BUENOS AIRES

Aubasa acéfala y ruido en el massismo por la sucesión

La salida de Lissalde, mudado a la Legislatura de Buenos Aires, dejó la silla principal vacante. Entre nombres en danza, uno genera resquemores en la tropa del tigrense.

La silla de mando de la empresa estatal de la provincia de Buenos Aires Aubasa continúa vacante tras el alejamiento de su expresidente, Ricardo Lissalde, quien dejó el puesto para asumir una banca en la Cámara de diputados bonaerense. Para reemplazarlo, suenan un par de nombres vinculados al massismo, espacio que controla esa administración desde hace años, aunque hay uno resistido por la tropa que responde al lider del Frentre Renovador, Sergio Massa: Martín Marinucci.

image.png

Se trata de un lugar para nada despreciable en términos políticos y de gestión, al punto que, para pagar apoyos, cuando Daniel Scioli era gobernador puso en esa silla a Gonzalo Atanasof; durante la gestión de María Eugenia Vidal, Aubasa fue conducida por Víctor El Kassir; y ya en el gobierno de Axel Kicillof, la presidencia fue ocupada por el intendente massista de General Las Heras Javier Osuna, quien permaneció allí durante unos meses. Luego, fue reemplazado por otro hombre del Frente Renovador: Ricardo Lissalde, quien el 10 de diciembre pasado regresó a la Legislatura como diputado provincial.

Cuando eso sucedió, la empresa quedó a cargo del vicepresidente Felipe Vismara, un hombre que llegó de la mano del ministro de Gobierno, Carlos Bianco, y que había sido director ejecutivo del Estadio Ciudad de La Plata. Sin embargo, según cuentan en los pasillos de la empresa, desde la llegada de Lissalde la empresa comenzó con problemas administrativos y financieros. Era una caja que generaba superávit y que ahora depende del gobierno provincial para pagar sueldos. Los relatos incluyen despidos en el área de sistemas e incorporaciones de "funcionarios poco idóneos" para los cargos, además de una relación siempre tensa con el gremio de Peajes que se referencia en Facundo Moyano. Incluso, se habla de superpoblación de cargos que Lissalde prometió retirar cuando dejara la empresa.

image.png

Ante este escenario, el Frente Renovador maneja una serie de nombres para ocuparse de encauzar la gestión en Aubasa, aunque no todos cuentan con el mismo respaldo. El malestar con Marinucci radica, según voces del massismo, en una floja gestión al frente de la empresa nacional Trenes Argentinos y, sobre todo, en comportamientos "alejados de las buenas prácticas", como un viaje que realizó el funcionario a Roma, en el que visitó al papa Francisco, cuando su jefe político ya era ministro de Economía y había pedido expresamente que ningún miembro del gabinete se fuera de vacaciones y el gobierno de Alberto Fernández había limitado por decreto los viajes de funcionarios al exterior.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCo-XD9Xgy3B%2F%3Futm_source%3Dig_web_copy_link&access_token=EAAGZAH4sEtVABAHMO8bqeGeSTxQC8W7tuWa8cYrjRY1wzYbrjGwkaCvbRn38XHaJA0wZBxG1UHFVUyCcnZA9iu6FpCaB8c92Op9yQMUMWUKpP2uw7mbq2WMDvkZBOqKfPKE1QTDGU08JqnZAX8hjxMqSfZBJZBHKYnyZCoczknWdTwZDZD

Marinucci es licenciado en Administración de Empresas y profesor en el Instituto de Formación Docente y Técnica San Agustín. Entre sus antecedentes figura haber sido director del Organismo de Control de la Energía Eléctrica (OCEBA), director regional del IOMA, coordinador técnico de la Subsecretaría de Coordinación del Ministerio de Salud de la Nación. Fue uno de los nombres que sonó cuando Alexis Guerrera debió dejar el Ministerio de Transporte en 2022, junto a los de Diego Giuliano –quien se quedó con el puesto- y Jorge D'Onofrio.

massa se queda con el puerto y planta un mojon en la carrera por la intendencia de necochea
Martín Marinucci, a cargo de la ADIF

También te puede interesar