EL LADO B DEL IMPERIO

El rovirismo arrasó en Misiones, pero peligra su capacidad de lobby en el Congreso

En octubre, el Frente Renovador arriesga dos bancas en el Senado y una en la Cámara baja. El área aduanera especial que negocia Rovira y otras medidas, en riesgo.

El Frente Renovador para la Concordia gobernará cuatro años más Misiones tras la victoria de Hugo Passalacqua, pero ese triunfo contundente del rovirismo en las elecciones tiene un lado B; dado que en los comicios de octubre próximo esa fuerza partidaria puede perder esa capacidad de lobby en el Congreso que le permitió hasta ahora negociar recursos para la provincia ante las autoridades nacionales de turno.

El encargado de llevar adelante esas gestiones siempre fue el exgobernador y diputado provincial Carlos Rovira, artífice hace dos décadas de la creación del Frente Renovador, una fusión de radicales y peronistas que arrasa en las elecciones provinciales, pero que empezó a tener problemas en las legislativas (quedó tercero en 2021). La situación se complejiza aún más si las legislativas son simultáneas a los comicios presidenciales y los partidos provinciales deben disputar las bancas en el Congreso con boleta corta.

Será el caso de octubre, cuando los renovadores arriesgan dos bancas en el Senado (Maurice Closs y Magdalena Solari Quintana) y una en la Cámara de Diputados (Diego Sartori). Si repitieran el tercer puesto de hace dos años, se quedarían sin representantes en la Cámara alta y, en el mejor de los casos, retendrían con lo justo la banca del recinto vecino.

De darse esa situación, el Frente Renovador perdería la capacidad de garantizar el cuórum que tuvieron durante las presidenciales de Cristina Fernández de Kirchner, Mauricio Macri y Alberto Fernández. Todas las autoridades ejecutivas se beneficiaron de los votos de quienes representan a Misiones en el Congreso para sancionar leyes, nombrar jueces o a quienes se sentarán en el Consejo de la Magistratura; no sin antes cumplir con demandas, que variaron desde obras públicas, transferencias o exenciones impositivas a comercios de la región.

En caso de no ser decisivo en ninguna votación parlamentaria, Rovira no tendría cómo negociar medidas nacionales para Misiones. Entre ellas, en los últimos años, la que más le interesa es un área aduanera especial para darle competitividad a comercios de zonas limítrofes si los precios locales se encarecen. La medida no es muy necesaria en estos tiempos, pero lo pide igual y logró que el último Presupuesto facultara al Presidente a crearla.

El ministro de Economía, Sergio Massa, no tuvo otra opción que ceder, porque las duplas misioneras de cada Cámara eran decisivas en la votación; pero el presidente Alberto Fernández nunca completó el trámite y quien lo sucedan recibirá un llamado de Rovira para pedírselo.

Rovira necesita mantener la representación misionera en el Congreso para presionar, por lo que definió a sus candidatos para el Senado: el actual vicegobernador Carlos Arce y la diputada provincial Sonia Rojas Decut. En estos días comenzará a delinear la campaña nacional, clave para seguir siendo el misionero más poderoso en la Casa Rosada. En su provincia nadie duda de su liderazgo.

Tampoco en el Congreso, donde ni bien asumió como vicepresidenta en 2019, CFK inició gestiones para que quienes representan a Misiones y a Santiago del Estero se incorporen al bloque del Frente de Todos y no fuera necesario negociar cada ley. Rovira se opuso, pero no pudo evitar que se sumara al oficialismo el senador Closs, quien gobernó 8 años la provincia y no se fue en buenos términos con su líder partidario.

De todos modos, Closs y Solari Quintana fueron fieles aliados del Frente de Todos en el Senado y le permitieron a la vicepresidenta sostener una mayoría automática el año pasado. A cambio, Rovira pudo negociar las leyes que necesitaba. Teme no poder hacerlo más.

el gobierno se sube al triunfo de quintela y massa mira a misiones y jujuy
Rogelio Frigerio inauguró el período ordinario de sesiones en Entre Ríos.

También te puede interesar