JUNTOS EN EL BARRO

Rebelión en el rebaño PRO: acusan a Bullrich de ceder ante el radicalismo

Dicen que jugó para la UCR y para sí misma en la reunión de JxC por las crisis de la alianza en algunas provincias. ¿Le piden la renuncia? Contragolpe halcón.

La reunión de los presidentes de Juntos por el Cambio (JxC) que se llevó a cabo en la tarde del miércoles para buscar poner orden a la situación de la coalición en un manojo de provincias derivó en fuertes reproches en cada uno de los espacios, pero principalmente en el PRO, que empieza a ver cómo la interna que ya está desatada por las elecciones de este año aumenta en intensidad. La titular del partido amarillo, Patricia Bullrich, quedó en el centro de las acusaciones ya que varias figuras del PRO, además del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, consideran que la decisión que se tomó beneficia a la Unión Cívica Radical (UCR) y a la candidatura de la exministra, pero no necesariamente a la fuerza que fundó Mauricio Macri.

 

El miércoles por la noche, Bullrich y los titulares de la UCR, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; de la Coalición Cívica (CC), el diputado Maximiliano Ferraro; y del Peronismo Republicano, el auditor general Miguel Ángel Pichetto, acordaron que cualquier integrante de la dirigencia provincial cambiemista que no cumpla con el reglamento interno de la coalición, tal como sucedió en Río Negro y Neuquén donde los caminos llevaron a la ruptura, no podrá utilizar la marca de la alianza en los comicios y será plausible de sanciones. En rigor, una remake de las pautas que la mesa nacional de JxC había impartido para aquellas provincias donde no rigen las PASO a nivel provincial. Sin embargo, el tiempo pasa y el instructivo empieza a mostrar ribetes políticos en sus pliegues.

 

“Ella tomó una decisión como presidenta del PRO que beneficia más a su candidatura en la interna que al partido”, le dijo a Letra P uno de los armadores que tiene el macrismo, visiblemente enojado por el impacto negativo que tuvo la decisión de JxC. El malestar, incluso, generó que en el seno del larretismo y las dirigencias partidarias provinciales se evalúe la posibilidad de convocar al Consejo del PRO para plantear una posible licencia para Bullrich al frente de la estructura.

 

En ese escenario, si llegara a concretarse, lo cierto es que quienes lo impulsan tendrían la cantidad de votos suficientes. Sin embargo, “todavía no hay seguridad de ir por esa opción”, agregó la misma fuente. La medida en sí es de tal polémica dentro del PRO que hay dos factores a tener en cuenta. El primero es que el jefe de Gobierno evitó involucrarse, por ahora, en las conversaciones que mantienen sobre esta cuestión los dirigentes de su entorno. “Así puede alegar demencia o desconocimiento de causa”, sostuvo uno de ellos.

 

El segundo, y más importante, es el rol del expresidente. Inmerso de lleno en la campaña electoral para que una figura del PRO se siente en el sillón de Rivadavia en diciembre próximo, Macri, además de tener que dar su aval para una jugada que corra a la exministra de la jefatura partidaria, es uno de los principales impulsores de las rupturas provinciales con la UCR. Uno de los ejemplos es Neuquén, en donde personalmente planteó la necesidad de avanzar en un acuerdo con el diputado y exvicegobernador del MPN, Rolando Figueroa.

 

Justamente en esa provincia es en donde todo el PRO pone sus ojos ante el comunicado de las cabezas de la coalición, más aún cuando el diputado lustosista Pablo Cervi, que será el postulante del la UCR para la contienda por la gobernación aliado a la CC, solicitó formalmente poder usar el sello de la coalición ante la Justicia. La marca JxC es el principal activo que tienen quienes compiten en las elecciones provinciales. ¿Sin el sello, habrá visitas de presidenciables y figuras nacionales? Si el empresario radical puede usar el sello de la alianza en Neuquén sin contar con el PRO, ¿podría hacer lo mismo el senador radical Alfredo Cornejo en Mendoza si el larretista Omar De Marchi le compite por fuera de la particular coalición que gobierna la provincia cuyana?

 

En Río Negro, un sector del radicalismo, que responde a Morales y no acepta la candidatura del diputado amarillo Aníbal Tortoriello, cerró una colectora con el senador Alberto Weretilneck, aliado del FdT en el recinto, que pretende volver a la gobernación.  "Cuando nosotros queremos competir por afuera se encienden todas las alarmas, pero cuando los otros lo hacen no pasa nada. Eso tiene que cambiar", bramó uno de los armadores del PRO antes del encuentro de esta semana. Con la decisión de la cúpula, consideran que el radicalismo la sacó barata.

 

Cerca de Bullrich consideran que la situación en las provincias patagónicas configuran un empate y patean otras definiciones para adelante, pero son conscientes de la situación que se generó y de las repercusiones que puede llegar a haber. Lejos de buscar ocultarse, ya preparan el contraataque en el caso de que el pedido de licencia se haga efectivo. “Si Larreta avanza, nosotros vamos a pedir formalmente que haga lo propio en la Ciudad. ¿Cómo puede ser que el jefe de Gobierno esté de campaña de forma permanente?”, sostuvieron ante la consulta de Letra P. Un contraataque 100% halcón.

 

En el horizonte del PRO está la reunión de la mesa nacional de JxC del 6 de febrero. En esa fecha se cree que se llevará al debate de toda la coalición la resolución que las cabezas de los partidos tomaron este miércoles. “Tiene que debatirse de forma más amplia. De lo contrario, esto se va a convertir en un desmadre”, anticipó un senador radical enojado también por la forma en la que actuó Morales.

 

Gobernadores de JxC
El gobernador Martín Llaryora anunciando la duplicación de calzada de la avenida Luchesse, en Villa Allende.

También te puede interesar