielo y estaría negociando, al igual que otras ex personalidades de Unión Celeste y Blanco, con el Intendente de Tigre, Sergio Massa.

 

Así, el hombre de Chivilcoy se sumaría a una lista de personalidades (cada vez más grande) que huyeron del bloque, y molesta de buena forma a De Narváez, quien pierde soldados y se debilita en el Palacio Legislativo.

 

Pero la incertidumbre mayor para Francisco es saber si ésta maniobra tiene diálogo directo con Mónica López, quien detonó la bomba en lo más profundo del denarvaizmo al admitir que “seguramente no voy a ser la única, desde el sector que era mío otros compañeros dejarán la bancada”, o si es otro el móvil que le da cierta espalda para negociar al diputado.

 

Así, Britos, quién hace sus primeros pasos en la vida política, plasmaría una estrategia para dar el salto con la incertidumbre de este nuevo armado, que tiene como encrucijada la convocatoria de López y Maria Elena Torresi, o una directa negociación con el Intendente de Tigre, Sergio Massa.

 

Si se concreta esta maniobra, una nueva decepción política debilitaría aún más al colorado, quién busca calmar las aguas luego de la salida hacia el massismo de algunos representantes, aunque parece hacerse todo cuesta arriba en un momento clave de la vida política bonaerense.

 

Germán Martínez y Cecilia Moreau, autoridades de Unión por la Patria. 
Axel Kicillof, gobernador de Buenos Aires.

También te puede interesar