CONGRESO I DIPUTADOS

Ley ómnibus: Javier Milei resiste un intento de la oposición para eliminar tres emergencias más

Buscan borrar las de seguridad, tarifaria y energética. Privatizaciones, trabado. Biocombustibles, pesca e impuestos internos, afuera si no hay acuerdo. 

A través de 11 diputados de su bancada, La Libertad Avanza convocó para el miércoles a una sesión especial para tratar el proyecto denominado "ley ómnibus", pero no logra cerrar las negociaciones para consensuar un texto final con la oposición dialoguista. Sectores de Hacemos Coalición Federal (HCF) y de la UCR reclaman excluir la declaración de emergencia en seguridad, la tarifaria y la energética, tres de las siete materias que el presidente Javier Milei sostiene en la última versión del proyecto que circuló cómo borrador este domingo, con las modificaciones que se harían en el recinto. Sigue trabado el capítulo de privatizaciones y el oficialismo está dispuesto a borrar otros si no están los votos para aprobarlos, como los de impuestos internos, biocombustibles, pesca y transición energética.

Eliminado el apartado económico y fiscal, la declaración de emergencias se convirtió en uno de los aspectos centrales del debate porque, al incluir las facultades delegadas, habilitan al Presidente a gobernar en cada área sin pasar por el Congreso. El dictamen las declara por un año y para el jefe del bloque de Unión por la Patria, Germán Martínez, son el corazón central del proyecto. "Le permiten al Gobierno intervenir una empresa pública, echar empleados o vender inmuebles", denunció.

El tema divide a los bloques de la oposición dialoguista y sus referentes no tienen claro si pueden ofrecer al oficialismo la totalidad de los votos de sus pares. En su disidencia, la UCR propuso declarar siete emergencias, que son las que el Gobierno está dispuesto a votar según el proyecto que hizo girar el fin de semana, en el que resignó la tarifaria y la de salud. El texto tiene 139 artículos menos que el dictamen (pasó de 525 a 386). El proyecto original es de 664.

En el radicalismo no hay unidad. El grupo díscolo de la bancada presidida por Rodrigo De Loredo pedirá excluir cuatro emergencias avaladas por sus correligionarios, entre ellas las tres que elimina HCF en la disidencia presentada al dictamen. Como explicó Letra P, la UCR rebelde puede reunir hasta 14 de los 34 miembros del bloque, capaces de borrar varios artículos si así se lo propusieran.

5145-D-2023.pdf

En LLA no quiere volver a ceder y así lo dejaron claro en un semáforo que distribuyeron en el bloque para diferenciar los temas "cerrados" -pintados de violeta- de los que podrían caerse -de amarillo-. Emergencias está violeta.

Resolver este debate en el recinto no será fácil. Si la oposición dialoguista solicita cambiar un artículo debe proponerlo en la votación en particular. En caso de que el oficialismo no lo acepte, tendrá dos opciones: desistir del reclamo o eliminar el texto completo.

Esta disyuntiva se debatió en una reunión que tuvieron este lunes referentes de los dialoguistas, como Soledad Carrizo (UCR), Oscar Carreño (PRO) y Pamela Caletti (Innovación Federal). Fue después de que sus autoridades se juntaran con el presidente de la Cámara baja, Martín Menem, quien este martes los recibirá a las 19 horas para coordinar la sesión. El asesor presidencial, Santiago Caputo, estuvo en el Congreso para seguir las negociaciones.

Pese a sus internas, entre los dialoguistas no hubo certezas de atreverse a borrar todas las emergencias si los llevan a un juego de todo o nada, aunque tampoco era tan fácil garantizar los votos al Gobierno. Hasta en HCF hay diferencias: el dictamen de minoría de la Coalición Cívica tiene la emergencia en seguridad; y el del socialismo, la tarifaria. Ambos sostienen las de materias económica, financiera, fiscal y administrativa.

Una fragmentación de los dialoguistas puede complicar al Gobierno para definir el contenido final de la ley. Se necesitan 129 votos para aprobar cada artículo y LLA suma 80 con el PRO, que ya no discute modificaciones. La UCR tiene 34, HCF otras 23 y nueve IF. En la pecera pueden incluirse dos votos de los partidos provinciales de Santa Cruz y San Juan.

Privatizaciones, la gran batalla

En el semáforo de LLA figura entre los temas que no se negocian la habilitación para vender 39 empresas públicas, aun cuando en la UCR no hay consenso para votarlo. En el dictamen se excluyó del listado original YPF y se garantizó la mayoría accionaria del Estado en Arsat, Nucleoeléctrica y el Banco Nación.

En la reunión del bloque de LLA de este martes, a la que asistió el enlace parlamentario Omar de Marchi, había coincidencia en que pueden conseguirse los votos para vender compañías estatales, aun sin respaldo de un sector del radicalismo. "Están pidiendo que el debate pase por el Congreso y el dictamen habilita la intervención de una bicameral. Cualquier proceso va a tener un trámite legislativo", minimizan. Apelarán a todo o nada por sostener este capítulo.

Hay otros que si no tienen acuerdo con la oposición dialoguista se eliminarán, como las reformas a los impuestos internos. Los gobernadores quieren sostener la asignación específica del 30% de la recaudación del impuesto País y Milei está dispuesto a quedarse sin este tributo si lo presionan.

También puede quedar afuera el régimen general de pesca, por el rechazo de las provincias patagónicas, que exigen proteger a los puertos locales y no quedaron conformes con la redacción del dictamen. Una situación parecida se dio con el régimen de biocombustibles. El secretario de energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, prometió subir los cortes de biodiésel y bioetanol, pero en el dictamen surgieron dos sorpresas: el compromiso de aprobar una ley en tres años y el cambio de la definición de biocombustible, que incorpora el reciclado de plástico.

En La Libertad Avanza están dispuestos a borrar el capítulo de transición energética si la oposición exige modificaciones, como también dos temas de la reforma del Código Civil que tienen rechazo de la UCR díscola: el divorcio no contencioso y los contratos de franquicias, suministros y concesiones. La negociación seguirá hasta último minuto.

Javier Milei lleva dos meses como presidente. 
Martín Menem

También te puede interesar