NUEVO GOBIERNO | EL AJUSTE

El establishment duda del Caputazo y no descarta la híper

El ministro convocó a analistas del sector tras las medidas. Informes poco optimistas y espera de las reformas de fondo, luego de meses de inflación alta.

El establishment económico tomó con pinzas el Caputazo. Luego del anuncio de la semana pasada, el ministro de Economía, Toto Caputo, convocó a analistas macroeconómicos y comentaristas financieros para explicarles los detalles del ajuste y la desregularización de precios; una práctica habitual que tenía el macrismo. Los informes posteriores no fueron optimistas: coincidencia en que la premisa de evitar una hiperinflación es contradictoria; en que la ausencia de decisiones respecto a las Leliq es positiva; y en que el éxito del plan dependerá de que se hagan reformas de fondo.

La consultora Eco Go que dirige Marina Dal Poggeto, quien participó de la reunión, cuestionó: "Si bien el paquete de medidas va en el sentido correcto, aún restan definiciones que garanticen que el plan no es más que un conjunto de medidas voluntaristas". En su informe con el título "Shock controlado, cambiario y fiscal", la entidad enumeró como consecuencias de los primeros movimientos de La Libertad Avanza: aceleración de la inflación, caída de la actividad y del empleo a corto plazo; a costa de la mejora del balance del Banco Central y de las empresas agrícolas.

Si se logran controlar las dinámicas, dice el estudio, "se podrá volver a un ciclo expansivo". Por el contrario, subraya, persiste el riesgo de que "vuelva a ser necesario un ajuste adicional, acelerando los precios y acentuando el estancamiento". "El plan 'evitando una híper' se vuelve paradójico, con una corrección agresiva de los precios relativos sin contención, que impulsa una fuerte suba de precios y augura unos primeros meses de gestión complejos. Las nuevas medidas se dan en un contexto de precios al alza", puntualiza Eco Go.

Equilibra, de Lorenzo Sigaut, advirtió que lo anunciado "es una receta clásica para encontrar equilibrio fiscal de manera rápida, sin reformas estructurales" y planteó que el ajuste "no es a la 'casta' o en la eficiencia del gasto público sino que sustenta en los beneficios económicos de sectores favorecidos por la devaluación (con caída del salario real en simultáneo), cobrada sólo en parte por el Estado a través de impuestos; y recortes en grandes rubros del gasto".

"En los próximos cuatro o seis meses, la incidencia de este salto del nivel de precios en las tasas de inflación futuras dependerá del Gobierno, de la confianza que pueda generar en la sociedad, y de cómo perciba ésta el conjunto de medidas. En principio, los anuncios no parecen ser muy ambiciosos como para mostrar un cambio de régimen que funcione como inicio de un programa de estabilización", detalló en un primer análisis.

Sin dolarización, pragmatismo

En un webinar posterior a los anuncios organizado por Adcap Grupo Financiero, el director de PxQ, Emmanuel Álvarez Agis, señaló que "en diciembre la inflación apunta a 30 puntos y los salarios venían corriendo al 15%". "Entonces, estamos viendo una caída del salario real en un mes equivalente a la caída del salario real que ocurrió entre la crisis de marzo del 2018 y enero del 2020. Es muy drástico, muy fuerte en muy poco tiempo”, evaluó.

Pese a que el riesgo de una espiralización de los precios aún existe, el exviceministro de Economía marcó un gris cuando habló de "pragmatismo" respecto a la dolarización y el fogonazo inflacionario, que implicaban las promesas del presidente Javier Milei cuando era candidato. “El cambio del presidente del Banco Central fue la señal más clara respecto de eso. El programa dejó de lado el fundamentalismo de la no suba de impuestos y decidió usar de ayuda el control de cambios en la etapa inicial. Ósea, no hay salida del cepo; y, por suerte, no hemos dejado de decir la palabra Leliq, porque como está bastante claro y compartido por muchos de mis colegas y también por mí, el problema no estaba ahí. No estaba en las Leliqs”, aseguró.

El Ministerio de Economía convocó a Ricardo Arriazu, Miguel Ángel Borda, Marina Dal Poggeto, Daniel Artana, Enrique Szwewach, Juan Carlos de Pablo, Jorge Vasconcelos, Miguel Kiguel, Daniel Marx, Martín Redrado, Emanuel Álvarez Agis y Fausto Spotorno. En otra reunión, estuvieron Claudio Zuchovicki, Fernando Marull, Gabriel Caamaño, Julián Yosovitch, Darío Epstein, Adrian Rozanski, Ariel Sbdar, Juan Ignacio Paolicchi y Guido Lorenzo.

Guillermo Francos y el empresario Paolo Rocca
la ultima inflacion de massa: 12,8%

También te puede interesar