ES LA ECONOMÍA

Con Sergio Massa (y Larreta y Bullrich y Milei), el mercado ya ganó

Con un oferta electoral market-friendly, la precandidatura del ministro es un motivo extra para el buen humor del Círculo Rojo. Viento a favor y un mundo de ciclistas.

Como quedó evidenciado este lunes, primer día hábil tras el cierre de listas con vistas a las elecciones primarias del 13 de agosto, a partir de ahora Sergio Massa deberá desdoblarse entre el manejo de la economía y la campaña.

En el terreno estrictamente electoral, el ministro y precandidato presidencial lanzó la campaña del oficialismo casi al anochecer del lunes con un acto en Lomas de Zamora, rodeado de las principales espadas bonaerenses del peronismo. Horas antes había compartido con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner la presentación de un avión usado por los asesinos de la última dictadura para arrojar personas secuestradas al mar, que se pareció mucho a todo lo que cualquier especialista en comunicación política recomendaría esquivar para acometer un desafío en las urnas que se presenta cuesta arriba.

Por la mañana, en su rol de jefe de la cartera de Hacienda, Massa reunió temprano a su equipo, puso en marcha el estudio de medidas y orientó lo que espera que sea el tramo final de la negociación con el Fondo Monetario internacional (FMI). Avanzó en la firma de acuerdos con España, Francia y Suecia para regularizar la deuda con el Club de París.

La bolsa porteña subió 2,8%, pero las acciones líderes registraron una rueda de euforia. Edenor creció 16,8%, Banco Macro 7,2% y BBVA 6,5%, entre otras. Los papeles que cotizan en Nueva York, en tanto, registraron desempeños similares, y los títulos públicos recuperaron casi 6% en promedio.

unnamed.png

Las cotizaciones, claro, rebotan desde el subsuelo –Argentina "está barata"–, por lo que inversores que no le hacen asco al riesgo buscan lucrar en esta etapa de trade electoral.

Como contó Letra P, entre las cifras que agitaba Economía se destacaba también que el riesgo país de JPMorgan retrocedía 81 unidades, a 2.145 puntos básicos, la cifra más baja desde el 9 de marzo de este año.

La causa de esta tendencia es anterior a la precandidatura de Massa, pero encuentra en ella un motivo extra. No se trata de que el mercado financiero lo ame, sino de que su postulación –y la caída de Eduardo Wado de Pedro– completa un tablero de presidenciables moderados, en el que el cristinismo está ausente de cabo a rabo. ¿Será Massa? ¿Será Patricia Bullrich u Horacio Rodríguez Larreta? ¿Acaso Javier Milei? Es como el Quini: sale o sale.

Si las acciones están tan depreciadas que constituyen una oportunidad de compra, las cotizaciones de los títulos públicos dejan margen para especular con ganancias aun en el caso de que la Argentina se vea forzada en el mediano plazo a buscar una nueva renegociación, dada su imposibilidad de pagar en los términos conseguidos en su momento por Martín Guzmán. Con candidatos y una candidata market-friendly, la posibilidad de una reprogramación con quitas draconianas desaparece y hay chance de hacer diferencia con los valores actuales, propios de un país en default.

Ahora bien, por un lado, Massa es un hombre que tiene mejores lazos con el sector productivo y comercial del Círculo Rojo que con el financiero. Por el otro, ¿realmente le sirve, mientras el cristinismo duro lo mira con gesto torvo, hacer olas con un supuesto respaldo de ese mundo de ciclistas?

sergio massa rompio el silencio, confirmo que no renuncia y acuso a martin guzman de huir y dejar un desastre
Daniel González, ex CEO de YPF

También te puede interesar