LA ERA MILEI

Inflación: tarifas, incertidumbre cambiaria y presión salarial demoran el objetivo del dígito

Marzo desaceleró. Toto Caputo pide mirar el IPC núcleo y espera a abril, el mes que Massa también fijó como fin último. En recreación se siente el ajuste.

Marzo estuvo influenciado por la suba estacional de la educación (52,7% a nivel nacional) y diversos componentes regulados (18,1%), entre ellos la electricidad. Los rubros que impulsaron a la baja fueron Recreación y cultura (8,5%), Restaurantes y hoteles (8,3%) y Mantenimiento del Hogar (5%).

El IPC núcleo, esa es la cuestión

El equipo económico busca hacer foco en el IPC núcleo, la única medición a nivel de categorías del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) que tuvo un dígito y fue de un 9,4%. El componente más inercial de la inflación, que indica tendencia, porque excluye tanto estacionalidad como regulados. El Banco Central resaltó el dato el jueves, pero en el mismo párrafo admitió que la quita de subsidios y aumentos en las tarifas de servicios públicos complicarán la hoja de ruta descendente.

El titular del Palacio de Hacienda también lo destacó en Twitter y luego resaltó que la dinámica del nivel general de precios "continúa ubicándose por debajo del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) publicado el 11 de enero, reflejando una sobreestimación de la inflación proyectada de 27 puntos porcentuales versus la inflación real acumulada para el periodo diciembre/marzo".

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/LuisCaputoAR/status/1778873425001320652&partner=&hide_thread=false

Qué complica el sendero de Toto Caputo

La economista de EpyCa consultores, Florencia Florentin, explicó que la suba en las tarifas "tendrá un impacto en los costos de empresas y comercios, que no tardarán en trasladarlo a los precios de los bienes de consumo". Especialistas de LCG coincidieron, al resaltar: "El porcentaje con productos con aumentos se mantiene elevado (25%). Sin embargo, tenemos que esperar a ver los efectos de las segundas vueltas de los aumentos de regulados y el aumento de gas que se sentirán en el mes".

En cuanto a los factores que empujaron abajo el índice, Fiorentin destacó que los tres rubros que menos subieron "muestran efectos de la recesión y de salarios pisados, ya que son los primeros que recortan las familias a la hora de ajustarse". En tanto, en LCG indicaron que "el principal motivo de disciplinamiento de precios se debe al desplome de la demanda" y agregaron: "El Gobierno parece empezar a adoptar algunas medidas que apuntan a coordinar expectativas, como la apertura de las importaciones de elementos de la canasta básica o los controles a supermercadistas o bien las paritarias menores a los 2 dígitos".

Cumplir con el sendero de desaceleración de la inflación es una de las preocupaciones más importantes que tiene Caputo por estas semanas. Sabe que es una de las bajadas de línea más insistentes que salen de la Casa Rosada, directamente desde el círculo íntimo que componen el Presidente y Karina Milei.

"Se va a pelear con las empresas que se tenga que pelear", dijo una fuente al tanto de las conversaciones. Algo de eso aparece en la lógica de los posteos que el ministro hizo en las redes sociales: "Las prepagas le están declarando la guerra a la clase media", escribió durante la semana. Quienes trabajan en la comunicación gubernamental leen que la construcción de un relato libertario épico, entre "buenos y malos", a cargo del asesor Santiago Caputo se trasladó de Balcarce 50 al quinto piso de Yrigoyen 250.

Abril, el mes maldito

Tal como prometió en 2022 para 2023 el exministro de Economía Sergio Massa y fracasó; en los despachos oficiales libertarios prometen alcanzar en abril el número mágico: cualquiera de un dígito. Es un mes estacionalmente bajo, porque en marzo ya pasaron las subas de colegios privados y otros factores que llevan el índice hacia arriba. La City dice otra cosa. El último REM que realiza el BCRA a las consultoras más importantes preveía un 12,5% para marzo, un 10,8% en el cuarto mes del año y recién en mayo, un 9%.

Captura de pantalla 2024-04-12 120636.png

En medio de los conflictos con la CGT por la ley ómnibus y las paritarias, empiezan a activarse las negociaciones salariales. Otro punto que Fiorentin destaca como posible presión sobre la inflación en los próximos meses. En la negociación de esta semana con las empresas del transporte, Caputo se encargó de especificar que los ajustes salariales no pueden superar "por más de dos puntos porcentuales" la inflación.

La situación cambiaria pasa por un momento clave y cualquier suba del tipo de cambio puede sostener el ritmo de los precios en dos dígitos varios meses más. Durante abril, el complejo agroexportador deberá liquidar la cosecha gruesa y los sojeros están reteniendo las toneladas de oleginosas a la espera de que el Gobierno mueva el dólar para mejorar su competitividad. Las señales oficiales son negativas: el dólar no se va a tocar, repiten en declaraciones públicas tanto Milei como Caputo.

Hay otros factores de presión. Además del agronegocio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pidió en el último staff report acelerar el crawling peg, actualmente en 2%, para que las microdevaluaciones diarias avancen y el tipo de cambio deje de retrasarse contra la inflación.

La consultora LCG también resaltó: "Sigue siendo un interrogante cómo será el desenlace cambiario después de estos meses en donde el tipo de cambio funcionó de ancla. Cayó un 36% respecto al nivel de competitividad logrado con la devaluación. La apuesta es que la inflación caiga lo suficientemente rápido y se atenúe el ritmo de atraso. La estabilidad cambiaria podrá permanecer un par de meses más, si se decide mantener el cepo. Pero más adelante, con importaciones ya regularizadas, habrá nuevas presiones a una suba".

Javier Milei - Toto Caputo
La inflación, la principal preocupación de los argentinos.

Las Más Leídas

También te puede interesar