Política

Scioli, Massa, Macri y De Narváez recalientan la arena política del verano

Con las elecciones legislativas “a la vuelta de la esquina”, oficialismo y oposición comienzan a definir puertas adentro el armado electoral que les permita un buen resultado general como antesala de lo que pueda ocurrir en el tan mentado 2015. En este contexto hay cuatro nombres que se destacan por sobre el resto: Daniel Scioli, Sergio Massa, Mauricio Macri y Francisco De Narváez.  Es que en el último tiempo han surgido versiones de alianzas tanto entre el gobernador bonaerense y el intendente de Tigre como entre el jefe de gobierno porteño y Diputado Nacional. Incluso hay quienes se atreven a decir que, sorprendiendo a propios y ajenos, se podría generar una alianza mixta entre unos y otros.

 El rumor de que Scioli y Massa jugarían juntos no sólo en 2013, si no en 2015 está instalado desde hace tiempo e incluso las flamantes agrupaciones filosciolistas surgidas al calor de la candidatura del bonaerense como próximo presidente, pregonan la fórmula Scioli-Massa con buenos ojos. Lo cierto es que quienes conocen de cerca esta relación aseguran que se trata de un vinculo de desconfianza y competencia. Ambos asoman como “la continuidad con cambios” de un proyecto al que pertenecen pero critican.

 

 Panorama parecido se da ¿en la vereda de enfrente? donde una posible alianza entre el colorado y el ex presidente de Boca pareciera ser un hecho aunque sus protagonistas no lo confirmen e incluso por momentos se muestren distantes en sus declaraciones públicas.

 

 Pero a esta altura nadie desconoce que los cuatro participan de un complejo entramado político que de a ratos parece acercar a presuntos adversarios y alejar a potenciales aliados.

 

 Así por ejemplo algunos aseguran que la relación entre Massa y el mandatario bonaerense estaría en crisis. Luego de haberse mostrado juntos y dejar entrever una creciente cercanía determinada por compartir aires de autonomía -y hasta ciertas suaves críticas, por omisión antes que por expresión- frente a la Casa Rosada, Scioli y Massa atraviesan una crisis de relación que nadie se anima a prever dónde terminará.

 

 El ex motonauta ya ha dado sobradas señales de que pretende acompañar en las elecciones de este año en el Frente para la Victoria, “siempre que” le reconozcan su gravitación en las listas de legisladores provinciales. Del intendente, en cambio, no ha habido siquiera gestos mínimamente interpretables en ese sentido.

 

 En el círculo del gobernador están convencidos de que Massa terminará en una de estas dos alternativas: directamente encabezará la lista de diputados nacionales del FpV o liderará otra nómina -que nuclee al kirchnerismo light- que en la práctica servirá para que la Rosada termine acumulando alrededor del 50% de los votos.

 

 Desde sus entornos aseguran que ambos dirigentes hace rato que no se hablan y las críticas cruzadas que se escuchan en los bunkers de ambos van cobrando temperatura, más duras que las que dispararían en estos tiempos sobre un adversario de la oposición formal.

 

 Paralelamente, dos acerrimos opositores kirchneristas, como Francisco De Narváez y Mauricio Macri, tienen contactos cada vez más fluidos con el Gobernador.

 

 El colombiano, de hecho, ha salido a jugar  públicamente sobre la relación del Gobernador y el hombre de Tigre, elogiando cada vez más enfáticamente a Scioli y criticando, por “kirchnerista”, a Massa.

 

 “El desafío es ir a un peronismo moderno y Scioli lo expresa”, dijo sin pestañear en las últimas horas, mientras el massismo lanzó una lluvia de críticas sobre el diputado, acusándolo de “hablar mucho y no hacer nada”.

 

 Por su lado, el jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri, quien al igual que el ex motonauta quiere ser presidente dentro de dos años -, también juega sus partidos en ese escenario.

 

 Su movida más fuerte del verano fue el reconocimiento público de que “analiza” la posibilidad de presentarse como candidato por el PRO en la Provincia en las elecciones de octubre. Claro que, para eso, dijo, tendría que abrirse un escenario de “peligro institucional”.

 

 Para el porteño, el “kirchnerista” es Scioli, una “descalificación” que ha comenzado a repetir con frecuencia en público, mientras amaga con encabezar él mismo en los comicios de este año la lista de diputados nacionales por la Provincia. Sin embargo y aunque suene extraño Macri pareciera tener mas contacto con Daniel Scioli que con quien sería su candidato fijo: Francisco De Narváez.

 

 El Kirchnerismo por su parte, aun no da señales claras de posibles candidatos. Si se trata de exposición pública el bonaerense “elegido” sería Florencio Randazzo, quien además es el máximo critico de Scioli en los últimos meses.

 

José Emilio Neder, senador Santiago del Estero.
guerra de guerrillas en la madre de todas las batallas

También te puede interesar