19N SEGUNDA VUELTA

Juan Schiaretti elige como blanco a Sergio Massa y busca limarle el acto en Córdoba

El gobernador profundizó su discurso anti-K a horas del desembarco del ministro-candidato en la provincia. El cordobesismo, sin brújula.

Funcionarios de primera línea y dirigencia encumbrada del cordobesismo admiten que el gobernador Juan Schiaretti hizo llegar una advertencia en la víspera del desembarco de Sergio Massa a Córdoba, previsto para el próximo lunes. “La orden oficial es que se nos desaconseja participar del acto de Unión por la Patria”, resumieron varias fuentes calificadas con despachos en el Panal y la Municipalidad capitalina la decisión del acérrimo antikirchnerista que manejará los destinos de la provincia hasta el 10 de diciembre.

“Tenemos que cuidar a nuestro electorado”, se cubrían en la Legislatura, donde se está gestando la rebelión de figuras que piden el final de la neutralidad de Schiaretti y la grisácea postura de su sucesor, Martín Llaryora.

Ningún jefe del justicialismo provincial desconoce las intensas gestiones de operadores del massismo para mostrar una galería de rostros que confirme la doctrina de su prócer que dice que, para un peronista, no hay nada mejor que otro peronista. Sobre todo, si la opción es el paleolibertarismo.

Schiaretti marcó la cancha con su último posteo en las redes sociales. Para la tropa cordobesista, fue la confirmación de que el gobernador irá aumentando la presión sobre el ministro-candidato. Nadie se atreve a afirmar que habrá una expresión pública a favor de Javier Milei, pero, en el campo de las sutilezas del lenguaje, hasta los silencios significan.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FJSchiaretti%2Fstatus%2F1720427418161238132&partner=&hide_thread=false

En la trinchera analizan que la ausencia de una línea clara en el llaryorismo tampoco ayuda a ordenar la granja. Se sabe que el gobernador electo tiene una relación de amistad con Massa, pero que en el ring de la política se encuentra en la esquina del cuadrilátero de Schiaretti.

El cordobesismo entiende que el salto al vacío que representa Milei es, incluso, más seguro que un escenario con Massa en el poder. Llaryora enfrenta el incordio de apoyar por lo bajo o directamente no hacerlo. Está convencido de que el ministro de Economía va a intentar extenderse a pata ancha. Con colaboracionismo, deberá pedir permiso para construir en el bastión cercado por Schiaretti y José Manuel de la Sota. Sin colaboracionismo, ¿quién podrá reprocharle si ingresa a la provincia pateando la puerta?

Telefonazos

Son frenéticos los llamados por estas horas. El intendentismo peronista -el que apoyó explícitamente y el que no- debate la conveniencia de sus movimientos con motivo del desembarco de Massa.

Algunas referencias darán el presente en Río Cuarto, donde se suscribirá un convenio para implementar la tarjeta SUBE en el transporte de varias ciudades de Córdoba y se anunciará un programa de fomento a la producción de biocombustibles. Transporte y energías alternativas, dos temas dominantes de la agenda del cordobesismo.

Bajo el paraguas de la gestión, Massa se rodeará de algunos pesos pesados del oficialismo, empezando por el anfitrión, Juan Manuel Llamosas, aunque el entorno del intendente resalta que sólo participará de la instancia institucional de la agenda del ministro.

El acto en Club General Paz Juniors será el plato fuerte de la jornada. Se sabe que el arco sindical completo movilizará porque, como contó Letra P, el armador Juan José Álvarez se encargó de apurar a las paquidérmicas estructuras sindicales cordobesas. El Movimiento Evita es otra organización con amplio poder de movilización que apoyó, por lo que la nutrida concurrencia estaría garantizada.

Entre la gente, Massa espera a ver a varias figuras del municipalismo del interior, legisladores y funcionarios “valientes”. Schiaretti fue claro, pero la ventana abierta que comienza a dejar Llaryora podría oficiar de aliciente.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fgabiestevezok%2Fstatus%2F1720474292452721044&partner=&hide_thread=false

También es cierto que varias referentes que votarán por Massa analizaban la conveniencia de sumarse al acto porque, en definitiva, la comunión con las figuras del kirchnerismo local podría impactar negativamente en la percepción de sus comunidades.

Son peronistas, pero, en el bastión donde las encuestas prometen una ola libertaria, las decisiones se piensan en 3D.

Mauricio Macri, junto a Luis Juez, el freno a las ambiciones expansionistas de Martín Llaryora. 
Randazzo, Fein, Schiaretti y Paulón en Rosario, durante una recorrida de campaña.

También te puede interesar