MALDITA INFLACIÓN

Precios Justos, paritarias libres: la CGT le advirtió a Massa que no habrá techo

La nueva etapa del plan antiinflacionario plantea "más premios y más castigos". La UIA se quejó por los impuestos y confió en la negociación con sindicatos.

El ministro de Economía, Sergio Massa, presentó el nuevo acuerdo de Precios Cuidados, que incluye una canasta más amplia de productos, un sistema de control digital y un sendero de aumento de precios del 3,2% para los productos que están afuera de los congelados. Con mayores premios y castigos, el objetivo fue mostrar en sociedad el compromiso entre el sector privado y el estatal para ponerle techo a la inflación y lograr el plan presupuestario del 60% de remarcaciones durante todo el año electoral. A cambio, los sindicatos reclamaron libertad en las negociaciones paritarias para dejar de lado la variable salarial en la formación de los precios y las empresas exigieron la reducción de la presión impositiva para eliminar "factores distorsivos".

 

"Esta segunda etapa tiene más premios y más castigos. Gran parte de la cadena de valor de la industria de la alimentación y de los sectores de higiene personal y limpieza, en el complejo de producción, van a tener un programa de crédito para el aumento de producción de bienes de capital. El Estado pone, además, un régimen acelerado al mercado único y libre de cambios para garantizar los bienes intermedios en la producción la posibilidad de financiarse a tasas subsidiadas. Así como alguna vez planteamos que no podíamos permitir que haya empresas internacionales que subfacturaran o sobre facturaran importaciones o exportaciones, tampoco podemos permitir que el acceso a beneficios públicos no termine redundando en el beneficio del consumidor o del ciudadano. Tenemos que hacer el esfuerzo entre todos evitando picardías, comprometiéndonos y cumpliendo, porque ese compromiso es virtuoso si aumentamos la producción de bienes", advirtió Massa.

 

En un acto en el CCK, acompañado de funcionarios, empresarios, sindicalistas y representantes de organizaciones de defensa del consumidor, el jefe del Palacio de Hacienda defendió los controles del Estado sobre el cumplimiento de los acuerdos de precios, luego de las resistencias a la participación del gremio de Camioneros en el intercambio de información, pero anunció la creación de un sistema de monitoreo digital para evitar que entren en "pánico" quienes "veían algún chaleco de algún municipio, un sindicato, en un supermercado".

 

También enfatizó en la importancia del orden fiscal para calmar los desajustes de la macroeconomía. "Es clave que tengamos la capacidad de aumentar nuestras exportaciones y acumular reservas, que tengamos la capacidad de hacer fuerte nuestra moneda y desendeudar al país en términos macroeconómicos y que esas herramientas macroeconómicas que venimos consolidando tengan la gente adentro. Para eso, necesitamos que el salario le gane un poquito más a los precios y la gente viva mucho mejor", sostuvo.

 

Antes de su discurso, el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de las empresas alimenticias agrupadas en la COPAL, Daniel Funes de Rioja, reclamó "estabilidad macroeconómica". "Confiamos en que se van a ir adoptando los instrumentos y cuanto más rápido se haga, mejor, porque la industria necesita estabilidad y previsibilidad, porque es lo que permite invertir con regla de juegos para todos", sostuvo el representante patronal. No se quedó con eso. También apuntó a los impuestos. "Hay factores distorsivos. Algunos dicen que los industriales lo generan y no es así. Tenemos que conjugar esfuerzos para discernir los reales problemas, como la burocracia, la presión fiscal acumulada nacional, provincial y municipal. Lo lamento, sé que hay muchos intendentes, pero hay tasas municipales hasta para regalar", se quejó.

 

Funes de Rioja aseguró que, durante 2022, los precios de salida de fábrica de los productos alimenticios aumentaron por debajo del ritmo inflacionario del 94,8% y, si bien pronosticó que ese sendero se copiará en enero, alertó que "frutas, verduras y carnes van a incidir" en un aumento de los planes que el Gobierno tenía para el inicio del año. "En el caso de la carne, porque hubo un claro desfase y va a haber una recuperación de costos", aclaró.

 

Sin techo

El cosecretario general de la CGT Rodolfo Daer elogió el plan de Massa para combatir a la inflación, pero, si bien confirmó el compromiso de responsabilidad en las negociaciones, aclaró que la central obrera no aceptará un techo del 60% en las paritarias que se abrirán por sectores en los próximos meses.

 

"Acompañamos claramente una política para que la inflación descienda definitivamente, generando perspectivas que incluya la recuperación del poder adquisitivo. Lo acompañamos desde una lógica de interés propio de reivindicar la libertad de paritarias que tenemos y que no vamos a resignar nunca, pero vamos a ir con la responsabilidad necesaria para que todas estas iniciativas tengan este doble éxito que nos estamos proponiendo", sostuvo.

 

Daer y Funes de Rioja coincidieron en el concepto de paritarias libres. El empresario fue más allá y dijo que la UIA rechaza las "interferencias estatales en la negociación colectiva".

 

Por su parte, el líder del gremio de la Alimentación les envió un mensaje a los dueños de las fábricas y a los supermercadistas: "El compromiso de los trabajadores necesita la contraparte de aquellos que tienen la formación de los precios fundamentales de la economía, porque no alcanza con los trabajadores y el Estado, sino que es necesaria la responsabilidad activa de todos y cada uno de los integrantes de esta comunión entre la fuerza de la producción y la del trabajo".

 

denuncian al intendente garate por sobreprecios en la compra de alimentos para comedores
la massista jimena lopez tomo el control del puerto quequen

También te puede interesar