JUNTOS EN EL BARRO

El radicalismo díscolo juega a dos puntas en la interna de Río Tercero

La UCR disidente de Córdoba que tributa al schiarettismo apoya a Luconi para pelearle la intendencia al deloredista Ferrer. Apuesta local con rebote provincial.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Una suma de razones ha convertido a Río Tercero en un enclave de capital importancia para el armado y proyección de cualquier propósito de dimensión provincial que esboce la Unión Cívica Radical. A 100 kilómetros de la capital provincial, con más de 50 mil habitantes, es el municipio más grande bajo administración del radicalismo desde hace 20 años. El intendente, Marcos Ferrer, es uno de los dirigentes más cercanos al precandidato a gobernador Rodrigo de Loredo. Con solo 40 años, es también uno de los nombres señalados a proyectarse más allá del departamento Tercero Arriba. Sin certezas aún sobre fechas y armados para la elección provincial, se descuenta que Ferrer mantendrá su voluntad de reelección. En tal derrotero deberá superar, como en 2019, a María Luisa Luconi, quien planea volver a desafiarlo en una interna partidaria que cobra dimensión provincial por el apoyo a la exconcejala del sector disidente de la UCR que encabeza Myrian Prunotto  y tributa a la candidatura de Martín Llaryora, el postulante oficialista.

 

Exsecretaria de Acción Social en la primera gestión de Alberto Martino y expresidenta del Concejo Deliberante desde 2015, en 2019 Luconi enfrentó a Ferrer con una alianza de base municipal denominada Cuidarte y sin escudería oficial. En un escrutinio reñido, el entonces secretario de Gobierno, que contaba con el aval institucional del partido, se impuso por tres puntos en su primer paso hacia la jefatura del Ejecutivo. Cuatro años después, la retadora vuelva a la escena pública con un reto. “Desde el año pasado venimos trabajando, recorriendo barrios y escuchando las necesidades de la gente. Estamos enfocados en brindar una opción para los riotercerenses, con una mirada local”, admite a Letra P.

 

Cuidadosa, no expresa críticas a la gestión de Ferrer. Prefiere remarcar que, como parte de Juntos por el Cambio (JxC), la conducción de la UCR no ha convocado a su espacio a las discusiones programáticas. Por eso también desliza un enigma que trasciende lo inmediato. "Nos vamos a presentar en las PASO, aún no sabemos en qué espacio. Como tantos, esperamos definiciones, pero vamos a competir", afirma.

 

Con sintonía actual, esta vez el intento de Luconi no parece desamparado. En las últimas semanas se mostró con Prunotto, la intendenta de Estación Juárez Celman que encabeza a un núcleo de intendentes que rompe con la institucionalidad radical y busca ampliar la estructura de Hacemos por Córdoba (HxC).

 

El encuentro se concretó en Juárez Celman. El modelo del Campus Norte, un proyecto que articulan la Universidad Nacional de Córdoba, la provincia, empresas y cámaras industriales, sirvió como pretexto. La molestia por el traspié legislativo del proyecto que impulsaba una universidad para Río Tercero aceleró los tiempos.

 

 

"Venimos siguiendo toda su gestión, que es excelente. En particular el ejemplo del Campus Norte. Nos interesaba saber cómo hizo el municipio, porque nosotros vivimos una desafortunada experiencia. Había consenso, pero los diputados nacionales de la UCR no dieron cuórum en la sesión. Ni siquiera Gabriela Brower de Köning, que es de Río Tercero. Es inexplicable", dispara.

 

Despejada la formalidad, la charla derivó en las proyecciones de las dirigentas. Una ecuación simple en un momento clave: mientras Prunotto necesita sumar volumen a su intento, Luconi podría contar con un respaldo inédito en su disputa local.

 

"Obviamente hubo charlas políticas. La respeto como dirigente y como mujer. Ambas apostamos a lo mejor, aunque estamos en realidades distintas. Yo apuesto a lo local y recién vuelvo al ruedo tras perder las PASO en 2019. Si ella considera que puedo aportar a una nueva alianza, lo analizaré. Si me toca replicar esa experiencia, también. Si es lo mejor, seguramente ahí estaré", hilvana, desatando lentamente las intrigas. 

 

En el entorno de Prunotto no solo confirman su aval a la exconcejala, también piden a las voces críticas revisar su mirada apodíctica. "Sí, la vamos a bancar, no es nuevo esto de armar alianzas para gobernar. Incluso hay tres grandes ciudades gobernadas por intentendes que llegaron por acuerdos con el peronismo: Jesús María, Arroyito y precisamente Río Tercero. Ferrer llega al poder aliado al peronismo local. No puede decirle nada a Luconi", enfatizan.

 

"Cada vez son más los radicales que se sienten ninguneados por el partido y ven con buenos ojos lo que está armando Myrian. Son muchos los que están dispuestos a conformar una alianza diferente y no se van a pasar al peronismo ni van a dejar de ser radicales", amplían en Juárez Celman.

 

En la misma sintonía, Luconi amplía las críticas a la institucionalidad radical, aunque aclara que ello no implica apostasía. "Soy radical y tendré esa ideología siempre. Mis principios no van a cambiar, pero las estructuras y la conducción partidaria son otra cosa. Allí están demorando definiciones que mucha gente espera. Es injusto y termina irritando a los dirigentes que tienen aspiraciones, que no saben dónde están ubicados, porque quienes definen no se ponen de acuerdo. Aún así, me voy a presentar, sabemos que tenemos apoyo", concluye.

 

Luis Juez radicó una denuncia contra un funcionario de Martín Llaryora por sospecha de corrupción.
Marco Puricelli lidera Radicales en el tren en San Francisco. 

También te puede interesar