X

Lombardi contrató una consultora para despedir trabajadores de medios públicos

El Gobierno privatizó la ejecución de un plan para aplicar “retiros voluntarios” y poner en marcha el ajuste que pidió Macri en el CCK. Análisis de “costos y beneficios” entre los trabajadores.
Por 11/11/2017 12:14 PM

Retiros voluntarios. Esa parece ser la modalidad elegida por el Gobierno nacional para avanzar con el ajuste que pretende llevar adelante en los medios públicos, como parte del “reformismo permanente” que promociona Mauricio Macri.

Por lo menos así se desprende del documento con membrete de Radio y Televisión Argentina (RTA) que ya circula entre los gerentes que Cambiemos designó al frente de la Televisión Pública y Radio Nacional.

De acuerdo a la información a la que accedió Letra P, el Gobierno ya dio el primer paso del recorte de personal que quiere ejecutar, después del respaldo electoral que obtuvo en octubre. Lo hizo a través de la contratación de una consultora que se encargará de poner en marcha el proceso durante 2018, el año sin comicios que el oficialismo quiere aprovechar para avanzar con su proyecto de fondo en todas las áreas.

 

 

Según se precisa en el punto 1 del contrato que está en manos de los funcionarios, el trabajo de la consultora consiste en dos tareas fundamentales: que se facilite la jubilación del personal de los medios públicos y se minimice el impacto del ajuste sobre la plantilla sobreviviente de RTA.

LOS NOMINADOS. Entre las acciones a emprender, el documento que circula en los despachos oficiales utiliza el lenguaje de los recursos humanos. No apela a palabras incómodas como despidos o ajuste sino que explicita, como parte del diagnóstico y una situación a resolver, “identificando a los candidatos a desvincular por segmentos”. Alude así, con el diccionario de las empresas, a los nominados para quedar en la calle.

El plan de RTA incluye una participación de la consultora contratada en otros aspectos: el análisis de costos y beneficios en cada caso potencial de retiro y el acompañamiento en “el proceso de implantación del plan”.

En el punto II, se precisa la preocupación por la implementación y comunicación del plan oficial, en función de reducir daños y evitar el rechazo ante la señal de ajuste que el Gobierno emite hacia todo el personal de los medios públicos. “Se trata de educar previamente a las personas invitadas al retiro anticipado para disipar la alarmante falta de información financiera y previsional existente entre los empleados que resulten afectados”, apunta.

Letra P intentó comunicarse con el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, pero no obtuvo respuesta de su parte ni a los mensajes ni a los llamados. Tampoco el secretario de Medios Públicos, Jorge Sigal, respondió los mensajes que recibió en su teléfono. Sin embargo, un funcionario clave del área de Lombardi confirmó a este portal que la consultora ya fue contratada y ya está trabajando pero aseguró que el recorte se limita a un plan de jubilaciones anticipadas y no incluye retiros voluntarios “al día de la fecha”.

“No puedo decir el nombre de la consultora porque se trata de información confidencial por contrato. Pero no hay ninguna medida que se piense en forma compulsiva”, respondió el asesor de Lombardi que pidió reserva de su nombre.

El delegado de la Televisión Pública, Agustín Lecchi, dijo a Letra P que los trabajadores de prensa del canal estatal no recibieron ninguna comunicación oficial sobre el plan de retiros que el Gobierno quiere poner en marcha. “Nos resulta llamativo porque venimos teniendo diálogo con la gestión desde que asumió. Pero esta novedad viene acompañada por declaraciones recientes de funcionarios, incluso de Lombardi, hablando de privilegios en Canal 7, Radio Nacional y Télam”.

Lecchi, que además es secretario de Organización del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA), reveló que hace dos semanas el director ejecutivo del canal, Horacio Levin, citó a los tres gremios que tienen representación en la Televisión Pública para desmentir los rumores que estaban circulando: “Nos dijo que nos quedemos tranquilos y que no se venía ninguna situación de ajuste”.

“Tenemos tareas y no hace falta ningún tipo de ajuste. Es más, en muchas áreas, se necesita más gente porque hay personal que se jubiló o se fue. Cualquier política que se quiera llevar adelante sin dialogar con los trabajadores sería motivo de un conflicto como el que no se produce hace décadas en el canal”, afirmó Lecchi.

SEÑAL DE AJUSTE. Los rumores sobre despidos en medios públicos comenzaron a circular con más fuerza después del triunfo de Cambiemos en las elecciones legislativas de octubre. Ante la consulta de Letra P, funcionarios de la Jefatura de Gabinete dijeron no estar al tanto de nada y deslindaron la responsabilidad en el área de Lombardi.

Un hombre clave de la comunicación oficial, que no responde a Lombardi, admitió sin vueltas el criterio que prima en la Casa Rosada: la gran mayoría de los medios públicos son “inviables” con la estructura actual.

En su discurso en el Centro Cultural Kirchner, hace diez días, el propio Macri blanqueó su filosofía. “Hay repartidos por el Estado rincones y recovecos, donde funcionarios de todos los gobiernos, en todos los niveles lograr ubicar amigos, parientes, militantes de sus agrupaciones”. El Presidente ejemplificó con la Biblioteca Nacional y las legislaturas provinciales, pero el bisturí amarillo no reconoce límites.

En el marco del gradualismo sui generis que despliega Cambiemos, el  plan de recorte de personal en el organigrama estatal no se limitaría únicamente a la Televisión Pública y Radio Nacional. También afectaría a la agencia oficial de noticias Télam, donde circula el mismo proyecto que elaboró RTA.

La contratación de la consultora que trabaja para achicar la plantilla de empleados de los medios públicos se conoce en un marco de dificultades inéditas en el rubro con cierre de empresas periodísticas y despidos, a un lado y al otro de lo que se llamó la grieta.

 

Lombardi contrató una consultora para despedir trabajadores de medios públicos

El Gobierno privatizó la ejecución de un plan para aplicar “retiros voluntarios” y poner en marcha el ajuste que pidió Macri en el CCK. Análisis de “costos y beneficios” entre los trabajadores.

Retiros voluntarios. Esa parece ser la modalidad elegida por el Gobierno nacional para avanzar con el ajuste que pretende llevar adelante en los medios públicos, como parte del “reformismo permanente” que promociona Mauricio Macri.

Por lo menos así se desprende del documento con membrete de Radio y Televisión Argentina (RTA) que ya circula entre los gerentes que Cambiemos designó al frente de la Televisión Pública y Radio Nacional.

De acuerdo a la información a la que accedió Letra P, el Gobierno ya dio el primer paso del recorte de personal que quiere ejecutar, después del respaldo electoral que obtuvo en octubre. Lo hizo a través de la contratación de una consultora que se encargará de poner en marcha el proceso durante 2018, el año sin comicios que el oficialismo quiere aprovechar para avanzar con su proyecto de fondo en todas las áreas.

 

 

Según se precisa en el punto 1 del contrato que está en manos de los funcionarios, el trabajo de la consultora consiste en dos tareas fundamentales: que se facilite la jubilación del personal de los medios públicos y se minimice el impacto del ajuste sobre la plantilla sobreviviente de RTA.

LOS NOMINADOS. Entre las acciones a emprender, el documento que circula en los despachos oficiales utiliza el lenguaje de los recursos humanos. No apela a palabras incómodas como despidos o ajuste sino que explicita, como parte del diagnóstico y una situación a resolver, “identificando a los candidatos a desvincular por segmentos”. Alude así, con el diccionario de las empresas, a los nominados para quedar en la calle.

El plan de RTA incluye una participación de la consultora contratada en otros aspectos: el análisis de costos y beneficios en cada caso potencial de retiro y el acompañamiento en “el proceso de implantación del plan”.

En el punto II, se precisa la preocupación por la implementación y comunicación del plan oficial, en función de reducir daños y evitar el rechazo ante la señal de ajuste que el Gobierno emite hacia todo el personal de los medios públicos. “Se trata de educar previamente a las personas invitadas al retiro anticipado para disipar la alarmante falta de información financiera y previsional existente entre los empleados que resulten afectados”, apunta.

Letra P intentó comunicarse con el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, pero no obtuvo respuesta de su parte ni a los mensajes ni a los llamados. Tampoco el secretario de Medios Públicos, Jorge Sigal, respondió los mensajes que recibió en su teléfono. Sin embargo, un funcionario clave del área de Lombardi confirmó a este portal que la consultora ya fue contratada y ya está trabajando pero aseguró que el recorte se limita a un plan de jubilaciones anticipadas y no incluye retiros voluntarios “al día de la fecha”.

“No puedo decir el nombre de la consultora porque se trata de información confidencial por contrato. Pero no hay ninguna medida que se piense en forma compulsiva”, respondió el asesor de Lombardi que pidió reserva de su nombre.

El delegado de la Televisión Pública, Agustín Lecchi, dijo a Letra P que los trabajadores de prensa del canal estatal no recibieron ninguna comunicación oficial sobre el plan de retiros que el Gobierno quiere poner en marcha. “Nos resulta llamativo porque venimos teniendo diálogo con la gestión desde que asumió. Pero esta novedad viene acompañada por declaraciones recientes de funcionarios, incluso de Lombardi, hablando de privilegios en Canal 7, Radio Nacional y Télam”.

Lecchi, que además es secretario de Organización del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA), reveló que hace dos semanas el director ejecutivo del canal, Horacio Levin, citó a los tres gremios que tienen representación en la Televisión Pública para desmentir los rumores que estaban circulando: “Nos dijo que nos quedemos tranquilos y que no se venía ninguna situación de ajuste”.

“Tenemos tareas y no hace falta ningún tipo de ajuste. Es más, en muchas áreas, se necesita más gente porque hay personal que se jubiló o se fue. Cualquier política que se quiera llevar adelante sin dialogar con los trabajadores sería motivo de un conflicto como el que no se produce hace décadas en el canal”, afirmó Lecchi.

SEÑAL DE AJUSTE. Los rumores sobre despidos en medios públicos comenzaron a circular con más fuerza después del triunfo de Cambiemos en las elecciones legislativas de octubre. Ante la consulta de Letra P, funcionarios de la Jefatura de Gabinete dijeron no estar al tanto de nada y deslindaron la responsabilidad en el área de Lombardi.

Un hombre clave de la comunicación oficial, que no responde a Lombardi, admitió sin vueltas el criterio que prima en la Casa Rosada: la gran mayoría de los medios públicos son “inviables” con la estructura actual.

En su discurso en el Centro Cultural Kirchner, hace diez días, el propio Macri blanqueó su filosofía. “Hay repartidos por el Estado rincones y recovecos, donde funcionarios de todos los gobiernos, en todos los niveles lograr ubicar amigos, parientes, militantes de sus agrupaciones”. El Presidente ejemplificó con la Biblioteca Nacional y las legislaturas provinciales, pero el bisturí amarillo no reconoce límites.

En el marco del gradualismo sui generis que despliega Cambiemos, el  plan de recorte de personal en el organigrama estatal no se limitaría únicamente a la Televisión Pública y Radio Nacional. También afectaría a la agencia oficial de noticias Télam, donde circula el mismo proyecto que elaboró RTA.

La contratación de la consultora que trabaja para achicar la plantilla de empleados de los medios públicos se conoce en un marco de dificultades inéditas en el rubro con cierre de empresas periodísticas y despidos, a un lado y al otro de lo que se llamó la grieta.