TODOS CONTRA TODOS

Todo roto: el trasfondo de la ausencia de Kicillof en los actos del Presidente

El gobernador no fue a ninguno de los ocho que encabezó Fernández en Buenos Aires en 2023. Solo diálogo “protocolar” entre ambos. La mesa para frenar la guerra.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) En el arranque del año electoral, la guerra interna en el Frente de Todos (FdT) recobró el vigor de otros tiempos. La ausencia de Axel Kicillof en el acto que este lunes encabezó Alberto Fernández en Ensenada, distrito ubicado a quince minutos del despacho del gobernador, es una muestra de una relación gélida, rota. El mandatario no estuvo en ninguno de los ocho desembarcos que el Presidente encabezó en la provincia en lo que va de 2023. En La Plata dicen que el diálogo entre ambos “es solo protocolar” y reclaman una mesa de discusión con todos los actores a la que “jamás se convocó”. Con ese nivel de beligerancia entre la principal figura institucional del país y el dirigente que comanda el distrito del 37 por ciento del padrón electoral nacional, el futuro del peronismo se erige sombrío y las elecciones se transforman en una incógnita para el oficialismo que busca quedarse cuatro años más en el poder.

 

Con su plan RevindicAr, el Presidente empezó 2023 a todo ritmo, buscando posicionarse con una agenda cargada en el principal distrito. Como contó Letra P, Fernández estuvo este lunes en el distrito que gobierna el ultrakirchnerista Mario Secco para inaugurar las obras de expansión de la Central Térmica Ensenada Barragán. Fue la última parada de un raid que incluyó Mar del Plata, Miramar, José C. Paz, Exaltación de la Cruz, una primera visita a Ensenada, Avellaneda y Almirante Brown. Kicillof no estuvo en ninguna.

 

El único evento del que participó Kicillof fue el almuerzo privado que Fernández encabezó con intendentes en Chapadmalal el 5 de enero. Fuentes del palacio gubernamental de Calle 6 dijeron a este medio que la presencia del gobernador fue “usada” por el gobierno nacional para “operar luego en algunos medios” una alianza entre el Presidente y Kicillof contra embates de La Cámpora o de la vicepresidenta, lo que fue catalogado como “un disparate”. Fue “una jugada fulera”, descargó la fuente e indicó que “Axel no va a prestarse a ese juego” porque “lo están queriendo usar como figura del kirchnerismo para decir que todos los demás están locos”.

 

En La Plata afirman que Kicillof no está yendo a los actos porque “le avisan sobre la hora” y él ya tiene una agenda armada; “entendemos que no hay un interés del gobierno nacional de que Axel participe” de esos actos, dijo alguien de la mesa chica del mandatario. Y más contra la Casa Rosada: “Lo que hacen no se entiende: boicotean cualquier intento y es desalentador para cualquier participación”.

 

El reclamo es el mismo cursado desde 2021, la convocatoria por parte del Presidente a una mesa de discusión del FdT donde se consensuen las decisiones. Eso nunca ocurrió. En Balcarce 50 temen que Fernández convoque y luego termine siendo quien sirva esa mesa y el rumbo del gobierno lo marquen las demás tribus. Falta coordinación, dicen en Buenos Aires.

 

El diálogo entre ambos “está cortado” y si hay algo es puramente “protocolar o circunstancial”. Ante la consulta de Letra P sobre cómo, entonces, se coordina una estrategia y posterior campaña electoral, en la gobernación insisten con la mesa del Frente de Todos: “La clave es esa mesa donde estén todos los actores, que tengan voz y voto y con disposición a coordinar y decidir cosas. Si es ir a la mesa para una foto, no. Se tiene que discutir de verdad”.

 

Así, el Presidente transita prácticamente en soledad sus recorridas por el principal distrito, clave para la batalla nacional. En esas visitas al territorio, a Fernández suelen acompañarlo la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, y el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. Además de las personas mencionadas y el intendente del distrito que visita, no suele haber otros dirigentes bonaerenses de peso.

 

Con todo, la distancia entre ambos podría evitarle a Kicillof el daño colateral que genera la foto con un presidente desgastado y a quien las encuestan dan con muy alta imagen negativa, además de tomar distancia de los embates públicos del cristinismo puro al albertismo que amaga con dar a luz.

 

La interna feroz del Frente de Todos recrudeció los últimos días a partir del trascendido en off the record del ministro de Interior, Eduardo de Pedro, quien habría manifestado que el Presidente “no tiene códigos” por no haberlo invitado a un evento con representantes de derechos humanos y el primer mandatario de Brasil Lula da Silva. La respuesta vino de la incondicional albertista Tolosa Paz, quien le reclamó al ministro camporista que decida si “está adentro o afuera”, lo que generó la respuesta de otras figuras del oficialismo bonaerense como la senadora Teresa García y la presidenta del Instituto Cultural, Florencia Saintout.

 

Victoria Villarruel. 
el ultimo borrador

Las Más Leídas

También te puede interesar