X
Si las elecciones de 2015 hubieran tenido lugar en el mapa que propone el proyecto impulsado por el GEN, el FpV habría cedido parte del poder que ostenta sin interrupciones desde 1983.
Andy Tow 02/09/2016 03:53 PM

La división del actual partido de La Matanza en cuatro nuevos municipios, de acuerdo a la propuesta actualmente en discusión en la Legislatura bonaerense, podría poner en riesgo –al menos, recortarla- la sólida hegemonía  peronista en esa región clave del conurbano bonaerense.

La Matanza constituye el botín electoral más importante de la provincia de Buenos Aires. Según la Junta Electoral, 1.040.535 matanceros estuvieron habilitados para votar en las elecciones del año pasado, es decir que un distrito concentró el 8,7 por ciento de la masa electoral distribuida en 135 comunas.

Concretamente, una división como la que propone la iniciativa auspiciada por el diputado Marcelo Díaz (GEN) podría producir la caída del PJ en el nuevo distrito que concentra la población de mayor poder adquisitivo y una disputa muy pareja en otro, en tanto en los dos restantes –los más extensos y los que concentran a la población con mayores dificultades en términos socio económicos- el justicialismo mantendría una marcada potencia electoral.

A esa conclusión se llega agrupando los votos de las últimas elecciones según la delimitación de los municipios a crearse. A tales fines, construimos un mapa siguiendo el trazado detallado en el proyecto de ley promovido por el diputado del GEN Marcelo Díaz e imputamos a cada nueva unidad política los centros de votación dentro de su territorio.

Si bien este procedimiento no es exacto, ya que el juez electoral puede distribuir los centros de votación en cualquier punto dentro de cada circuito electoral, y algunos circuitos se superponen espacialmente a los municipios proyectados, creemos que resulta el más aproximado, considerando que, legalmente, los circuitos agrupan “a los electores en razón de la proximidad de los domicilios”. Los resultados de esta estimación pueden observarse en el mapa interactivo que encabeza este informe.

A partir de esa simulación, se advierte que, tanto en las elecciones para presidente en primera y segunda vuelta como para gobernador e intendente, ocurrió lo siguiente:

  • En lo que sería la nueva Matanza -que incluye a las localidades de San Justo, Lomas del Mirador y Ramos Mejía- Cambiemos obtuvo más votos que el Frente para la Victoria.
  • El FpV impuso por diferencias más pequeñas en Tapiales (Tapiales, Villa Madero, Ingeniero Budge y Ciudad Evita).
  • El peronismo cosechó más de la mitad de los votos en Gregorio de Laferrere (Gregorio de Laferrere, Isidro Casanova y Rafael Castillo) y en Juan Manuel de Rosas (Virrey del Pino y González Catán).
  • En estos dos últimos, la Alianza UNA (Massa) superó a Cambiemos en dos de las tres categorías, reafirmando el perfil electoral “peronista” de estas áreas.

Otra forma es agrupar los circuitos electorales según las unidades políticas proyectadas, imputando los circuitos cuyos límites exceden más de una unidad a aquella que contiene la mayor parte de su territorio. Aplicamos este método a las elecciones de diputados nacionales y graficamos para cada nuevo municipio la serie del voto al FpV desde 2003 a 2015 (en 2003, bajo la etiqueta Partido Justicialista).

 

 

Fuente: Elaboración propia a partir de Escrutinios provisorios, Dirección Nacional Electoral

Puede observarse que, excepto en 2011, en los estimados de la nueva Matanza y Tapiales el FpV obtuvo menos de la mitad de los votos y en los de Gregorio de Laferrere y Juan Manuel de Rosas superó invariablemente esa proporción. El orden también es constante, con un mínimo de voto al FpV en la nueva Matanza y un máximo en Juan Manuel de Rosas.

Estos resultados indican que no resultan injustificadas las sospechas de que la propuesta de división que ha generado un intenso debate en los círculos políticos provinciales y nacionales podría quebrar la hegemonía del peronismo a partir de la creación de nuevas administraciones en áreas que le son electoralmente menos favorables.

Colaboración: Manuel Aristarán.

La división de La Matanza podría recortar la hegemonía peronista en esa región clave

Si las elecciones de 2015 hubieran tenido lugar en el mapa que propone el proyecto impulsado por el GEN, el FpV habría cedido parte del poder que ostenta sin interrupciones desde 1983.

La división del actual partido de La Matanza en cuatro nuevos municipios, de acuerdo a la propuesta actualmente en discusión en la Legislatura bonaerense, podría poner en riesgo –al menos, recortarla- la sólida hegemonía  peronista en esa región clave del conurbano bonaerense.

La Matanza constituye el botín electoral más importante de la provincia de Buenos Aires. Según la Junta Electoral, 1.040.535 matanceros estuvieron habilitados para votar en las elecciones del año pasado, es decir que un distrito concentró el 8,7 por ciento de la masa electoral distribuida en 135 comunas.

Concretamente, una división como la que propone la iniciativa auspiciada por el diputado Marcelo Díaz (GEN) podría producir la caída del PJ en el nuevo distrito que concentra la población de mayor poder adquisitivo y una disputa muy pareja en otro, en tanto en los dos restantes –los más extensos y los que concentran a la población con mayores dificultades en términos socio económicos- el justicialismo mantendría una marcada potencia electoral.

A esa conclusión se llega agrupando los votos de las últimas elecciones según la delimitación de los municipios a crearse. A tales fines, construimos un mapa siguiendo el trazado detallado en el proyecto de ley promovido por el diputado del GEN Marcelo Díaz e imputamos a cada nueva unidad política los centros de votación dentro de su territorio.

Si bien este procedimiento no es exacto, ya que el juez electoral puede distribuir los centros de votación en cualquier punto dentro de cada circuito electoral, y algunos circuitos se superponen espacialmente a los municipios proyectados, creemos que resulta el más aproximado, considerando que, legalmente, los circuitos agrupan “a los electores en razón de la proximidad de los domicilios”. Los resultados de esta estimación pueden observarse en el mapa interactivo que encabeza este informe.

A partir de esa simulación, se advierte que, tanto en las elecciones para presidente en primera y segunda vuelta como para gobernador e intendente, ocurrió lo siguiente:

  • En lo que sería la nueva Matanza -que incluye a las localidades de San Justo, Lomas del Mirador y Ramos Mejía- Cambiemos obtuvo más votos que el Frente para la Victoria.
  • El FpV impuso por diferencias más pequeñas en Tapiales (Tapiales, Villa Madero, Ingeniero Budge y Ciudad Evita).
  • El peronismo cosechó más de la mitad de los votos en Gregorio de Laferrere (Gregorio de Laferrere, Isidro Casanova y Rafael Castillo) y en Juan Manuel de Rosas (Virrey del Pino y González Catán).
  • En estos dos últimos, la Alianza UNA (Massa) superó a Cambiemos en dos de las tres categorías, reafirmando el perfil electoral “peronista” de estas áreas.

Otra forma es agrupar los circuitos electorales según las unidades políticas proyectadas, imputando los circuitos cuyos límites exceden más de una unidad a aquella que contiene la mayor parte de su territorio. Aplicamos este método a las elecciones de diputados nacionales y graficamos para cada nuevo municipio la serie del voto al FpV desde 2003 a 2015 (en 2003, bajo la etiqueta Partido Justicialista).

 

 

Fuente: Elaboración propia a partir de Escrutinios provisorios, Dirección Nacional Electoral

Puede observarse que, excepto en 2011, en los estimados de la nueva Matanza y Tapiales el FpV obtuvo menos de la mitad de los votos y en los de Gregorio de Laferrere y Juan Manuel de Rosas superó invariablemente esa proporción. El orden también es constante, con un mínimo de voto al FpV en la nueva Matanza y un máximo en Juan Manuel de Rosas.

Estos resultados indican que no resultan injustificadas las sospechas de que la propuesta de división que ha generado un intenso debate en los círculos políticos provinciales y nacionales podría quebrar la hegemonía del peronismo a partir de la creación de nuevas administraciones en áreas que le son electoralmente menos favorables.

Colaboración: Manuel Aristarán.